Back to Top

contacto@nuestrarevista.com.mx

headerfacebook headertwitter
 

Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo (Ciudad de México)

 

Rubén Aguilar Valenzuela 

Historia

 

En 1931, Diego Rivera (1886-1957) encargó al arquitecto Juan O'Gorman (1905-1982) el diseño de dos casas, una para él y otra para Frida Kahlo (1907-1954), su compañera. Son independientes y están unidas por un puente en la azotea. En 1929 había diseñado la casa de su hija Cecil, que ahora forma parte del conjunto. Los tres espacios son de las primeras estructuras arquitectónicas funcionalistas en Latinoamérica.

 

Las construcciones de las casas de Rivera y Kahlo están sobre una superficie de 380 metros cuadrados. Donde también está un laboratorio fotográfico. La casa de Cecil O'Gorman está a un lado en una parte más baja. Ruth Rivera Marín heredó las casas de su padre quien las donó al INBA. El Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo se creó por decreto presidencial en 1981 y 1986 abrió sus puertas al público en el marco de las celebraciones del primer centenario del natalicio del pintor y muralista Diego Rivera. Las casas se restauraron en 1995 y el museo fue reinaugurado en 1997.

 

La construcción de las casas termina en 1932, pero es hasta 1934, que la pareja se traslada al lugar. En ese año vuelven después de una estancia de tres años en Estados Unidos. Kahlo en su casa-estudio realiza obras que la consolidan como artista: Lo que el agua me dióEl ojo avizor y El difunto Dimas. En 1941, seis años más tarde, Kahlo regresa a la casa paterna, la Casa Azul de Coyoacán, cuando muere su padre el fotógrafo Guillermo Kahlo y en ella habita hasta su muerte el 14 de julio de 1954. Rivera, por su parte, habitó esta casa hasta el 24 de noviembre de 1957, fecha de su fallecimiento, y en ella es donde va a producir la mayor parte de su obra de caballete, que son unas tres mil piezas.

 

Casa - Estudio Diego Rivera

 

- Materiales

 

El sistema de construcción es de hormigón armado. Las losas de ambas casas se presentan sin el acabado en yeso y solo los muros de ladrillo están aplanados. En las puertas se utiliza lámina de asbesto con marco de herrería. Los grandes ventanales de vidrio.  

 

- Exterior

 

Las fachadas a las calles son ciegas. De un lado la escalera helicoidal de hormigón es el elemento dominante y del otro una serie de ventanas que en dos niveles están pegadas al techo. La facha interior hacia al jardín es un ventanal de tres niveles. La que da a la casa contigua es también ciega.

 

 

Vista hacia la calle.

 

 

Vista desde la casa de Cecil O'Gorman.

 

 

- Interior

  • Planta baja  

 

La planta baja en casi su totalidad es un espacio libre, excepto por un pequeño tramo dedicado a servicios. Unas columnas de doble altura generan la sensación de amplitud. La escalera exterior es una variante más grande de la diseñada en 1929. Es notable la calidad de su realización, con un control preciso de la geometría y de su acabado. Es el elemento dominante de la fachada, hacia la calle Palmas.

 

  • Primer piso  

 

El primer tramo de la escalera conduce al pequeño vestíbulo interior, tras una puerta, como todas, con un marco de acero y panel de asbesto. De este espacio interno arranca una escalera recta con placas horizontales de concreto. A la izquierda se accede a un pequeño cuarto destinado a galería de las obras que Rivera tenía en venta. El piso en todos los interiores es de duela de pino entintada. Las puertas y las ventanas conservan las manijas de bronce originales. En el resto de la planta hay una recámara y un baño. Las losas tienen nervaduras de concreto y bloques de barro prensado. En este piso existió una cocineta para calentar alimentos ya preparados.

 

  • Segundo piso / Estudio

     

Se llega al segundo piso tanto por la escalera exterior como por la interior y vuelve a encontrarse un vestíbulo, que en este caso conduce a la izquierda, al espacio más importante de todos: el estudio del pintor.

 

El espacio es de doble altura, que se incrementa por el diente de sierra de la cubierta, también con nervaduras y bloques de barro. El gran ventanal hacia el norte se desplanta sobre una extensión oblicua del estudio; un giro que permite a O'Gorman encontrar el norte magnético, para minimizar el ingreso del sol. La parte baja de este ventanal puede abrirse por completo para subir telas con bastidores de grandes dimensiones.

Las losas de concreto son aligeradas y aparentes, la marquetería es de acero estructural, la techumbre en forma de diente de sierra y sus acabados demuestran gran austeridad y economía. La iluminación natural requerida se soluciona con ventanas de piso a techo. Se aprecian también el empleo de la planta libre, al nivel de los accesos sostenidos en pilotes ligeros. La introducción de estos elementos en la arquitectura de ese entonces, constituyen una de las más valiosas aportaciones a la arquitectura moderna del siglo XX.

El espacio del estudio se extiende a menor altura, hacia un lado, para alojar una sala de estar y de preparación de materiales pictóricos por otro lado, para resguardar en estantes parte de una colección de arte popular. Este anexo produce la doble altura de la planta baja. Los muebles del estudio (poltronas con cojines, equipales, sillas de madera de origen popular), las cortinas de mezclilla (en todas las ventanas de la casa) y la cómoda de madera pintada de verde son originales, así como los enormes Judas de cartón que cuelgan y se apoyan en diversas partes.

 

Los cables eléctricos están a la vista y también los focos colgando. Los dientes de sierra, que se dirigen al norte y de manera siguen la orientación de la calle, tienen por el exterior unos parasoles de fibrocemento que dan sombra a cada ventana. Algunas de éstas, a gran altura, se abren mediante mecanismos mecánicos al alcance de una persona. Merece destacarse que O'Gorman en la solución de los parasoles, se adelantó por más de un lustro al mismo Le Corbusier, quien hará de estos un rasgo característico de su arquitectura.

 

  • Recámara de Rivera

     

En el resto del segundo piso se encuentran la recámara ocupada por el pintor y un baño, único con regadera, en el que los muebles y accesorios son originales, incluyendo una tarja para el lavado de pinceles y utensilios. Del vestíbulo arranca otro tramo de la escalera interior, hacia el tercer piso.

 

  • Mezzanine y oficina

 

El último nivel hay un mezzanine abierto hacia el estudio que permite apreciar mejor su espacio, el gran ventanal y la cubierta dentada. La habitación siguiente es la oficina de Rivera con el escritorio y otros elementos de la época.

 

  • Azotea

La puerta exterior del último piso lleva a una pequeña azotea que permite ver el conjunto completo, incluyendo la casa de 1929 y su terreno. La azotea de la casa de Frida es un mirador con el tinaco rojo como único elemento presente en la misma. Hay fotografías de Frida posando en esta azotea y en la del anexo del estudio de Diego.

Azoteas que conectan la casa de Rivera y Kahlo. Vista de la casa de Frida a la de Rivera.

 

- Exposición permanente

 

Las casas son museo desde 1981. Se conserva el estudio como lo tenía Rivera y su colección de Judas y Calaveras, de artesanía y una parte muy pequeña de su acervo de piezas prehispánicas y artesanía mexicana.

 

 

Casa - Estudio de Frida Kahlo

- Planta baja

 

Es un espacio mayormente abierto, sostenido por pilotes. Solo una escalera semicircular y los servicios interrumpen la planta libre. Desde la calle se percibe el inicio de la escalera. Que gira y termina en línea recta frente la puerta de acceso en el primer piso.

 

- Primer piso

 

En éste se localiza, a la izquierda, una pequeña cocina. En el resto del espacio se ubican el comedor y la sala, iluminados al este y al sur respectivamente: desde la última se ve con claridad el tramo de la escalera que asciende al segundo piso, así como unos vitro blocks que iluminan el hueco del tramo inferior. Las puertas y ventanas, con sus accesorios, así como la instalación eléctrica, son similares a la casa de 1929.

 

- Segundo piso

 

La última planta está destinada, en su mitad al oriente, al estudio de la pintora, que guarda una gran semejanza con el estudio de la casa de 1929, ya que sus tres caras exteriores son enteramente acristaladas y las ventanas se pliegan como biombos. La que da al norte se abre parcialmente para acceder al descanso de la escalera que sube a la azotea. Existen fotografías de Kahlo en este estudio posando junto a un mueble, y en otra más, aparece sentada junto a Rivera con el calentador de leña atrás, ubicado cerca de la puerta del baño.

 

 

Casa O'Gorman

Historia

 

En 1929, la construye el arquitecto Juan O´Gorman, para su hija Cecilia. Esta obra, junto con las casa-estudio de Diego Rivera y Frida Kahlo, son un parteaguas en la arquitectura moderna. Es el primer ejemplo de arquitectura funcionalista en México. El arquitecto juega de manera innovadora con dobles alturas, volúmenes y materiales que imprimen un sello particular en la manera de habitar el espacio.

Exterior

Los tres ventanales de cristal, de piso a techo, del estudio de la planta alta, definen la fachada junto con el espacio del "jardín de sombra", llamado así por el arquitecto, que se limita por tres esbeltas columnas que remiten a los pilotes de Le Corbusier, que sostienen el segundo piso. Desde este espacio inicia la escalera helicoidal.

 

La fachada norte es casi ciega, con dos ventanas altas y horizontales en cada piso que corresponden a la cocina y los baños. Al centro, baja el tubo recolector del agua de lluvia de la azotea, que se recoge por un canal de concreto, sobre el cual asoman los tinacos.

 

Las terrazas definidas por tecorrales de piedra redonda de río y magueyes son la solución al desnivel entre lo que eran dos canchas de tenis y la calle. Con el paso del tiempo desaparecieron, pero en el proceso de restauración del edificio en 2012-2013 se reconstruyeron a partir de vestigios y fotografías.

 

Las cercas de cactos que rodean el sitio dan una total transparencia a sus límites, lo que permite integrar visualmente esta casa a las construcciones vecinas de Rivera y Kahlo.

 

----------

 

La restauración incluyó la reconstrucción de la compleja escalera helicoidal aérea, la colocación de cimientos nuevos y el refuerzo metálico de todos los apoyos verticales, además del cambio de ciertos muros de barro por concreto para cumplir con las normas actuales contra sismos.

 

Escalera helicoidal

 

 

Interior

 

- Planta baja

 

A la casa se accede por medio de un hall que está limitado por un muro curvo que comunica con el servicio y la cocina. Del otro lado se encuentran la sala y el comedor. La escalera interior conduce a la parte privada de la casa. Es de concreto con terminación de granito artificial entintado en rojo y linóleo en las huellas y el descanso.

Debajo de esta se encuentra una estufa metálica a manera de calefacción. El tiro metálico atraviesa visiblemente el espacio para calentar todo el inmueble. En su mayoría, los muros aplanados son de block de barro prensado hueco, buscando ligereza y aislamiento térmico. La pintura reproduce los colores originales. El cableado eléctrico está completamente a la vista, y las ventanas y puertas tienen perfiles metálicos.

 

- Estudio

 

El estudio es el espacio más importante. Constituye una notable innovación en el contexto de la arquitectura moderna a nivel mundial. Aunque las fábricas ya habían utilizado íntegramente fachadas de cristal, aún no ocurría lo mismo en la arquitectura doméstica. En esta casa se emplearon tres de las caras que cierran un espacio.

Las superficies de cristal se proyectan hacia el exterior mediante el marco que las circunda, dejando libres las tres columnas de la planta alta, acentuando así la idea de una caja hecha solo de cristal, de esquina a esquina. La más larga de las caras, hacia el oeste, tiene hojas plegadizas a manera de biombos, que permiten abrir el estudio para integrar por completo el espacio exterior con el interior. Las instalaciones eléctricas están a la vista, la losa tiene la huella de la cimbra aparente y el piso de duela de madera está entintado.

 

- La escalera, las circulaciones y el baño

 

Escalera que conecta los pisos son barandales tubulares. La escalera interior y las circulaciones tienen como pasamanos una solución que O'Gorman adoptó en muchas de sus obras de esta época: tubos hidráulicos unidos con piezas de plomería, como codos y T, pintados siempre con el rojo antioxidante.

 

El pasillo más largo conduce a las tres recámaras: dos de ellas muy pequeñas y la principal con su propio baño, actualmente áreas operativas del museo. El pasillo más corto tiene un nicho para alojar un calentador de leña o combustible como se le llamaba, colocado donde su función lo hace más eficiente, cerca de los dos baños.

 

El baño abierto conserva todos sus elementos originales. Merece atención la solución con poleas para abrir las ventilas, cuya altura impide moverlas a mano. El piso de los baños es de granito artificial, a diferencia del resto de la casa, que es de duela de pino con colorante amarillo de la época, llamado "congo". Las puertas con perfiles metálicos y paneles de fibro-cemento.

 

  • Servicios

En la fachada norte, la casa tiene un segundo acceso de servicio. El área a la vista contenía el lavadero y un calentador de agua; actualmente aloja parte del equipo de enfriamiento del espacio para exposiciones. El piso de este sector, al igual que el de la cocina, es de granito artificial rojo, del mismo tipo que el empleado en la escalera interior. Al fondo está la puerta exterior de la cocina. En la parte superior del muro curvo, un corte también curvo permite que un solo foco ilumine este sitio y el área de la puerta principal.

 

La fachada norte, la que menos sol recibe y es por tanto más fría, sólo tiene unas pequeñas ventanas horizontales. Las dos inferiores corresponden a la cocina y las superiores a los dos baños. La losa de concreto de la cubierta se convierte en un canalón del mismo material, que funciona para recoger el agua pluvial de toda la azotea, bajándola por un tubo a la vista, solución que será un distintivo de O'Gorman. Igualmente característicos son los tinacos, siempre perceptibles y terminados con la pintura roja antioxidante.

 

- Mural del comedor

 

En 2012, durante los trabajos de restauración de esta casa, se confirma la existencia de un fresco del que había noticias, por lo que se decidió buscar lo que hubiese sobrevivido, apareciendo el trazo (o sinopia, por su nombre en italiano) utilizado como guía para la pintura. En él se distinguen las indicaciones de las tareas (jornadas) en las que O'Gorman dividió el trabajo para su ejecución. Sobre estas áreas se aplican los colores al fresco.

 

Cuando el arquitecto vendió la casa, retiró el fresco mediante la técnica italiana del strappo: pegando una tela sobre la pintura para desprenderla al tirar de ella. Una vez retirada la capa pictórica, ésta se fija sobre una tela preparada. O'Gorman incluyó una leyenda alusiva en el fresco ya enlienzado. Ahora esta obra pertenece a la colección del Banco Nacional de México (Citi-Banamex) y aquí se exhibe una reproducción fotográfica.

 

La obra mural lleva por título: Entre la filosofía y la ciencia hay bastante diferencia. En la esquina inferior izquierda, la representación de un cadáver hace alusión a la discusión estéril y el atraso. En la opuesta, una hermosa mujer desnuda con una copa llena de frutos a su lado exhibe el triunfo de la ciencia, la industria y el progreso. Esta confrontación de ideas es algo que O'Gorman repitió en el tema del mural pétreo de la Biblioteca Central de la UNAM en Ciudad Universitaria.

 

- Estudio fotográfico

 

En el dibujo original de O'Gorman para esta pequeña construcción, se anota que alojaría un laboratorio y un archivo fotográfico.  

 

- Cochera y servicios

 

Al fondo del terreno, O'Gorman levanta un pequeño anexo de una planta con cochera y dos habitaciones de servicio. La mayor innovación de esta área se encuentra en el sistema constructivo de la cubierta de todos los espacios, que consiste en una losa de delgadas nervaduras de concreto que rodean casetones de block de barro prensado y hueco. Esta solución sería llevada por O'Gorman de inmediato a todos los entrepisos y cubiertas de las casas de Rivera y Kahlo y otras que construyó en la primera mitad de la década de 1930. Las puertas metálicas de la cochera, de tipo persiana, son una solución moderna elaborada en el proyecto de restauración y se pintaron de gris, en lugar de rojo, para diferenciarlas de los elementos metálicos originales. En su origen la cochera se cerraba con una cortina metálica enrollable.

 

Escalera helicoidal

 

Vista desde el estudio de Diego Rivera

 

 

Comentario

 

En 1929, el arquitecto Juan O´Gorman construye una casa para su hija Cecil que es la primera obra del funcionalismo en México. En 1931 Diego Rivera le encarga las casa-estudio para él y otra para Frida Kahlo, que se terminan en 1932. Estas tres obras son un parteaguas en la arquitectura moderna en México y todo el continente.

Destaca la simplicidad de las formas, que dotan de gran pureza a la construcción. O'Gorman asimila y adapta el concepto original de Le Corbusier: "El mínimo de gasto y esfuerzo por el máximo de utilidad", es la premisa que sintetiza su obra ya clásica dentro de la historia de la arquitectura. Trabaja con dobles alturas, volúmenes y materiales que imprimen el sello funcionalista en la forma de habitar el espacio.

 

Las losas de hormigón se presentan sin enlucido de yeso. Tinacos, tuberías hidráulicas y suministro de agua también son visibles, así como los pasamanos de las escaleras externas. Con la excepción de una pequeña zona de servicios, las plantas bajas de las casas conforman un espacio abierto, apoyado sobre pilotes.

 

En su Autobiografía O´Gorman relata: "Recuerdo la ocasión en que tuve la audacia de pedirle a Diego Rivera que viera la casa que acababa de construir para que me diera su opinión. Tuvo la gentileza de ir a ver la casa, diciéndome que le gustaba mucho estéticamente. La opinión del maestro fue una sorpresa puesto que la casa se había construido para ser útil y funcional. Diego Rivera en ese momento, inventó la teoría de que la arquitectura realizada por el procedimiento estricto del funcionalismo más científico, es también obra de arte inmediatamente me encomendó que le construyera una casa y un estudio". En ese entonces el arquitecto tenía 27 años.

 

Las casas de Rivera y Kahlo siempre me han gustado mucho. Las he visitado en muy diversas ocasiones y he llevado a amigos a que las conozcan. Nunca había visto la primera casa, la que hizo para su hija Cecil, que es donde por primera vez O´Gorman hace realidad su idea de la arquitectura. Las tres viviendas son grandes proyectos, revolucionan la arquitectura y al tiempo son obras de arte.    

 

Nomadland, un viaje permanente

 

Rubén Aguilar Valenzuela 

Nomadland (Estados Unidos, 2020), es película dirigida por Chloé Zhao, y de ella también es el guion con base en el libro Nomadland: Surviving America in the Twenty-First Century escrito por Jessica Bruder.

 

Narra la vida de personas en Estados Unidos que han decidido vivir como nómadas y trasladarse de un lado a otro del país en sus casas rodantes. La película se basa en hechos reales y algunos de los "actores" que aparecen en escena "actúan" su propia historia.

 

El eje central de la narrativa es la historia de Fern (Frances McDormand) en 2011, en el poblado de Empire, Nevada, se cierra la planta donde trabajaba y pierde su empleo, por años ahí laboró junto con su esposo, quien recientemente falleció.

 

Ella, entonces, decide vender la mayoría de sus pertenencias y comprar una casa rodante, para viajar por el país en busca de trabajo. En su nueva vida se encuentra con otras personas que han tomado una decisión semejante a la de ella.

 

La directora estadounidense de origen chino, en el seguimiento de la historia de Fern, da a conocer un mundo de nuevos nómadas que obligados por distintas circunstancias, pero también por decisión propia han elegido esta forma de vida.

 

Fern, en su nueva manera de vivir, contratándose en trabajos temporales en centros logísticos de Amazon, afirma que "no soy una vagabunda, solo no tengo hogar", y que eso "no es lo mismo, ¿verdad". La película lo deja muy claro. Son dos cosas distintas.

 

Ahora se encuentra con personas como Linda Mey (nómada real) y con muchas más mujeres y hombres que viven como ella. La directora registra una reunión del movimiento Nomad, que encabeza Bob Wells (nómada real) en Quartzsite, Arizona, para compartir historias y reflexiones.

 

Habla de su visión del sistema político-económico-social en el que viven, que los ha rechazado, pero ellos también se han revelado a la manera de vivir que propone el sistema. Unos y otros coinciden en su crítica al sistema y refuerzan su decisión de vivir en los márgenes. Lo hacen de manera consciente.

 

Fern encuentra en sus nuevos amigos un grupo de apoyo en cuestiones personales profundas, pero también en consejos prácticos para vivir mejor en las condiciones que ahora lo hacen. Quienes integran el mundo Nomad viven al día. Gozan el momento; la belleza de un amanecer o un atardecer, y el encuentro con el otro.

 

Zhao trata las historias como si estuviera haciendo un documental, registra el testimonio de esas vidas. Lo hace de una forma que subraya la dignidad, el amor y la solidaridad. No hay lugar al drama y a la victimización. Sí a enfrentar la vida día a día con el mejor de los ánimos. A celebrar la existencia, la que se ha elegido.

 

La crítica especializada elogia el trabajo de Chloé Zhao, la directora, y su manera de contar las historias, dicen, entre otras cosas, que es una película muy bella. Que penetra bajo la piel de las personas y las muestra como seres humanos dignos a quien no se puede dejar de amar. Es una película terrenal y épica. Conmovedora y llena de esperanza.

 

Del trabajo de Frances McDormand dicen que es monumental y soberbio. Ella expresa de manera sutil y creíble todos los sentimientos humanos. Representa a un personaje cargado de sensibilidad y fuerza. Lo hace magistralmente.

 

En 2021, la película ganó tres premios Oscar; como Mejor película, Mejor dirección y Mejor actriz. En los BAFTA ganó estos premios y también como Mejor fotografía. Ganó el León de Oro en el Festival de Cannes como Mejor película. En otros muchos festivales obtuvo estos mismos reconocimientos y también como Mejor guion adaptado.

 

La película me conmovió y me dijo mucho sobre la condición humana. Me impactó la manera como estos nómadas enfrentan la vida con alegría y sin victimizarse. Todos los días luchan por vivir como ellos piensan deben de hacerlo.

 

Me gustó mucho la manera como la directora cuenta las historias, me gustó mucho la actuación de Frances McDormand, me gustó mucho el desempeño de actores no profesionales y profesionales, me gustó mucho la fotografía. Es una gran película.

 

Se puede ver en Star+

 

 

Nomadland

Título original: Nomadland

Producción: Estados Unidos, 2020

Dirección: Chloé Zhao

Guion: Chloé Zhao, sobre un libro homónimo de Jessica Bruder

Fotografía: Joshua James Richards

Música: Ludovico Einaudi

Actuación: Frances McDormand; David Strathairn; Linda May; Charlene Swankie; Bob Wells; Peter Spears (...).  

 

AMLO triunfa en el plebiscito

Rubén Aguilar Valenzuela

En los días antes a la elección en algunos de sus mítines mañaneros, el presidente afirmó que las elecciones del próximo 2 de junio serian "como un plebiscito" a su mandato.

 

De manera textual dijo, en dos o tres ocasiones, que lo que vamos a ver en esta elección "es como un plebiscito, un referéndum, una gran consulta". Con relación a su gestión.

 

En la pasada elección del 2 de junio, la candidata a la presidencia por Morena Claudia Sheinbaum obtuvo el 60 % de los votos, el doble que su contrincante más cercana Xóchitl Gálvez, que alcanzó 30%.

 

Morena también ganó la mayoría en los integrantes de la Cámara de Diputados, de Cámara de Senadores, de 30 congreso locales y siete de las nueve gubernaturas en disputa.

 

Con estos resultados el presidente puede decir que ganó el plebiscito, el referéndum o la gran consulta. Ahí están los datos.

 

Sin minimizar la campaña realizada por la candidata de Morena, los analistas políticos sostienen que la gran mayoría de quienes votaron por ella lo hizo porque era la candidata del presidente. Votaron por el presidente.

 

Los datos arrojan que la elección, en los términos plebiscitarios que la puso el presidente, la ganó y por mucho. Más de la mitad de los electores.

 

Diversos estudios señalan que el voto a favor de Claudia Sheinbaum resultó muy homogéneo a nivel de sexo, edad, años de estudio, nivel de ingreso y condición laboral.

 

De estos se puede derivar que el presidente ganó de manera homogénea en la sociedad mexicana, lo que llamó el plebiscito, referéndum o consulta sobre su mandato.

 

Resulta notable ver que los estudios sobre la manera que las personas votaron no encuentran diferencias relevantes en la intención de voto por Sheinbaum entre los grupos de ingreso.

 

Es algo a investigar, pero esos análisis revelan que los sectores de las clases medias y altas que fueron golpeadas sistemáticamente a lo largo del sexenio por López Obrador votaron mayoritariamente por la candidata del presidente.

 

Y al hacerlo, al no haber un voto de castigo a la gestión del presidente, aprobaron lo hecho por él a lo largo de sus seis años de gobierno a pesar de que sus resultados no han sido buenos.

 

En las próximas semanas, meses y años se van a publicar muchos estudios, para explicar los resultados de la pasada elección. Estos deben contemplar el por qué el presidente ganó el plebiscito.

¿Cambio de régimen político?

 

Rubén Aguilar Valenzuela

La contienda electoral del pasado 2 de junio se dio en el marco de una clara intervención indebida del aparato del Estado que se empezó a fraguar el primer día del sexenio de Andrés Manuel López Obrador. El presidente conocía los límites de la ley. Entendía, además, que nada podía impedir que actuara como lo hizo, a pesar de su sistemática violación a la Constitución.

 

Si existiera en México un Estado de derecho pleno, el presidente hubiera sido llevado ante la justicia por sus acciones en materia electoral a lo largo de su mandato. Ahora, resultado de su intervención indebida, tenemos a una presidenta electa, la primera en nuestro país, que obtuvo la preferencia del 60% de los electores; es decir, 33.2 millones de votos, una cifra sin precedentes.

 

El abrumador triunfo de Morena en la pasada elección se debe, en parte, al diseño estratégico de López Obrador y a la manera como operó. Él siempre tuvo el control de todos los hilos y en la recta final de su mandato obtuvo lo que quería: la posibilidad de cambiar legalmente el régimen político de México.

 

 

Ilustración: Víctor Solís

 

 

Parte fundamental de ese diseño estratégico, como anota Jorge G. Castañeda, fue que ahora las personas tienen más dinero en su bolsa, aunque las políticas públicas en materia social hayan funcionado mal. Más aún: ese dinero ha llegado a los bolsillos de la gente por la vía de programas sociales clientelares, que aumentaron en su monto, y por el crecimiento del salario mínimo en 116%.

 

En 2018, López Obrador ganó la presidencia porque convenció a la mayoría de quienes votaron en esa ocasión de la validez de sus ideas y de la viabilidad de sus proyectos, pero sobre todo porque logró que muchos mexicanos se identificaran con su persona; con su manera de pensar y de decir las cosas. A lo largo de su mandato ofreció malos resultados, pero eso no le importó a sus seguidores, que ahora son más que en 2018.

 

La elección de 2024 me hace pensar que muchos de los votantes de Morena no construyen su decisión con base en los logros del gobierno, sino en base a otro tipo de valoraciones que, especulo, tienen que ver con su descontento respecto a la desigualdad de nuestro país, así como con su deseo de sentir que son tomados en cuenta. Pero estas son, de nuevo, especulaciones; para saber con claridad qué piensa ese sector muy amplio y diverso de la sociedad mexicana que votó por Morena hará falta un análisis a fondo.

 

Los avances que la oposición obtuvo en la elección federal de 2021, que parecía se iban a consolidar y aumentar en la de 2024, resultaron pasajeros y no se tradujeron en votos. Lo que hubo fue un claro retroceso. El estratega electoral de Palacio Nacional, con medidas ilegales y legales, supo neutralizar a la oposición para que su partido resultara triunfador.

 

Para tener una mayoría calificada en la Cámara de Diputados se necesitan 333 votos; la alianza Morena-PT-PVEM tiene 365. En la Cámara de Senadores, por otro lado, se necesitan 86; la alianza Morena-PT-PVEM tiene 82. Le faltan solo cuatro votos. En los próximos días puede haber algunos cambios en estas cifras, pero serán mínimos.

 

Ahora la composición del Congreso de la Unión le permite a López Obrador enviar las iniciativas de ley que quiera antes de que termine su mandato —recordemos que las nuevas cámaras se instalan el 1 de septiembre, un mes antes del fin del sexenio— con la certeza de que existen muy altas posibilidades de que sean aprobadas. ¿Lo hará? ¿Consultará antes con la presidenta electa? ¿Las propuestas surgirán del acuerdo entre el presidente saliente y la presidenta entrante?

 

A partir del 1 de octubre, la presidenta Sheinbaum tiene un claro mandato: seguir adelante el proyecto de López Obrador. Por eso ganó. Muchos electores de Morena, donde no solo hay sectores populares sino también de clases medias, la han visto siempre como seguidora y representante de su predecesor. A lo largo de su campaña, además, Sheinbaum dijo que seguiría con el proyecto lopezobradorista.

 

Hay que ver lo que ocurre en septiembre. ¿El presidente y la presidenta electa mandarán una iniciativa de ley para reformar el Poder Judicial? ¿Una para eliminar todos los órganos autónomos? ¿Una para modificar la estructura del Instituto Nacional Electoral (INE) y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF)? ¿Una para modificar la composición de la Cámara de Senadores y Diputados?  Las reformas que propongan este otoño pueden ser estas y muchas otras. En las próximas semanas lo sabremos.

 

Ante su espantosa derrota, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido Acción Nacional (PAN) tienen que repensar a fondo su identidad y sus estrategias, así como hacer cambios radicales, más allá de lo cosmético. Hoy en día, es cierto, representan a un sector del electorado, pero son competitivos. Deben hacer por lo menos tres cosas: entender cómo y qué piensa la mayoría de la sociedad mexicana; articular un discurso que llegue a esos sectores para poder comunicarse con ellos; y deshacerse de personajes impresentables que les hacen mucho daño.

 

La primera presidenta de México asumirá su mandato con una mayoría calificada de su partido en la Cámara de Diputados y a una distancia de cuatro votos de menos para tenerla en la Cámara de Senadores. Las y los legisladores de la oposición serán figuras simbólicas, como lo fueron por décadas en los gobiernos del presidencialismo priísta.

 

Después de la votación del 2 de junio están dadas todas las condiciones para una regresión democrática que devuelva a México, por decisión de los electores, a los años de la presidencia imperial donde quien conduce los destinos del país, a través de la concentración del poder, tiene bajo su mando al Poder Judicial, al Poder Legislativo y a los gobernadores.

 

López Obrador ha sido el mentor de la presidenta electa a lo largo de años, desde antes de su gestión como jefa de Gobierno. De allí que, en la campaña, Sheinbaum con frecuencia hizo eco de lo que dice López Obrador. Si en su nuevo cargo sigue con ese discurso, ya se sabe lo que va a suceder Ahora no queda claro si la presidenta electa tiene un proyecto propio, uno diferente de aquel del presidente. ¿Qué significa para Sheinbaum el así llamado "segundo piso de la transformación" empezada por su mentor?

 

En la historia reciente, muchos presidentes optaron por sacar del país a sus predecesores, especialmente cuando estos habían sido muy fuertes y con gran arraigo social. El presidente Lázaro Cárdenas mandó al exilio al presidente Plutarco Elías Calles; el presidente José López Portillo al presidente Luis Echeverria; el presidente Ernesto Zedillo al presidente Carlos Salinas de Gortari. La presidenta Sheinbaum no aparenta tener ninguna intención de pedirle al presidente López Obrador que deje el país. Habrá de convivir con él. ¿Cómo será esa relación?

 

Cierro con esto: de esta elección se obtiene que la única izquierda partidaria que existe en México, el PRD, puede perder el registro. Está al límite de que así sea; solo lo puede impedir el que existan algunas irregularidades en el proceso que cambien el número de los votos. En los próximos días se sabrá. Y también que Movimiento Ciudadano (MC) con el 10% de los votos, concentrado en los jóvenes, sobre todo universitarios, se convierte en una clara alternativa para ese sector de la población. Habrá que ver cómo se desarrolla.

 

No solo es el pueblo bueno

Rubén Aguilar Valenzuela 

La presidenta electa Claudia Sheinbaum Pardo (CSP), en la elección del dos de junio, tuvo el 60 % de los votos, que son 33 000 000. Es lugar común decir que los sectores más populares son quienes votaron por Morena y no las clases medias o altas.

 

El artículo de Montse Hidalgo Pérez, Patricia San Juan Flores y Kiko Llanera, que analiza cómo votaron los electores por edad, nivel de estudios, nivel de ingreso y condición laboral, dice otra cosa (El País, 03.06.24).

 

A nivel de la estructura de edades, el voto que obtiene CSP es muy semejante: Entre 18 y 29 años el 57%; entre 30 y 44 años, el 60%; entre 45 y 59 años, el 58%; de 60 años y más, el 62%. En términos de edad no hay diferencia en cómo se votó por ella.

 

A nivel de los años de estudio hay solo una diferencia significativa: Las personas con estudios de básica, el 66% votó por ella; media superior, el 57%; superior, el 43%. Las personas con mayor nivel de estudio votaron casi 20% menos a su favor que los otros niveles.

 

A nivel del ingreso el voto que obtiene CSP es muy semejante entre los diversos grupos: el de menos de 10 000 pesos al mes, votó el 65%; entre 10 000 y 15 000 el 59%; entre 15 000 a 25 000 el 62%; entre 25 000 a 50 000 el 52%; entre 50 000 y más el 50%. En estos dos últimos tramos hay una diferencia del 8% y 10%.

 

A nivel de la condición laboral en un grupo es muy semejante el voto y en otro no. Es semejante en: las amas de casa el 64%; los jubilados el 63%; los trabajadores por cuenta propia el 62%; los campesinos y jornaleros el 62%; los profesores y maestros el 61%; los trabajadores del sector privado el 59%; los estudiantes el 57%.

Es distinto, con diferencias entre el 12% y el 16%, entre los trabajadores en el gobierno que por ella votó el 48%; los profesionistas independientes el 46%; los desempleados el 44%.

 

El dato más relevante del estudio del comportamiento electoral es que también los sectores de medianos y altos ingresos votaron mayoritariamente por la candidata de Morena. Con este dato se viene a tierra aquello de que solo los sectores de bajos ingresos votan por Morena.

 

Llama también la atención lo homogéneo que resulta el voto en las variables edad, nivel de estudio, ingreso y condición laboral. El voto a favor de Morena se extiende de manera homogénea en el conjunto de la sociedad mexicana. Las diferencias las hay  pero son menores.

 

Algo semejante por muchas décadas ocurrió con el PRI en los tiempos de partido hegemónico o de Estado. ¿Estamos ahora ante un fenómeno semejante? ¿Se va a mantener así en los próximos años?

 

Las fuerzas políticas de la oposición y también las organizaciones de la sociedad civil que luchan por la democracia y en contra de la regresión a los tiempos del presidencialismo autoritario deben ser conscientes de esta realidad.    

 

Página 1 de 155