Back to Top

contacto@nuestrarevista.com.mx

headerrss headerfacebook headertwitter
 

México: Persistencia con cambio

Andrés Manuel López Obrador, en aras de ganar la presidencia, formó un movimiento y un partido político al que se unieron una mezcla de personas con distintos y, a menudo, opuestos puntos de vista, criterios filosóficos, premisas teóricas y valoraciones éticas y políticas, con la única coincidencia que era la toma del poder.

El Movimiento de Regeneración Nacional, MORENA, seguramente por algo de su contenido ideológico, así como por el origen priista de algunos de sus miembros prominentes empezando por su principal fundador, ha sido señalado como la continuación del Partido Revolucionario Institucional. Incluso se dice que la verdadera Cuarta Transformación de Morena es porque ha pasado del Partido Nacional Revolucionario, de Plutarco Elias Calles; el Partido de la Revolución Mexicana, de Lázaro Cárdenas y el Partido Revolucionario Institucional, de Miguel Alemán Valdés .

En mi hipótesis Morena es, en todo caso, un elemento más, junto a los demás conjuntos de partidos políticos e instituciones electorales que han surgido para seguir dándole permanencia y mantenimiento a un sistema político que tras vivir una lucha armada, derivada de la Revolución Mexicana, encontró mecanismos constitucionales, en particular en el aspecto electoral, que han permitido la consolidación del aparato estatal y su desarrollo permanente.

Para abonar teoría al tema, me gustaría recordar al politólogo canadiense David Easton, quien al tratar el tema de la persistencia con cambio y a través del cambio, planeta un enfoque que introduce un elemento paradójico: persistencia no es lo mismo que estado perfectamente estático: no es incompatible con el cambio.

Leer más: México: Persistencia con cambio

La narrativa que sofoca a la oposición

En México, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha optado por un modelo de comunicación encabezado por él en una exposición diaria. Para el analista Ernesto Núñez, "el fenómeno es inédito y disruptivo”. En palabras de Manuel Castells (“Comunicación y poder”, 2012), AMLO construye a diario un relato persuasivo para afianzar su poder y acorralar a sus contrapoderes. Por eso, en las mañaneras hay buenos y malos, aliados y opositores, neoliberales y progresistas, machuchones y gente del pueblo. Una lógica en la que los antagonistas oponen y resisten, pero también sostienen". (Aristegui Noticias)

Diario construye una narrativa que invade los medios y deja sin espacio a los grupos opositores, ya sean analistas, dirigentes de organismos empresariales o partidos políticos, que no atinan a encontrar una estrategia de comunicación que contrarreste la del presidente.

Como ejemplo basta dar un vistazo a algunos temas de las mañaneras de la semana pasada.

Pese a las múltiples irregularidades registradas a lo largo de todo el país en el proceso de elección interna para renovar el Congreso Nacional del partido Morena, el presidente los minimizó y calificó la votación interna de Morena como una “buena jornada democrática” este proceso.

“Me pasaron un reporte en la mañana, considero que fue una buena jornada democrática porque participaron alrededor de dos millones 500 mil ciudadanos.

Fue masiva la participación para ser una elección interna, además para elegir delegados, es muchísimo”, puntualizó López Obrador en su conferencia matutina, y así brincó a otro tema, asegurando que quienes participaron, especialmente en donde se registraron problemas, no eran militantes de Morena. De esta forma planteó un discurso para quedar bien con el votante que es militante de Morena.

Leer más: La narrativa que sofoca a la oposición

La pobreza en México y el sueño del presidente

La pobreza, en su acepción más amplia, está asociada a condiciones de vida que vulneran la dignidad de las personas, limitan sus derechos y libertades fundamentales, impiden la satisfacción de sus necesidades básicas e imposibilitan su plena integración social. Aun cuando existe una gran variedad de aproximaciones teóricas para identificar qué hace pobre a un individuo, hay un consenso cada vez más amplio sobre la naturaleza multidimensional de este concepto, el cual reconoce que los elementos que toda persona necesita para decidir de manera libre, informada y con igualdad de oportunidades sobre sus opciones vitales, no pueden ser reducidos a una sola de las características o dimensiones de su existencia (coneval.org.mx).

Ingreso corriente per cápita;

rezago educativo promedio en el hogar; acceso a los servicios de salud; acceso a la seguridad social; calidad y espacios de la vivienda; acceso a los servicios básicos en la vivienda; acceso a la alimentación nutritiva y de calidad; grado de cohesión social; y grado de accesibilidad a carretera pavimentada, son los indicadores de los niveles de pobreza.

De acuerdo a la información del CONEVAL, en México la pobreza pasó de 41.9% en 2018 a 43.9% en 2020 y la pobreza extrema de 7.0% a 8.5% . Es decir, en 2020 se encontraba en pobreza multidimensional 55.7 millones de personas, y en extrema el equivalente a 10.9 millones de personas. Cabe señalar que el incremento en la carencia de acceso a la salud mostró un salto importante ese año, ya que pasó de 16.2% de la población en 2018 a 28.2% en 2020.

Leer más: La pobreza en México y el sueño del presidente