Back to Top

contacto@nuestrarevista.com.mx

headerfacebook headertwitter
 

El debate y los embates

Hector A. Gil Müller

El domingo 28 de abril se llevó a cabo el segundo debate entre las y el candidato a la presidencia de México. El INE como organizador cuidó, como se acostumbra, de hacer un evento incluyente y exageró en el uso de artículos e imágenes que reflejaran el entramado social de nuestro país. Debate proviene de una extraña composición latina que expresa disminución, alejamiento y golpeteo, el debate que es controversia o discusión, parece invocar la reducción de golpeteo y no su aumento.

El primer debate presidencial en México se realizó el 12 de mayo de 1994 participando solamente los tres candidatos punteros en aquella contienda; Ernesto Zedillo, Cuauhtémoc Cárdenas y Diego Fernández de Cevallos y aunque la boleta contenía otros 4 candidatos, sin razón aparente no participaron en el ejercicio. En aquellos tiempos la legislación electoral no contenía ningún formato, pero la Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión fue quien organizó el evento. Desde entonces el formato se realiza atendiendo a la televisión principalmente.  34 años atrás, en 1960 se llevó a cabo el primer debate presidencial televisivo en el mundo y fue en Estados Unidos de América entre J. F. Kennedy y Richard Nixon. Según la opinión pública el debate fue ganado por Nixon, quien hizo gala de su retórica, carisma e incisiva dicción, pero las elecciones posteriores, con el triunfo de Kennedy, establecerían el dicho que hasta hoy sigue; quien gana el debate no gana las elecciones.

Treinta años después, éste segundo debate, como eco del primero de la campaña, contó con un nuevo formato, un diferente acomodo de las candidaturas y ahora una bolsa de tiempo mas libre en su uso, permitieron que durante dos horas los espectadores pudiesen escuchar sobre temas de economía y cuidado ambiental a fin de conocer las propuestas que han presentado. Los ataques no se hicieron esperar y como es costumbre las respuestas fueron cortas y los ataques largos. Las preguntas que se habían videograbado no tuvieron suficiente eco como para hablar de los importantes “por qué” y los llamativos “cómo”.

El ataque de Xóchitl parece contrastar con la realidad en el país que el descontento con MORENA se vive en los municipios y en algunos estados, pero no en la federación. Seguramente por ellos los partidos de oposición al régimen federal están centrados en ese escenario. La pose presidencial de Claudia Sheinbaum y desestimar todos los ataques de Gálvez parecen contrastar aún más en una carencia de sentido. Máynez lució el beneficio de ser el tercero en un pleito entre dos.

Se escucharon pocas propuestas y las que apenas alcanzaron a plasmarse no contenían suficiente información sobre su ejecución. Qué bueno vivir en el país que se describe, pero el trabajo no es pensarlo, sino hacerlo. La seducción de hablar de la meta trae pasión, que es combustible para la carrera, pero si no se corre, si no se avanza, la meta no es más que un sueño. Abundó la mención sobre los programas sociales y su marcado respeto y no solo eso, sino también su aumento. La propuesta de extender los beneficiarios incluyendo ahora otros grupos etarios parece sonar en todos los frentes. Pero; ¿será necesario? La opinión es su derecho lector, obtener lo mejor del debate para configurar nuestro voto es una obligación.

El derecho y sus formas

Héctor A. Gil Müller

El juicio de amparo es una figura jurídica mexicana que ha representado un verdadero control constitucional. Consiste en una defensa que mediante el poder judicial busca detener cualquier acto de autoridad que violente o dañe un derecho fundamental contenido en la Constitución Mexicana. Esta figura se encuentra presente en muchas legislaciones del mundo, sin embargo, la figura mexicana se ha destacado como un recurso de control, enseñando a otros la defensa ante los apetitos insaciables del estado unitario y absoluto que amenaza cada vez que se tiene el poder. El poder corrompe y poder absoluto lo hace absolutamente.

Con 258 votos a favor y 213 en contra la cámara de diputados aprobó una reforma que modifica la ley de amparo eliminando los efectos generales sobre leyes, es decir que un juez de control pueda determinar la suspensión de una ley por considerar que viola algún derecho constitucional.

La acción es por sí misma peligrosa a la luz de nuestro propio sistema, la representatividad que tenemos nos hace entender que el derecho es la ley y ésta una caja vacía que puede llenarse de cualquier contenido que cumpla la forma de derecho. Han Kelsen, el insigne jurista alemán, encontró que el derecho podía ser considerado una ciencia por cuanto existe un objeto universal en él mismo, la estructura de la norma: “a” debe ser “b” y su sanción “c”. Esa forma es común en todo sistema jurídico con independencia en su contenido. Así, quien prive de la vida a alguien debe ser homicida y recibir una pena de una determinada cantidad de años en prisión, los elementos pueden cambiar, pero la estructura se mantiene.

La anterior definición, sin así procurarlo, permitió movimientos políticos que consideran al derecho como una caja vacía que puede llenarse de cualquier contenido siempre que éste cumpla con la forma de derecho. Lo que está de moda o recibe todo el apoyo del generador de leyes o poder legislativo se constituye derecho con independencia de su contenido sino solamente por su forma.

Movimientos tan regresivos como el nazismo o el fascismo se hicieron conforme a la ley vigente en su momento, pero no conforme al derecho, si entendemos que el derecho va más allá que la norma que está contenida en la ley. La justicia no es solo el cumplimiento de la ley, porque la ley responde a muchos otros intereses, su modificación seria innecesaria si fuese un elemento suficiente. Los motivos políticos, sociales, culturales nos hacen emitir instrumentos legales que en ocasiones no encierran entre sus letras el espíritu de derechos superiores. Pareciera una figura retrógrada, porque quizá en ocasiones se haga, la ley, con buenas intenciones, pero que ocurrirá cuando no sean buenas esas intenciones.

Muchas decisiones actuales, no las pensemos solamente en un proyecto, una pensión o un tren, son proyectos que pudiesen ser provechosos. Pero, imagine que país construimos cuando en la elección, como lo hemos hecho, elijamos a alguien cuyos intereses sean contrarios. Imagine que llegue un presidente que pretende quitar las pensiones del bienestar y los proyectos de infraestructura de la 4T, ¿con cuál recurso jurídico se defendería? Estamos haciendo un andamiaje jurídico en el que basta que llegue alguien que piense que las pensiones no funcionan, que los trenes ya no andan y que el petróleo ya no tiene futuro y cambiará todo a su antojo, ¿no le parece?  

Tapar el sol

Héctor A. Gil Müller

Quienes vivimos en el norte de México pudimos disfrutar en su esplendor un eclipse total de sol, el fenómeno y especial alineación entre el sol, la luna y la tierra, permite poner todo en perspectiva. Los eclipses cautivan y con su paradójico brillo captaron la atención de muchos. Entre cuna y tumba la coincidiremos con muchos eclipses, ya sean totales, anulares o parciales, dependiendo del ocultamiento de la luz del astro rey por nuestra inseparable luna. El Eclipse solar mas antiguo que se tiene registro fue en China el 24 de octubre de 2137 a.C. y costó la vida a los astrónomos reales por su incapacidad para predecirlo. Herodoto narra que en el año sexto en plena pelea entre lidios y medos el sol se oscureció y asombrados ambos bandos terminaron por pactar la paz acabando así la guerra. Pero no siempre pasa así, ya que cada uno ve en las cosas lo que queremos ver. Un video viral de los morenistas decían que el eclipse era una señal formando una C, “es Claudia” gritaban a tono. Pobre Xóchitl, el nombre no le ayudó

Así como la luna a-sombró al sol, las relaciones diplomáticas entre México y Ecuador se oscurecieron debido al tremendo error y grave actuar invadiendo la embajada mexicana y trasladando a Jorge Glas quien fue vicepresidente del gobierno de Rafael Correa. El actual gobierno de Daniel Noboa en Ecuador enfrenta el extrañamiento mundial por un acto violatorio de los principios básicos de convivencia internacional. Glas se encontraba asilado en la embajada mexicana desde el 17 de diciembre del 2023. Previamente al asalto ya se había declarado a la embajadora de México en Ecuador; Raquel Serur, como persona non grata, en reacción a los comentarios del presidente Lopez Obrador al señalar que el asesinato del candidato presidencial Villavicencio por grupos criminales había influido en la intención del voto para el actual presidente. Las reacciones han sido unánimes, Nicaragua también rompió relaciones diplomáticas con Ecuador.

Al interior de Ecuador también la oposición ha aprovechado el lamentable hecho para criticar fuertemente a Noboa, quien es heredero de un emporio dedicado a la exportación de plátanos y que ha hecho que su principal critica sea el querer convertir a Ecuador en una república bananera (vaya cosa). Hay que aprenderle al eclipse, es momentáneo. Un momento, una decisión mal tomada puede acarrear un malestar. 

También vivimos el debate presidencial, primero de los 3 que estableció el INE para el proceso electoral 2023-2024, se realizó en su sede nacional, mientras que el segundo se programó para estudios Churubusco y el tercero en el centro universitario Tlatelolco el 19 de mayo. A través de redes sociales la ciudadanía pudo expresar sus preguntas, pero una cosa brilló, pero por su ausencia; las respuestas. No hubo propuestas claras, respuestas precisas, solo se buscaba eclipsar al otro, mostrando las sombras y corruptelas, como si el modelo para elegir no es buscar al mejor sino seleccionar al menos peor.

Hay que aprender al eclipse, el protagonista no fue la luna, aún y cuando lo produjo, sino el sol. Hay esfuerzos que lejos de ensombrecer abrillantan y cuando caemos en una política de descalificativos no conectamos, alejamos. Ojalá se aprenda que la mayor elección en población exige la mayor conexión y no solo la inercia de que lo que se eclipsa también brilla.

Aires de grandeza

Héctor A. Gil Müller

Saltillo, una ciudad que ha surgido por el pequeño salto, en portugués, de un brote de agua y que fue arrebatada a los coahuiltecos por la conquista y entregada a Santiago como ofrenda para evitar la vengativa ofensa en el mas allá por la masacre colonizadora. Se ha mantenido durante siglos viendo crecer el mundo, disfrutando de sus placeres, pero sin perder sus quereres. Sus calles céntricas tan angostas siguen recibiendo transeúntes y alrededor el mundo, el circulo industrial que crece mas y mas parece cercar la ciudad.

Ahora, con las novedades tecnológicas empezamos a medir la calidad del aire y a entender que es insalubre. La contaminación por microparticulas está apoderándose del petricor (ese bendito olor a tierra mojada) para presentar un olor a futuro. Todo parece indicar que así es como huele el futuro. Si existe una visión y un gusto por el futuro o por el pasado, no veo porque no podamos tener un olor del futuro. El pasado huele a gloria, en el mejor de los casos, pero el futuro, tan incierto como es huele peligroso.

Las consecuencias de nuestra imagen de futuro, mas cercana al desarrollo que a la madurez parece incluir por sobre todo el crecimiento y eliminar los obstáculos que éste tenga. Pero crecer también lleva a la decadencia, escribió Francis Bacon: “La experiencia de los siglos prueba que el lujo anuncia la decadencia de los imperios”, crecer no lo es todo, el crecimiento conlleva otros retos que ponen a prueba el verdadero y real regalo del tiempo sobre la vida, la madurez. No querer una ciudad crecida sino madura debe ser la expectativa. De ahí la tan de moda “mindfulness” estar presente aquí y ahora para madurar, la consciencia y presencia nos hace voltear de una imagen del futuro para entender la realidad del presente.

Cuando decaen los principios comienza la descomposición, enseñaba Montesquieu y conviene en medio de estos aires políticos entender las propuestas de cuidado ambiental. Lo que hoy son avisos, mañana serán alarmas y en algunos días mas causas de funestas consecuencias. En los tiempos políticos se gusta de cambiar los aires, ahora se habla de las afores (fondos de retiro de los trabajadores) y el final destino de todas aquellas que no se han reclamado, pero ¿no sería lógico que se pretenda su entrega?, yo estoy convencido que si le pasan la cartera de los acreedores de AFORES sin cobrar a los recaudadores del IMSS los encuentran por que los encuentran. Esos aires de manipulación que entretienen a la oposición y al mismo tiempo parecen medir los aplomos del régimen en turno solo enturbian la escena, como aires insalubres que no dejan crecer.

Ojalá que no perdamos los aires de grandeza que traían las primeras cosas. Que mi Saltillo no deje de oler a hornos que cuecen pan. Nadamos en aire. El rumor popular afirmaba que si al bebecito se le exponía a los fríos aires del sereno el pobre sufriría de por vida las consecuencias tomando malas decisiones, seria un “aireado”, que no nos pase ahora que por andar desairando al aire nos arrepintamos muy pronto. Por lo pronto entre tosidos, alergias y gripes nos veremos.

Semana Santa

Hector A. Gil Müller

La Semana Santa es una celebración religiosa inspirada en el recuerdo del tiempo de la crucifixión. Aunque su inserción al calendario suplió celebraciones romanas inspiradas en los calendarios astronómicos, cada año la semana mayor presenta tiempos de profunda reflexión espiritual. Entre la cuna y la tumba hay muchos de ellos; algunos preceden los desiertos de la vida, otros surgen en los desiertos y otros mas son el resultado de los desiertos. Antes, durante o después de las crisis de la existencia reflexionamos y nos cuestionamos tal y como Cristo lo hizo en la cruz; ¿por qué me has abandonado? Estas fechas, en que la tradición judeocristiana ha marcado como la semana mayor para recordar el sacrificio de Cristo, debemos reflexionar.

Reflexionar significa volver a flexionar, volver a agacharnos para ver las mismas realidades, pero con diferentes ojos. En lo intelectual, reflexionar es volver a mirar con la técnica, la ciencia, los datos. En lo espiritual la reflexión seria inclinarnos para ver los mismos acontecimientos, pero con los ojos de la sabiduría, la madurez, el quebranto. Cuando cambia el enfoque y la motivación de la mirada vemos siempre mas profundo, vemos algo más. De ahí que los judíos sabiamente digan: “las cosas no son como son, son como somos”.  

La crucifixión de Cristo fue un episodio político, la gente se conglomeró para decidir, la presión social motivo a Pilato a lavarse las manos y la crítica que rápidamente se esparcía llevó a un castigo injusto pero profetizado. Durante tres horas, las tres primeras del cordero en la cruz, el hombre haría lo peor que pudiese hacer, durante las ultimas tres horas de la cruz, Dios haría lo mejor que pudiese hacer validando el sacrificio por amor a la humanidad. El santo se hacia maldito cargando en él la pena que nos correspondía.

El ser humano busca sentido, no andamos bien ante la incertidumbre, aunque pareciera siempre estar con nosotros. El mundo se construye sobre confianza que sabemos lo que hacemos, aunque la ambigüedad siempre resulta lo mas concreto de la existencia. La culpa, el temor, la herida que duele de la incertidumbre de la nube que oculta la costa, la niebla del tiempo que nos separa de la eternidad se devela con la esperanza. Por eso no es la búsqueda de una respuesta es el atesoramiento de una promesa. ¿no es eso también política? Cuando la promesa se deposita en quien no la merece, sobre los hombros pesa la carga, una carga ajena que aumenta el sacrificio y dolor.

Difícil pensar cuántos sentimientos se agolpaban entre los discípulos que veían colgado en un madero a su rabí; frustración, derrota, ¿Cuántas cosas se agolpaban en corazones con miedo?, pero no era ese el final, solamente separaba la bruma de un par de días antes de la resurrección. Pedro correría ante el Cristo resucitado, los caminantes de Emaús aprenderían de un Jesus resucitado y todos quienes interactuarían con el cordero de gloria serian transformados por la motivación de saber que, aunque nosotros pensemos que es un punto final, para Dios solo es una coma.

En la política la forma es fondo, quien hace política esta en uno de los participantes; quienes crucificaban, quienes juzgaron o quienes sufrieron. Porque así es la política, tan injusta o justa como humana lo es. No hemos cambiado mucho, por eso diremos a Dios apenados que nos haga como nos había soñado. Que sea un buen tiempo de reflexión querido lector.

Página 2 de 23