Back to Top

contacto@nuestrarevista.com.mx

headerrss headerfacebook headertwitter
 

Heridas que duelen

Héctor Gil Müller

En Sabinas, Coahuila, en el pinabete, habitantes de la comunidad de “las conchas”, reportaron al sistema de emergencias 911 el miércoles 3 de agosto unos minutos después de las trece horas, el colapso de una mina de carbón, una de las llamadas “pocitos”, cercana al rio sabinas se inundó atrapando en su interior a 10 mineros.

En la región de carbonífera de Coahuila, existen un total de 67 pequeños y medianos productores de carbón que se constituyen en 2 asociaciones mineras y productores independientes. Los pocitos, como son llamados, son construcciones artesanales, tiros profundos de un poco más de un metro de diámetro, por el que bajan en canastas o en cuerdas los mineros para acceder a las minas subterráneas, tienen escasas medidas de seguridad y se vuelven trampas mortales por el poco cuidado en su construcción. En Coahuila con 1967 títulos de concesión se entregó la operación del 11% del territorio con yacimientos. El 88% del territorio aún no cuenta con una concesión entregada, su explotación se realiza al margen de cualquier autoridad.

Coahuila es el principal proveedor de Carbón en el país. El negocio del carbón, con una extracción anual de 2,161,197 toneladas representan un ingreso de $1,293,654,592 según los datos del Servicio Geológico Mexicano. Este accidente minero nos duele una vieja herida. El dolor lo focalizamos y arreglamos una zona adolorida que no es la que más aqueja. Existen otros trabajos al margen de cualquier derecho, los mal llamados empleados de confianza que incluso en el Estado se encuentran desprovistos de las prestaciones sociales que les corresponden. Los nuevos modelos económicos presionan a hombres y mujeres a trabajar sin las prestaciones mínimas, incluso quienes deben participar en sorteos para poder jubilarse o disfrutar de su pensión. Nos hemos acostumbrado a partir de un mundo que va tan rápido como para fijarse en los derechos y conquistas.

Aplaudimos el ingreso de nuevas plataformas de transporte como Uber, didi, rappi obviando que sus empleados no cuentan con los servicios mínimos de seguridad social, no acceden incluso a los beneficios de seguros que cubran los percances en que pudieran verse afectados. Son como pocitos, pero en el asfalto de la ciudad.

Los pocitos parecen ser la expresión de un apetito económico que no se satisface invirtiendo en el trabajador, pero eso pasa en muchos lados. El propio estado separa en dos apartados los niveles de funcionarios, sin saber que el trabajador es trabajador. Hay sectores, al aire libre, cuyos empleados están bajando en un pozo de difícil retorno. La oferta laboral presiona y estimula que estas prácticas pasen de largo. El crecimiento empresarial exige reducir al por mayor los gastos para hacer frente a cualquier desafío, pero, así como en una empresa que hace paros por una excesiva producción afecta el salario de un trabajador, se vuelve una normalidad en un mundo en la que el trabajador es lo menos importante.

Quienes ingresan a un pocito se despiden, quizá con la misma intensidad que quien decide viajar por carretera en el país. La gestión que concluya con prácticas desleales en los que la persona ocupa un espacio secundario en la fórmula económica debe ser una realidad en los pocitos de la minería y en otros trabajos que duelen por igual, pero nos hemos acostumbrado.

Hay heridas que duelen, pero que no son las únicas.

El México Futuro

Héctor A. Gil Müller

Siempre las tensiones bélicas han tenido un importante detonante económico, lo sabemos por el ánimo expansionista del siglo XX y el impulso colonizador del siglo XVIII y XIX. No podemos asumir que la historia es cíclica pues entonces el futuro no sería un elemento oculto a nuestra percepción, pero seguimos usando a la historia como nuestra única guía del futuro aun y cuando vemos que cada acontecimiento histórico sobresaliente lo ha sido por no haberse presentado previamente. El problema no está en una falta de análisis, en muchos casos, sino en una falta de imaginación para poder percibir que el futuro incluye elementos que antes no se habían presentado y por ello es futuro, traducido del latín “lo que ha de ser”.
La tensión entre China y Estados Unidos tiene un componente económico, una presión inflacionaria que es desconocida para el gigante económico y además una necesidad de fortalecer un liderazgo geopolítico en un tiempo en el que parece que Estados Unidos ve amenazada su influencia ante un mundo que ha optado por cambiar los esquemas. Los movimientos siguen dictando la política, Trump fue un movimiento y como consecuencia Biden, un político construido a la escuela más pura de la política pero que hoy cuenta con una de las más bajas aprobaciones presidenciales.
¿México puede beneficiarse de esa tensión? El nacimiento precede al crecimiento, México puede aprovechar muchos de los sectores que ya se encuentran en operación como ocurrió durante el milagro mexicano como resultado de la segunda guerra mundial, pero en aquel entonces el ofrecimiento era manual, hoy debe ser productivo.
Un entorno adecuado para el desarrollo implica primeramente nacer a la producción. La maquilación sigue imperando y la esperanza parece ser nuestro único mensaje ante un desafío. El mundo no se conquista desde la pasión, es falso “querer es poder” si fuese cierto todos tendríamos lo que queremos, entre el querer y el poder hay disciplina, una sucesión ordenada de pasos que conlleva al éxito. Ser disciplinados implica que los resultados no son consecuencia de un ardid o apasionamiento momentáneo, sino el aplomo de intentarlo. Por ello afirmo que el nacimiento precede al desarrollo, las sociedades deben nacer a los elementos que les permitan competir antes de crecer en ese rubro.
México tiene una posición estratégica que puede beneficiarse significativamente con cualquier conflicto productivo, pero hemos desaprovechado el ambiente, así como hemos dado la espalda al mar hemos declarado un descuido por la producción inteligente, seguimos anclados en el trabajo manual, por lo que aun medimos como síntoma de desarrollo la creación de nuevos empleos independientemente de los retos o exigencias que ellos tengan. No existe un compromiso por el trabajo del futuro, hemos desaprovechado incluso el aprendizaje del teletrabajo que la pandemia ha dejado a muchos otros países. Medimos el pasado, pensando que el futuro será igual. Somos parciales en el enfoque y lo peor, mediocres en la tabla. Nos importa si hay o no trabajo, no la calidad o futuro del mismo, similar a medir el alfabetismo y no la calidad educativa como un elemento para el futuro. Lejos de pensar en el México histórico, debemos pensar en el México futuro.

 

La muerte

Héctor A. Gil Müller

Hemos planteado mal la pregunta, nos hemos preocupado mucho en buscar si hay vida después de la muerte, pero algún día descubrimos que hay vida antes de la muerte y, en ese momento, es cuando los rumbos se marcan. Comienza el alma a dibujar sus perfiles y aprendemos de la travesía entre mares bravos y otras veces plácidos que se va la vida.

El 27 de julio el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) publicó un informe preliminar sobre las defunciones registradas durante el año 2021 en México. En total se registraron 1,117 167 defunciones y aunque en términos generales las causas de muerte más importantes en el país durante ese año fueron enfermedades del corazón, covid-19 y diabetes mellitus, podemos encontrar algunos datos sumamente interesantes. La muerte no entiende de paridades y murieron 644,058 hombres y 472,375 mujeres. En una ocasión escuché en una plática de café una señora que se ufanaba del derecho divino que garantizaba que la mujer debía disfrutar de 5 años de viudez, parece que tenía razón. El mes de mayor cantidad de fallecimientos durante 2021 fue enero registrando un 15.84% de las muertes, le sigue agosto con 10.96 y febrero con 10.04%. Contrasta con el 2020 cuyo mes con mayor cantidad de fallecimientos fue julio con 11.10%.

De todas las muertes ocurridas; el 47% es decir 530,131 ocurrieron en el hogar y el 42% en hospitales públicos y privados. La causa de la muerte no varía mucho entre hombres y mujeres, salvo que para ellas la primera causa fue por enfermedades del corazón y en los hombres COVID19. En 6º sitio para los hombres aparecen las agresiones o el homicidio, mientras que para la mujer no aparece como una de las 10 principales causas de muerte esta forma de violencia. Por cierto, de los 35,625 presuntos homicidios, 24,484 se provocaron por arma de fuego

Si analizamos la información por grupos etarios es lamentable que, en aquellos comprendidos entre 15 a 34 años, la primera causa de muerte sean los homicidios, con 17,568 muertes registradas. En el grupo de 10 a 24 años la tercera causa de muerte es el suicidio. Estados como Coahuila, Aguascalientes, Campeche, Querétaro y Yucatán comparten un dato; tienen más suicidios que homicidios entre su población, el resto de los estados del país invierten esa proporción.

14,745 jóvenes fallecieron por homicidio, accidentes o suicidio (en ese orden de cantidades), el resto de las muertes; 6,257 se debió a todas las enfermedades y complicaciones juntas. ¿Esto es lo que pasa con el futuro del país?, ¿en qué sociedad nos hemos convertido?, cuánta razón tuvo Hobbes al afirmar Homo homini lupus. El hombre es el lobo del hombre.

Algo mal estamos haciendo como sociedad, estamos dejando de ver muchos datos. No hay políticas públicas claras para revertir estos números, aunque la vida está conferida a la salud, no es solo un problema sanitario el que vivimos sino integral. Algo maligno sigue enraizándose, privando de la vida a muchos jóvenes y jovencitas que bien puede evitarse. Para la existencia de una política pública el Estado debe fijarse en los problemas, en la política y en las políticas y preguntarse si debe, puede y quiere intervenir, ¿qué falta para decidir?, bien dijo Charles de Gaulle: “Lo que pensamos de la muerte sólo tiene importancia por lo que la muerte nos hace pensar de la vida”

La muerte

Héctor A. Gil Müller

Hemos planteado mal la pregunta, nos hemos preocupado mucho en buscar si hay vida después de la muerte, pero algún día descubrimos que hay vida antes de la muerte y, en ese momento, es cuando los rumbos se marcan. Comienza el alma a dibujar sus perfiles y aprendemos de la travesía entre mares bravos y otras veces plácidos que se va la vida.

El 27 de julio el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) publicó un informe preliminar sobre las defunciones registradas durante el año 2021 en México. En total se registraron 1,117 167 defunciones y aunque en términos generales las causas de muerte más importantes en el país durante ese año fueron enfermedades del corazón, covid-19 y diabetes mellitus, podemos encontrar algunos datos sumamente interesantes. La muerte no entiende de paridades y murieron 644,058 hombres y 472,375 mujeres. En una ocasión escuché en una plática de café una señora que se ufanaba del derecho divino que garantizaba que la mujer debía disfrutar de 5 años de viudez, parece que tenía razón. El mes de mayor cantidad de fallecimientos durante 2021 fue enero registrando un 15.84% de las muertes, le sigue agosto con 10.96 y febrero con 10.04%. Contrasta con el 2020 cuyo mes con mayor cantidad de fallecimientos fue julio con 11.10%.

De todas las muertes ocurridas; el 47% es decir 530,131 ocurrieron en el hogar y el 42% en hospitales públicos y privados. La causa de la muerte no varía mucho entre hombres y mujeres, salvo que para ellas la primera causa fue por enfermedades del corazón y en los hombres COVID19. En 6º sitio para los hombres aparecen las agresiones o el homicidio, mientras que para la mujer no aparece como una de las 10 principales causas de muerte esta forma de violencia. Por cierto, de los 35,625 presuntos homicidios, 24,484 se provocaron por arma de fuego

Si analizamos la información por grupos etarios es lamentable que, en aquellos comprendidos entre 15 a 34 años, la primera causa de muerte sean los homicidios, con 17,568 muertes registradas. En el grupo de 10 a 24 años la tercera causa de muerte es el suicidio. Estados como Coahuila, Aguascalientes, Campeche, Querétaro y Yucatán comparten un dato; tienen más suicidios que homicidios entre su población, el resto de los estados del país invierten esa proporción.

14,745 jóvenes fallecieron por homicidio, accidentes o suicidio (en ese orden de cantidades), el resto de las muertes; 6,257 se debió a todas las enfermedades y complicaciones juntas. ¿Esto es lo que pasa con el futuro del país?, ¿en qué sociedad nos hemos convertido?, cuánta razón tuvo Hobbes al afirmar Homo homini lupus. El hombre es el lobo del hombre.

Algo mal estamos haciendo como sociedad, estamos dejando de ver muchos datos. No hay políticas públicas claras para revertir estos números, aunque la vida está conferida a la salud, no es solo un problema sanitario el que vivimos sino integral. Algo maligno sigue enraizándose, privando de la vida a muchos jóvenes y jovencitas que bien puede evitarse. Para la existencia de una política pública el Estado debe fijarse en los problemas, en la política y en las políticas y preguntarse si debe, puede y quiere intervenir, ¿qué falta para decidir?, bien dijo Charles de Gaulle: “Lo que pensamos de la muerte sólo tiene importancia por lo que la muerte nos hace pensar de la vida”

La pelea por servir

Héctor A. Gil Müller

Escribo mientras humea el café, porque te aseguro lector que la vida es más llevadera con un café que muestra que lo amargo también despierta.

A menos de 320 días de celebrarse las dos únicas elecciones del 2023; las gubernaturas de Coahuila y del Estado de México. Las alianzas y coaliciones siguen siendo tema de consulta. El posicionamiento de quienes se oponen tiene que ver con el pensamiento parcial de la política y la visión institucional, pero ya los tiempos han cambiado. Hoy se pide inmediatez, antes era el interés. Se pide conexión, antes bastaba la comunicación. Los movimientos se vuelve una estrategia política de inmediatez, como las alianzas lo son. La posibilidad de conexión se genera con la frescura de un nuevo discurso capaz de incluir un nuevo discurso sobre los dichos de las anteriores partes que hoy integran la alianza.

El Presidente de México encabeza un movimiento, no que se formó en las filas institucionales sino alrededor de su persona, por si eso se convierte en una lección en terrenos políticos. La oposición no puede estar en un partido, pues una parte no combate un movimiento. La oposición también es movimiento, por ello se busca en los perfiles la idea que inspire, que influya y que anime.

Con todo un hervidero político y muchos actos anticipados, hombres y mujeres se pelean por alcanzar una posición para servir a otros. Todos quieren sacrificar su felicidad actual para entregarse en franca ofrenda, en su compromiso histórico cual mártires que están listos para cumplir la encomienda. Bonita humanidad, se pelean por servir. Qué razón tenía tenia Roberto Carlos; “pero ahora sé lo que sucedió, quien sabe menos las cosas, sabe mucho más que yo”.

Aun no hay claridad respecto a la paridad, los pronunciamientos son tan diversos que parece que la competitividad será movida por las decisiones de equidad en la contienda, hombres y mujeres levantan la mano para convertirse en pre aspirantes de unas campañas que empezaron mucho antes. Cada aspirante entrega como tarjeta de presentación varios espectaculares y los resultados de una encuesta que los posicione en primer lugar en la preferencia del respetable, el respetable método, porque me parece que el interés está tan diluido que no se muestra en los datos tan diversos que cada uno trae.

En ambas entidades participa un aspirante de MORENA del equipo cercano al Presidente, la Secretaria de Educación Delfina Gómez en el Estado de México y el Subsecretario de Seguridad Ricardo Mejía Berdeja en Coahuila. Los opinólogos afirman que en ningún Estado el presidente ha intervenido al fijar candidato, las encuestas lo harán. De ser así en Coahuila figuraría por Morena el Senador Armando Guadiana, un amigo del presidente desde su campaña, sería su 3era campaña política reciente en el Estado. Del otro lado, el PRI busca retener esos Estados, y los aspirantes, que provienen de ese partido, parecen ser la figura a encabezar la alianza conforme a la fórmula realizada en 2022 cuando la alianza retuvo 2 de las 4 gubernaturas que buscó. Mientras tanto el café se mezcla con el cielo en un humo que parece ser los sueños y aspiraciones de quienes se quedarán calientitos, pero afuera de la boleta.

Página 1 de 13