Back to Top

contacto@nuestrarevista.com.mx

headerrss headerfacebook headertwitter
 

Yo quiero pagar menos, que todos paguemos menos

Francisco Tobías

Desde que el señor presidente ha propuesto, promovido e impulsado su contra reforma eléctrica, ha señalado como ejemplo comparativo, por cierto, de manera errónea, el pago por este tipo de energía que pagan los Oxxos, las familias promedio en México y las tiendas de abarrotes, cuando asegura que las tiendas de conveniencia pagan menos. También realizó una embestida contra la empresa panificadora más grande del mundo, la mexicana Bimbo, empresa que genera más de 150 mil empleos.

Más allá de las mentiras con la cuales se intenta ganar adeptos a esta contra reforma, como lo es el señalar que ningún Oxxo cuenta con paneles o hélices en sus techos, cuando estos negocios adquieren la energía eléctrica, limpia, a otras empresas que generan de forma limpia, disculpe la insistencia, la energía en ubicaciones alejadas de centros urbanos, como la planta solar que se encuentra en Viesca.             

Ya hay reacciones más allá del empresariado nacional, respecto a la contra reforma del presidente, ejemplo de esto es la declaración que hace algunos días realizó José Francisco Garza, Presidente y Director General de GM, al señalar que dicha armadora automotriz “quitará sus ojos” de México para invertir en otros lugares, pues esta empresa tiene como objetivo en el largo plazo tener cero emisiones en sus procesos.

Actualmente esta gigante automotriz genera de manera directa cerca de 21 mil empleos y alrededor de 145 mil de forma indirecta. De hecho, se tiene planeado, según se dió anuncio, que esta armadora invertiría en Coahuila mil MDD para la fabricación de autos eléctricos. 

De aprobarse la contra reforma eléctrica existirán consecuencias económicas muy severas como la perdida de empleos, inversión, consumo y ahorro además de lesionar aún más la confianza que el empresariado nacional y extranjero le tienen al gobierno. Y es que no se trata de como hacerle para que las empresas, Wal-Mart, Oxxo, Bimbo y de más paguen más, se trata de que todos los mexicanos paguemos menos, aunado al cuidado del medio ambiente.

Todo negocio, micro, pequeño, mediano o grande tiene como objetivo principal la generación de utilidades, de manera colateral se generan inversiones, fuentes de empleo creando un circulo virtuoso dentro de cualquier sistema económico, el buscar dañar a las empresas, solo provocará un daño a todos quienes estamos dentro de la economía, es decir a todos los mexicanos.

Sólo una persona irracional buscaría pagar más por el servicio de la energía eléctrica, sólo una persona sin formación e inculta podría pensar que en la izquierda se busca que todos estemos igual de “mal”, cuando lo que busca la verdadera izquierda es que todos estemos igual, igual de bien.

Existen anacronismos, existen retrocesos, e incongruencia en una reforma que busca regresar a la generación de energía sucia y en la cual sólo se habla de aumentar el precio a las empresas y nunca de bajar el costo para las familias.

De Estados Unidos para México

Francisco Tobías

La economía de los Estados Unidos ha dado dos noticias, por medio del departamento del trabajo, y pareciera que cuando hablamos de dos noticias siempre hay una buena y una mala.

La mala es el incremento en el nivel de precios, es decir la inflación que sufrió en el mes de octubre la cual fue de 0.9%, pero al comparar los precios durante el mismo mes, pero del 2021 respecto al 2020, el aumento fue 6.2%, siendo este el porcentaje más alto que se ha generado en los últimos 30 años en aquella economía. Este incremento en el nivel de precios, que no es otra cosa más que perdida del poder adquisitivo de los norteamericanos ha sido consecuencia del freno en seco, en la producción, que generó la pandemia del Covid-19, aunado a esto los beneficios de desempleo que otorgo el gobierno tanto de Trump como de Biden, además de la reactivación económica han logrado mantener o incluso aumentar el consumo pero los cuello de botella en las cadenas de suministros no se han podido resolver ocasionando así escazes de ciertas mercancías.

La Fed, organismo público – privado que se encarga de la política monetaria en los Estados Unidos, anunció que aumentará la tasa de interés a un 2%, además de que ya inició con una política restrictiva, es decir a retirar dinero del mercado por medio de la compra de bonos con el fin de poder frenar la inflación.

La teoría cuantitativa del dinero establece que cuando hay más dinero circulando en una economía la inflación será mayor, y el concepto es sencillo de entender, ya que cuando los demandantes cuentan con mayor cantidad de dinero consumen más provocando inflación, tal y como la esta padeciendo la economía de Estado Unidos.

Esta situación económica, tanto la de la inflación como la del aumento en la tasa de interés afectará a la economía mexicana, por supuesto en esos mismos indicadores, generando presión para que aumenten los precios en México y para que la tasa de interés, dada por el Banco de México, aumente también.

La otra noticia, que es buena noticia, es la recuperación de empleos que ha tenido Estados Unidos, el mismo departamento del trabajo norteamericano ha señalado que el subsidio para el desempleo se ha reducido a 267 mil para el día 6 de este mes, por cierto, esta cifra es la más baja desde que la economía entro en “cuarentena”. Esto significa que ya hay más trabajadores empleados, quienes generarán más consumo y, por lo tanto, además de provocar inflación, incentivarán las importaciones para aquel país, situación que beneficiará a la economía mexicana, ya que se tendrá que satisfacer esa demanda con mayor producción y generación empleos.

Es cierto que vivimos en un sistema económico globalizado, es cierto que proceso de globalización ha provocado interdependencia entre las economías “locales”, pero no podemos negar que en ocasiones por desgracia y otras por fortuna la economía mexicana ha estado por lo menos en el último siglo íntimamente ligada a la economía del tío Sam.

G - 20

Francisco Tobías

Desde el año de 1999 las 20 economías más grandes del mundo, por medio de sus gobernantes y jefes de sus bancos nacionales se reúnen para discutir, analizar y tomas acuerdos sobre la situación económica - financiera del orbe. Este año la reunión se realizó en Italia, en la cual hay tres puntos, desde mi perspectiva, muy interesantes que merecen ser mencionados. Por un lado el acuerdo para cobrar un impuesto, base, del 15% para aquellas empresas cuyos ingresos sean iguales o mayores a 20 mil millones de dólares norteamericanos. La búsqueda de reducir las emisiones de bióxido de carbono. Y el cesé al “fuego” entre EUA y la UE en lo que respecta a los aranceles. Y el compromiso de reducir la emisión de CO2.

En lo que se refiere al impuesto “global” se tiene estimado que esté logre una recaudación cerca de 150 mil millones de dólares alrededor del mundo y que dicho dinero sea para los países donde se realizan las compras y no para aquellos donde las multinacionales tienen sus sedes. Para ejemplificar este tipo de impuesto haré referencia a Facebook (hoy META) empresa multinacional que obtiene ingreso de compras realizadas en México y no paga impuesto alguno en nuestro país. Anteriormente había ya comentado la firme intención de Australia por aplicar este tipo de impuestos a la gigante Google. Con este tipo de políticas fiscales van a contribuir para evitar paraísos fiscales.

Las 20 economías “más grandes” se han comprometido en reducir la emisión del bióxido de carbono, asegurando que dejarán de financiar la contracción de plantas termoeléctricas en el extranjero, sin aplicar dicha política al interior de sus territorios. Con este tipo de acuerdos se intenta que el calentamiento global sea de 1.5 grados centígrados con punto de partida de la era preindustrial.

La tregua alcanzada entre la UE y los EUA en lo que se refiere a los aranceles del aluminio y acero provocarán una reducción en los precios de ciertos bienes que requieren de este insumo, frenando “ligeramente” la presión inflacionaria en muchas economías del orbe, incluyendo la mexicana.

Los grandes ausentes fueron Rusia y China. Por cierto me llamó demasiado la atención que en la “foto de la familia” de los lideres que asistieron al G20 fueron incluidos los héroes de la pandemia, tanto enfermaras, médicos y bomberos. Por cierto muy muy a la orilla y hasta alejado del grupo se ubicó el Presidente Joe Biden

Los empleos en México, hoy

Francisco Tobías

Hace unos días el director general del IMSS, Zoé Robledo, se presentó ante las comisiones de salud y seguridad social del Senado de la República, en dicha reunión dio buenas noticias al señalar que la economía mexicana ya ha recuperado la cantidad de empleos que se perdieron debido a la pandemia del Covid-19. Pero fue más allá cuando señaló que estos nuevos empleos además de ser permanentes cada vez son de mejor calidad.

La cantidad de trabajadores que laboran de manera formal en el sector privado es de 20 millones 767 mil, incluyendo los 172 mil que se consiguieron un empleo durante el mes de octubre de este año. Más allá de las cifras, que son alentadoras, lo importante es analizar y poder “pronosticar” lo que sucederá con este incremento de personas trabajando.

La generación de empleos, cuya inmensa mayoría, se debe a la iniciativa privada, tiene un papel fundamental para cualquier economía, ya que estos nuevos trabajadores tendrán un ingreso, del cual un gran porcentaje se destinará al consumo, por supuesto primero de bienes necesarios, como lo son la alimentación, la vivienda y el vestido, provocando un incremento en la demanda agregada, es decir en la cantidad de bienes y servicios que buscamos consumir todos los integrantes de una economía, generando la necesidad de que los empresarios tengan que realizar nuevas inversiones para poder satisfacer la demanda actual, con el incremento de esas inversiones se generarían más empleos, para poder crear un circulo virtuoso entre empleo, consumo, inversión y empleo, logrando incrementar el PIB.

La generación de nuevos puestos de trabajo no se da con el paso del tiempo o de forma automática, entonces ¿a qué se debe la generación de empleos? Hay muchos factores que intervienen para que las empresas privadas puedan generar un empleo, desde la ubicación geográfica de la economía en cuestión, México tiene la gran ventaja de compartir frontera con la economía más grande del planeta. Además, se debe de contar con infraestructura tanto de comunicación, como de trasportes, así como educativa, médica y hasta de entretenimiento. Por supuesto sin olvidar la calidad de mano de obra, la cual se da gracias a la capacitación, educación y formación académica. Aunado a esto debe de existir una certeza, brindada por la autoridad gubernamental, tanto en cuestiones jurídicas, impositivas, sociales y de rumbo económico.

Es cierto, según el director del IMSS que hoy nuestra economía cuenta con la mayor cantidad de trabajadores, disculpe la redundancia, trabajando como nunca antes sin embargo es necesario redoblar los esfuerzo en la generación de estos gracias a la cantidad de mexicanos que día a día se incorporan al mercado labora con la intención de obtener un empleo formal.

El mercado, los autos y el chocolate

Francisco Tobías

En el sistema capitalista el mercado es en ocasiones caprichoso, sus dos fuerzas, la demanda y la oferta tienen reglas y están en función de diversos y distintos factores.

Con el decreto presidencial para la regularización de autos “chocolate”, como le son llamados coloquialmente a los autos ilegales, habrá mexicanos que ganaran pero también otros que perderán por lo menos en el ámbito económico, en el ámbito de la legalidad perderemos como nación. Y es que al proponer regularizar los vehículos ilegales, tanto la demanda como la oferta de autos cambiarán afectando no únicamente el precio sino el patrimonio de quienes tienen en propiedad un vehículo legal y de manera distinta de quienes posean uno ilegal.

Para los clásicos el precio de las mercancías se genera o se debe por la escasez, bajo esta óptica al legalizarse la gran cantidad de autos, que ingresaron de manera ilegal a nuestro país, el precio de los vehículos usados se reducirá, pareciera que hasta todo esta bien. Es decir podremos comprar carros usados más baratos, sin embargo si profundizamos un poco más podremos darnos cuenta que no todo es en beneficio para la mayoría.

Por un lado algunos vehículos aumentarán de precio y estos serán los que al día de hoy están de manera ilegal en México, pues al poder tener sus papales “en regla” y poder plaquearlos el valor monetario de estos aumentarán sin embargo, los precios de los autos usados legales, es decir aquellos que fueron adquiridos como nuevos en alguna agencia automotriz y se han vendido una o más veces en el mercado de autos seminuevos sufrieran una depreciación, sí, es decir su precio bajará.

Algunas familias aumentarán su patrimonio familiar y otras sufrirán una pérdida en su patrimonio familiar.

Cierto es que todos queremos y necesitamos un auto, cierto qué hay familias cuyos ingresos económicos no les permite adquirir un vehículo nuevo o usado, motivo por el cual han recurrido al mercado de autos ilegales.

Pero también hay que señalar que los propietarios originales de autos legales han pagado impuestos como el IVA e ISAN, y que las “aportaciones” que realizarán  los dueños de autos “chocolate “ para regularizar su estancia legal serán contribuciones como las que año tras año pagan quienes tienen vehículos legales por medio del derecho vehicular.

Pareciera ser que en el mercado de autos en México habrá ganadores y perdedores, pero lo que no podemos pasar por visto es la manera es que lo ilegal se está convirtiendo en legal, ya que muchos de estos autos son introducidos a nuestro territorio por medio del crimen organizado y el origen de dichos autos no conocemos.

Bien por las familias que podrán aumentar por patrimonio familiar y ojalá convertir lo ilegal en legal no se convierta en algo tan tradicional de ese gobierno federal.

Página 1 de 9