Back to Top

contacto@nuestrarevista.com.mx

headerfacebook headertwitter
 

Los migrantes vistos desde allá

Francisco Tobías

Cuando leemos o escuchamos sobre el tema económico de la migración de nuestros connacionales a los Estados Unidos, pensamos en las remesas y como el dinero que ganan en aquella nación genera beneficios en la economía mexicana, sin embargo, es igual de interesante analizar lo que sucede del aquel lado de la frontera gracias al trabajo de los migrantes.

En la Unión Americana viven poco más de 45 millones de migrantes, entre legales e ilegales, representando casi el 14% de la población total, han logrado convertirse en una parte importante y fundamental para la economía norteamericana. Para dimensionar su importancia basta con decir que industrias como la de la construcción, la alimentaria y la de servicios se derrumbarían sin la participación de 11 millones de trabajadores migrantes que no cuentan con status legal de residencia. 

Es cierto que sin la participación de los migrantes la economía norteamericana no sólo se derrumbaría de hecho, fuera catastrófico tanto para los ciudadanos de ese país, para su economía, incluso para la economía mundial. Pero es igual de cierto que es inevitable que los migrantes dejen de participar en la aún más grande economía del mundo.

Los ciudadanos y residentes legales de nuestro vecino del norte cargan con un costo por la migración, ya sea legal o ilegal, ya que a esas personas que arriban se les tiene que proporcionar salud, alimentación, vivienda y educación, servicios que son de alguna manera cubiertos con los impuestos. Por ello se tiene estimado que en los próximos 10 años el gobierno norteamericano realicé un gasto de 7 billones de dólares con los cuales se pueda proporcionar trabajadores a su economía y estos mismos logren incrementar el consumo, para así hacer crecer su economía, entrando a un círculo virtuoso. 

Sólo los migrantes mexicanos contribuyen con 2.7 billones de dólares al año, según la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), por ello no es nada irracional que el gobierno norteamericano decida “gastar” 7 billones de dólares para los migrantes quienes multiplicaran esa cifra, logrando hacer crecer el consumo, la inversión, el empleo y el PIB.

En los Estados Unidos existe un exceso de demanda de trabajo, es decir hay más vacantes laborales que personas dispuestas a trabajar, los funcionarios del gobierno lo saben, los presidentes – candidatos lo saben por ello las “amenazas” electorales sobre la deportación masiva de migrantes ilegales, no son más promesas que no se pueden y no se van a cumplir.

La economía más grande, fuerte, enérgica no sólo hoy en día sino de la historia al final no es más que el resultado de la migración y eso es más certero que cualquier análisis económico.

 

El Concorde y el pozo

Francisco Tobías

La economía es una ciencia social que gira alrededor del individuo, de hecho sin la existencia de éste, la economía no existiera. Al estudiar la manera en que satisfacemos nuestras necesidades, dentro de un sistema económico, los economistas creemos que siempre se busca la maximización de las utilidades, es decir obtener el mayor beneficio al menor costo posible, sin embargo, no siempre actuamos de esa manera, incluso muchas decisiones las tomamos de manera intuitiva, automática o hasta involucrando sentimientos.

Un claro ejemplo de cuando un ente, ya sea individuo, gobierno, empresa u organismo, actúa de una manera distinta a la esperada por los economistas, cuando espera obtener los beneficios esperados después de hacer inversiones de tiempo, dinero y esfuerzo, continúa invirtiendo, esperando recuperar lo perdido.

A este comportamiento económico se llama la falacia del costo hundido y también es conocido como la falacia del Concorde, haciendo referencia al avión supersónico de pasajeros europeo, cuyo caso explica perfectamente lo que significa la falacia.

El avión Concorde fue desarrollado y fabricado por la empresa francesa que hoy se llama Airbus de manera conjunta con BAE System empresa de origen británico, con aportaciones importantes de los gobiernos de ambos países. Esta aeronave surcó los cielos desde 1976 hasta el 2003, su costo tanto de producción como de uso y mantenimiento era altísimo, pues recorría la misma distancia que un jet en la mitad del tiempo. Desde sus inicios no generaba utilidades económicas, después de una década las inversiones para el Concorde seguían aumentando, por las empresas y los gobiernos, llegó el Siglo XXI y las utilidades no se reflejaban en dinero, pero las inversiones seguían, ya que las empresas y gobiernos involucrados pensaban que ya habían invertido tanto dinero, tiempo y esfuerzo que era necesario continuar con el proyecto para así intentar reducir sus pérdidas. Fue hasta el 2003 con el último vuelo de este avión supersónico que se dejó de invertir en el proyecto, después de 27 años.

Acá por donde vivo cuando una persona está equivocada en lo que está haciendo le decimos: “Estas en el pozo y sigues escarbando”, esta es una forma mucho más coloquial para explicar lo que es la falacia del costo hundido, y hasta más rápida que un vuelo supersónico del Concorde.

¿RELIGIÓN = GUERRA?

Abraham Tobías

#DatoMamuco:

Después de Tailandia, Irán es el país que realiza

la mayor cantidad de operaciones de

cambio de sexo en el mundo

Las religiones han sido una fuerza poderosa a lo largo de la historia, moldeando las creencias, valores y comportamientos de las sociedades en todo el mundo. Sin embargo, también han sido una fuente de conflicto, a menudo utilizadas para justificar la guerra. Es necesario analizar el papel de la fe, y explorar cómo han sido utilizadas tanto como causa y pretexto para la violencia armada.

Es innegable, han sido el origen directo de numerosos conflictos a lo largo de la existencia de la humanidad. Las diferencias religiosas han llevado a tensiones y enfrentamientos violentos entre comunidades y naciones. Ejemplos históricos incluyen las Cruzadas en la Edad Media, donde la cristiana fue utilizada como justificación para la guerra contra los musulmanes en Tierra Santa.

Aunque estas diferencias han sido la causa directa de muchas guerras, también es importante reconocer que las religiones a menudo son utilizadas como pretexto, más que como su verdadera causa. En muchos casos, los líderes políticos y militares han manipulado las creencias de las personas para justificar sus agendas políticas y territoriales.

Además, las divisiones sectarias dentro de una misma creencia, también han desencadenado beligerancias, como ejemplo, el suscitado entre católicos que querían la independencia de Irlanda y los protestantes que eran pro-británicos en Irlanda del Norte, hostilidades que duraron aproximadamente 30 años enfrentaron. Un caso político alimentados por diferencias doctrinales y rivalidades históricas, lo que demuestra cómo las discrepancias de la fe pueden inflamar tensiones y conducir a la violencia.

Un ejemplo contemporáneo es Medio Oriente, donde la guerra entre Israel y Palestina a menudo se presenta como un enfrentamiento entre judíos y musulmanes. Si bien las diferencias religiosas ciertamente desempeñan un papel importante en esta guerra, también hay motivaciones políticas, económicas y territoriales en juego, lo que demuestra cómo la fe puede ser utilizadas como un pretexto conveniente para pugnas más amplias.

Sobre esto quisiera describirles las similitudes y diferencias de las tres religiones que en algunos periodos breves de paz han estado en conflagración.

Las tres son monoteístas, creen en una sola deidad suprema, lo entienden y adoran de manera ligeramente diferente, pero no solo eso, tienen un origen común, las tres son abrahámicas, es decir nacen de la creencia del Dios de Abraham, y para ser más claros, adoran al mismo Dios.

En Relación a los textos sagrados, el Antiguo Testamento es compartido entre cristianos y judíos, los seguidores de Cristo, además estudian el Nuevo Testamento y los musulmanes tienen el Corán que si bien no son iguales, muchos de los personajes mencionados en él son figuras compartidas de los dos libros que mencioné anteriormente, Moisés, Jesús o María. Las tres enfatizan la importancia de la ética y la moralidad en la vida diaria, así como la responsabilidad hacia los demás y la adhesión a principios como la justicia y la compasión.

Aunque comparten la creencia en un Dios único (el mismo), cada una tiene sus propias doctrinas teológicas distintivas. Por ejemplo, los cristianos creen en la Trinidad (Padre, Hijo y Espíritu Santo), mientras que los judíos y los musulmanes lo rechazan.

Los cristianos creen en Jesucristo como el Mesías y Salvador, mientras que los judíos esperan la llegada del Mesías y los musulmanes creen en la venida futura de Jesús como un profeta, pero no como el Hijo de Dios.

Hay algunas similitudes en las prácticas, como la oración y la caridad, cada religión tiene sus propias tradiciones y rituales únicos. Por ejemplo, los cristianos celebran la Eucaristía y los sacramentos, los musulmanes observan cinco oraciones diarias y el ayuno durante el Ramadán, y los judíos tienen festividades como el Shabat.

Las interpretaciones de la historia y las profecías difieren entre las tres. Por ejemplo, los cristianos ven la crucifixión y resurrección de Jesús como eventos centrales en la historia de la salvación, mientras que los judíos no lo hacen. Los musulmanes, por su parte, tienen su propio entendimiento de la historia y la profecía en relación con Mahoma y el Corán.

Estas similitudes y diferencias ilustran la complejidad y la riqueza de las tradiciones abrahámicas, y subrayan la importancia de la comprensión interreligiosa y el respeto mutuo en un mundo diverso y pluralista, aunque en realidad las tres han desempeñado un papel significativo en los conflictos bélicos a lo largo de la historia, tanto como causa directa como pretexto para la violencia. Es crucial evitar caer en simplificaciones que retraten a las religiones como inherentemente violentas. Al comprender mejor las diferencias, podemos trabajar hacia la promoción del diálogo y la resolución pacífica de disputas en todo el mundo y dejar de matarse en el nombre de Dios.

  1. @AbrahamTobias

La economía y los colores

Francisco Tobías

De manera reciente se han empezado a clasificar las actividades de la economía en colores, de acuerdo con factores y elementos comunes, esto con el objetivo de combatir el cambio climático, además de lograr una sostenibilidad y un desarrollo inclusivo. Este modelo

Debemos de recordar que en economía todo cambia, nada es permanente, y con seguridad se incluirán más colores en esta clasificación, pero actualmente se tiene la siguiente clasificación.

Por supuesto que al hablar de economía verde nos referimos a las actividades que buscan cuidar el medio ambiente, sin embargo, al referirnos a los océanos y mares se habla de la economía azul, mientras que las actividades de innovación tecnológica y de ciencia se engloban en la economía amarilla, con la economía naranja nos referimos a la cultura, actividades artísticas y a la propiedad intelectual, para hablar del consumo como factor prioritario de la economía se utiliza el color rojo, las actividades económicas de los adultos mayores se consideran en la economía plateada, por supuesto que la economía violeta hace referencia a la igualdad de género. En esta clasificación también se consideran aquellas actividades fuera de la ley las cuales están señaladas con el color negro, por su parte el color gris es utilizado para englobar aquellas actividades legales pero que no son registradas ante la autoridad.

Todos los colores juntos conforman un sistema económico, es necesario aclarar que un color sólo no es por sí mismo un sistema económico, incluso no podría estar aislado de los demás colores. Así como un solo color primario no es un arcoíris, un color económico no es economía.

Si bien dice la canción: “De colores se visten los cambios en la primavera”, pues de la misma forma se visten los cambios en la economía.

La llave de la inversión

Francisco Tobías

Del 1 de enero al 15 de abril del 2024 se han anunciado el arribo de 93 inversiones privadas a nuestro país, según la Secretaría de Economía, por un monto de 36,153 millones dólares, siendo la más grande la inversión que realizará FEMSA, conglomerado propietario de las tiendas de conveniencia llamadas OXXO, por un monto de casi 10 mil millones de dólares.

Casi 7 mil 500 millones de dólares se refiere a inversiones de ecommerce, es decir de comercio electrónico, generadas por Amazon y Mercado Libre, por su parte WalMart anuncio que invertirá en México más de 2 mil millones de dólares en sus tiendas de autoservicio. A pesar de que se contempla que las inversiones en el sector de servicios, como los señalados, sea grande, el sector manufacturero participa con el 54% de la inversión anunciada.

La inversión directa privada como la que se ha anunciado para México es indiscutiblemente el mayor y mejor detonante para la generación de empleos pues se ofrecerán 47,702 nuevos empleos cada uno de estos con una inversión “promedio” de poco más de 750 mil dólares es decir cerca de 13 millones de pesos.

La cifra es estratosférica, es decir, cada nuevo empleo que se generará en estos 93 nuevos proyectos empresariales costará a los inversores 13 millones de pesos, sin embargo, esto da muestra de lo calidad de mano de obra especializada que tenemos en nuestro país, pues la gran mayoría de los empleos que se ofertarán serán especializados. Por ello es imprescindible que se desarrollen políticas públicas en el tema de la educación superior para poder ofrecer en el mercado laboral profesionistas con conocimientos y habilidades desarrolladas que permitan seguir atrayendo empresas e inversiones a México.

Definitivamente el efecto que tendrán estas inversiones va más allá de la generación de los empleos directos pues estos a su vez contribuirán al crecimiento del consumo y por lo tanto del PIB ocasionando que se requieran más inversiones para poder satisfacer la demanda y así se generarían más empleos.

Se estima que la inversión extranjera directa (IED) para el 2024 sea mayor a los 40 mil millones de dólares gracias a la red de tratados comerciales con los que contamos en México y al fenómeno del nearshoring, con lo que se logrará un crecimiento económico.

Una llave para abrir la puerta a la productividad, a la innovación, a la importación de tecnología y por supuesto a la generación de empleos es la inversión extranjera directa.

Página 1 de 22