Rubén Aguilar Valenzuela
En 2020, el PIB por habitante cayó en 15.3 % con relación al año anterior a consecuencia de la pandemia y del manejo que el gobierno ha hecho de ella, para situarse en el nivel más bajo de los últimos 11 años, según el INEGI.

La riqueza generada por el país fue de 23.1 billones de pesos, poco más de un billón de dólares, que si se divide entre los 126 millones de mexicanos, de acuerdo al último censo, da un promedio de 8,537 dólares por habitante.

En 2019 el promedio fue de 10,079 dólares, que son 1,542 dólares menos en 2020, para ubicarse en el indicador más bajo desde la crisis económica de 2009, cuando cayó a 7,979 dólares por habitante.

El PIB por habitante o per cápita, que es como se le conoce, es de 60,000 dólares en Estados Unidos y de 42,000 en Canadá ya descontado el efecto de la pandemia.

Con relación a América Latina el PIB per cápita de México está por debajo de los 15,300 dólares en Uruguay, los 12,600 dólares en Chile y los 11,600 dólares en Costa Rica.

Es una cantidad semejante a la de Argentina con un PIB per cápita de 8,400 dólares y por arriba de Brasil con 6,500 dólares, de Perú con 5,800 dólares, de Colombia con 5,200 dólares, de Paraguay con 4,900 dólares, de Bolivia con 3,300 dólares y Venezuela con 1,700 dólares.

La caída del PIB per cápita en México es consecuencia de la pandemia y del manejo económico y de salud que ha hecho el gobierno y también de la depreciación del peso frente al dólar que ha pasado de 19.26 pesos promedio por dólar en 2019 a 21.49 en 2020. Está representa una pérdida del 11.6 %.

De acuerdo al FMI y otros organismos nacionales e internacionales en 2020, el PIB de México tuvo un crecimiento negativo del 8.2 % que es la caída más profunda desde 1932.

El promedio de los 8,537 dólares por habitante no registra la muy desigual distribución del ingreso que existe en el país. La diferencia del ingreso entre el 20 % de la población más pobre y el 20 % de la población más rica es de 50 veces. La crisis económica y de salud profundizó la desigualdad.

La caída del PIB y con ello la del PIB per cápita expresa los niveles de contracción de la actividad económica y las consecuencias de la misma en el aumento de los niveles de pobreza y desempleo, que regresan al país por lo menos diez años atrás.