Héctor Reyes

Esta semana volvió a surgir un nuevo asesinato masivo en los Estados Unidos.

La rabia, la impotencia y la tristeza nos enlutó nuevamente. La cercanía de Uvalde Texas con Coahuila, hace que este hecho duela hasta el alma y nos haga pensar, que estamos haciendo mal, como sociedad.

Este jueves se ha dado a conocer que Joe García, esposo de Irma García, una de las maestras que fue asesinada en el tiroteo, ha muerto este jueves de un ataque al corazón. Joe e Irma estuvieron casados por 24 años y tenían 4 hijos, según ha confirmado la familia a través de sus redes sociales. 

A medida que las horas pasan, el escrutinio se ha centrado en el actuar de la policía. Ese jueves, la Policía Estatal ha declarado que dos agentes locales fueron heridos al intentar detener al autor de la matanza en la escuela primaria Robb, según ha revelado The New York Times. 

La policía estatal dijo que hasta el momento no han encontrado ningún motivo aparente ni ninguna señal de advertencia que hubiera predicho que Salvador Ramos cometería tales atrocidades. 

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha anunciado que viajará a Texas junto a su esposa este domingo para acompañar a las familias de las víctimas de la matanza de la escuela primaria Robb, en Uvalde.Familiares, amigos y vecinos de los fallecidos en el tiroteo han participado en una vigilia el miércoles por la noche para rendir homenaje a las 21 personas que fueron asesinadas, la mayoría de ellas, niños. 

Entre llantos y mucho dolor, los miembros de la comunidad condenaron el ataque y recordaron a sus seres queridos, víctimas del ataque escolar más mortífero en casi una década. 

El martes pasado, un aparente joven tímido, Salvador Ramos, entró en la escuelay se atrincheró en un aula, donde mató a 19 niños inocentes y a dos profesoras e hirió a otras personas, antes de ser abatido por la policía. No tenía antecedentes ni historial de enfermedades mentales. Ramos compró dos rifles de asalto el día que cumplió 18 años, y avisó de sus planes por redes sociales: primero a una desconocida en Instagram y después en su cuenta de Facebook. El joven había abandonado la escuela secundaria y vivía con sus abuelos. 

Dora Mendoza, abuela de Amerie Jo Garza, una niña de 10 años que murió en la matanza de Texas, ha exigido al presidente Joe Biden y al gobernador Greg Abbott poner fin a la violencia armada en Estados Unidos. "Señor Biden, gobernador Abbott, por favor, escuchen nuestros gritos", ha dicho Mendoza a Univisión. "No se olviden de nosotros, no se olviden de los niños inocentes, como mi nieta", ha agregado.

Las declaraciones se han producido después de que Biden anunciara que irá a la zona de la tragedia en Uvalde el próximo domingo. Amerie Jo Garza fue asesinada tras hacer una llamada de emergencia al 911 para alertar del tiroteo. "No dejen que una tragedia como esta vuelva a ocurrir", ha reclamado Mendoza.

Una verdadera historia de terror, por mientras el dolor sigue ahogando a los habitantes del condado de Uvalde y a muchas personas más…ojalá ahora si los senadores y el pueblo norteamericano, hagan algo al respecto.

Punto y aparte

Un gran reconocimiento a las y los brigadistas que han estado al pendiente de los distintos incendios forestales que se suscitaron en la región. 

Su gran trabajo, dedicación y además, esfuerzo es de reconocerse. Muchas Gracias y a cuidar nuestros bosques.

Buen fin de semana, es la final de la champions, ¿A quien le va amable lector, al Liverpool o al Real Madrid?

La frase: “El más grave problema de comunicación es que no escuchamos para comprender, escuchamos para responder”. 

¡Ánimo!

 

Twitter:_hreyes