Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

28Abril2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

José Ángel Rodríguez Canales

José Ángel Rodríguez Canales

Soy originario de Saltillo Coahuila. Como muchos saltillenses, curse mi bachillerato en el Colegio Ignacio Zaragoza. Al terminar la preparatoria, decidí estudiar para Licenciado en Derecho en la prestigiada Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Autónoma de Coahuila. Mi máximo orgullo es haberme recibido de esta institución con Mención Honorifica. Como estudiante recibí la Presea “Juan Francisco García Cárdenas” al Merito Académico por parte del Consejo Directivo, en el año del 2003. Fui vicepresidente de la Sociedad de Alumnos “Antonio Caso”, organizador de Congresos Nacionales, Seminarios Políticos, y Coordinador Estudiantil de los festejos del 60 aniversario de esta Facultad. Estudie una Maestría en Derecho Público Comparado en la Universidad de Duke en los Estados Unidos. En dicha institución me impartió la cátedra “Políticas del Congreso” el entonces Senador y ahora Vicepresidente de los Estados Unidos, Joe Biden. Mis maestros y compañeros me distinguieron como Orador Principal en la ceremonia de Graduación de la Generación 2006 de Licenciados, Maestros y Doctores en Derecho. Tuve la oportunidad de estudiar un Postgrado en Administración y Políticas Públicas, con especialidad en estudios comparados por la London School of Economics and Political Science, en Londres Inglaterra. En esta reconocida Universidad fui Coordinador de la XII Semana Mexicana, así como Secretario de la Sociedad de Estudiantes Mexicanos en Londres. Recibí mi título en Noviembre del 2009 con Mención de Alto Merito. Soy catedrático en la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Autónoma de Coahuila. He impartido los cursos Técnicas de Estudio para estudiantes de Derecho, Sistemas Jurídicos Contemporáneos, Derecho Americano y Canadiense, y Derecho Romano. Escribo los domingos en Zócalo Saltillo la columna Sobre La Marcha, donde pretendo dar una opinión sobre temas de coyuntura nacional e internacional. Ojalá disfrutes mis artículos y espero tus comentarios en j.a.rodriguez-canales@lse.ac.uk Gracias y buena suerte!

URL del sitio web:

Domingo, 05 de Mayo de 2013 21:47

Un trago de pulque

 

¿Qué tan importante es realmente la imagen pública, y una adecuada asesoría al respecto? Recientemente tuve la oportunidad de asistir a una conferencia sobre este tema, impartida por el especialista Enrique Sánchez. En su exposición, utilizó una analogía adecuada para las pasadas elecciones del 2012. El ejemplo es tan interesante e ilustrativo, que le pedí la autorización para compartirlo en este espacio, petición a la que amablemente accedió.

Por. J. Enrique Sánchez.

“En la mitología azteca, el señor y la señora de la Dualidad Ometecuhtli y Omecihuatl, tuvieron cuatro hijos encarnaciones del sol.

“EL rojo Xipe Totec, El negro Tezcatlipoca que era amo y señor de la noche, El azul Huitzilopochtli Dios guerrero que reclamaba continuamente derramamientos de sangre en su honor; y el blanco Quetzalcóatl que por su enorme sabiduría era de piel y barba blancas y considerado el dios civilizador que no deseaba sacrificios humanos en su honor; su reino era el claro atardecer.

“A ellos les fue encomendada la tarea de crear el mundo, de dar vida a los otros dioses y finalmente a la raza humana que los adoraría por la eternidad. Cada uno de ellos representaba un orden, un tiempo, un espacio, un punto cardinal y un color.

“Cada hermano comenzó su mundo, cuatro soles y cuatro humanidades fueron sucesivamente creadas y destruidas.

“La primera humanidad fue devorada por tigres, la segunda convertida en monos, la tercera transformada en pájaros, la cuarta, convertida en peces.

“Quetzalcóatl la última esperanza de lograr el cometido descendió a los infiernos y robo una astilla de hueso de una de las humanidades anteriores y la roció con su propia sangre; el señor de la morada de los muertos le arrojó miles de codornices, pero no pudo detenerlo; entonces le lanza una maldición en la que los demonios intentaran engañarlo por siempre para que en algún momento ordenara sacrificios humanos y lanzara “guerras floridas” que reclamaba su hermano Huitzilopochtli. Pero el amor de Quetzalcóatl por los hombres no le permitió sacrificar en su nombre más que animales, culebras, pavos o mariposas y todos ellos consagrados al Sol.

“Quetzalcóatl gobernó su imperio con benevolencia y sabiduría, siendo el líder por excelencia que todos amaban.

“Ante la maldición que le fue profanada, tres hechiceros lograban persuadir a un anciano para que convenciera al dios de tomar una bebida que ayudaría a sanarlo; esta bebida resultaría ser el famosísimo pulque; Quetzalcóatl acepta la bebida del anciano y queda embriagado, camina por la ciudad de Tula, maldiciendo, humillando y teniendo sexo con mujeres. Al siguiente día en una resaca física y moral decidió marcharse avergonzado hacia la orilla del mar en las costas del Golfo, allí desapareció Quetzalcóatl para siempre ante el llanto de su pueblo.

“Así en Quetzalcóatl podemos ver en la actualidad que el daño mas significativo que se le puede hacer a un gobernante o funcionario, es en su imagen pública; ninguna estrategia de sus enemigos e incluso de su propio hermano fue tan eficiente como la fraguada para que él mismo se exhibiera ante los ojos de su pueblo. Dice un axioma de la Imagen Pública que la imagen es relativa; es decir, hoy somos y mañana seremos otra cosa. La percepción de imagen es tan cambiante que debemos reforzar nuestros mensajes de manera continua para que podamos construir un prestigio.

“Como ejemplo podemos recordar que en la campaña presidencial, ningún candidato pudo restarle mas puntos de preferencia por el voto del ahora presidente Enrique Peña Nieto, que él mismo; los puntos que perdió en su momento fueron a raíz de errores propios; como la conferencia de prensa en la feria internacional del libro o cuando intentó hablar en inglés.

“No importa cuánto tiempo estemos en el poder ni cuan buen posicionamiento tengamos, mantengamos los ojos abiertos porque siempre habrá alguien cercano con una sonrisa que nos ofrecerá un buen trago de pulque. Buen día”.

@enriquecrown

El ejemplo es valioso y claro. Vale la pena tenerlo en cuenta, pues todo ejercicio electoral en el futuro llevará este elemento... Como un trago de pulque.

 

Domingo, 21 de Abril de 2013 21:54

Ventajas competitivas

Uno de los periodistas más destacados en la actualidad es el canadiense Malcom Gladwell. Ensayista de la prestigiada revista norteamericana “The New Yorker”, alcanza el reconocimiento internacional con la publicación de cuatro libros, todos ellos con críticas sobresalientes, y gran nivel de ventas. Gladwell tiene el talento de unir temas inverosímiles, en su afán de explicar los sucesos más extraños. Pero el que es considerado su mejor libro se titula “Sobresalientes: La verdadera historia del éxito” En el mismo Gladwell busca contestar ¿Qué tienen en común los individuos que logran el éxito? 

El argumento principal echa por la borda la acepción de que la inteligencia es el principal ingrediente para triunfar en la vida. Explica que el éxito es el resultado de coyunturas que pueden ir desde el lugar en que naciste, la vocación, un proceso de aprendizaje, la capacidad de establecer relaciones humanas, y hasta la posibilidad de haber invertido 10 mil horas en el perfeccionamiento de una actividad determinada. 

Entre los ejemplos que menciona, hay uno de llamar la atención.

La creencia de que los niños asiáticos son los mejores en matemáticas esta tan arraigada que es difícil ponerla en entredicho. Los niños provenientes de la India, China, Corea del Sur, y de Japón, siempre obtienen los mejores resultados en el Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA). En contraste nuestros niños, al igual que el resto de los países latinoamericanos son de los peores evaluados. 

A Gladwell no le bastaba la explicación de que estos niños nacieron mágicamente más inteligentes que los que nacieron en otros rincones del mundo. Decidió ir más a fondo, y encontró un hallazgo verdaderamente extraordinario: Existe una correlación entre el idioma, y obtener altas calificaciones en matemáticas. 

Lea usted, estimado lector, los siguientes números: 4,8,5,3,9,7,6. Si separa su vista de ellos durante cinco segundos; y trata de memorizarlos, es poco probable que lo logre. Mucha gente no puede ni terminar de leer esos números en ese tiempo. Mucho menos recordarlos. En cambio, la mayoría de los dialectos asiáticos, cortos en su nomenclatura, les permite memorizarlos con gran facilidad. Nosotros invertimos más tiempo en memorizar y en escribir estos números. Nuestro lenguaje construye los números de una manera más compleja que los asiáticos. Decimos once y no diez y uno, por citar un ejemplo. 

Eso no ocurre en la mayoría de los lenguajes de los países asiáticos. Ellos sólo suman dígitos para contar. Es decir, once serian diez y uno. Este hecho provoca que los niños asiáticos aprendan a contar, sumar y restar mucho más rápido y con mayor eficacia que los occidentales. Desde ahí nace una actitud diferente a las matemáticas, que la mayoría de nuestros niños repelen casi naturalmente. 

Además del obstáculo del lenguaje, existe el problema de cómo pensamos acerca de las mismas. En nuestras escuelas, relacionamos inteligencia con rapidez. Existen maestros que ponen a competir a sus alumnos a ver cuál resuelva más rápido un problema determinado; y el que lo logra es un genio, y el que no un tonto. 

Esto es un pensamiento dañino, y que poco ayuda a un modelo educativo. Esto no ocurre en un país como Corea, que buscó pequeñas ventajas competitivas como la descrita anteriormente, las aprovechó, y orientó a redefinir su sistema educativo.

En Corea del Sur entendieron que la posibilidad de crecimiento econoómico está directamente ligada a la educación. Aumentaron su año escolar a 220 días efectivos de trabajo, incluyendo los sábados. En los países latinoamericanos, es de 160 días en promedio, para entender el contexto del cambio. Los niños coreanos están estudiando hasta 14 horas por día, incluyendo los sábados. Ellos son ya el primer país en que sus alumnos han dejado atrás los cuadernos para utilizar tabletas digitales. Y desde hace más de 20 años, decidieron revisar currículos y métodos de aprendizaje, con el enfoque en el individuo. Para ello hicieron sendas reformas, tales como incrementar dramáticamente la inversión a la educación, introducir como obligatorio lengua extranjera y uso de la tecnología, y muchas otras similares. Hace décadas se encontraban en una situación peor a la nuestra. Hoy día, en términos sociales y educativos, nos superan con creces. Y todo porque comprendieron los efectos de un pequeño hallazgo. 

Podemos aprender mucho si nos damos a la tarea de buscar ventajas competitivas propias como las que Gladwell encontró. Si además las aprovechamos para redefinir un sistema, como hicieron los coreanos, sería posible cambiar el perfil socioeconómico de nuestro país. Un hallazgo, un esfuerzo, un gran resultado. Corea del sur es un ejemplo de que la fórmula funciona. Y nosotros… ¿Cuándo?

Lunes, 15 de Abril de 2013 09:21

El impacto de las instituciones

 

¿Por qué diferentes países tienen diferentes destinos? ¿Por qué algunos países presentan altos estadios de desarrollo mientras otros parecen condenados a un permanente fracaso? Estas complejas interrogantes no pueden tener una única respuesta. Diversas disciplinas tendrían que ser consideradas en la elaboración de un argumento remotamente aproximado. Pero dos personas se dieron a la tarea de contestar estas preguntas; y el resultado ha obtenido el reconocimiento internacional. Se trata del economista Daron Acemoglu, y el politólogo James Robinson. Ellos unieron esfuerzos y conocimientos para dar a luz a una importante y novedosa explicación en torno al desarrollo social. 

 

Su argumento se engloba en el libro “Porque las naciones fracasan”. Acemoglu y Robinson tuvieron el mérito de ir más allá de las concepciones históricas o culturales para enfocarse en un elemento anteriormente menospreciado: el impacto de las instituciones. Cómo ya lo había pronunciado Douglas North, al definir en las instituciones las llamadas reglas del juego; es éste el verdadero, aunque menospreciado elemento que determina los destinos de una nación. El libro en cuestión las ratifica en el tema de la desigualdad. 

 

“La prosperidad y la pobreza van más allá de la cultura o la ubicación geográfica. Todos los países son ricos o pobres por las mismas razones. Durante décadas, la idea más acertada era que los desafíos para el desarrollo de un país eran una cuestión cultural, o derivada incluso de traumatizantes acontecimientos históricos. Es acerca de decisiones y de cómo han sido gobernados los países, a través de instituciones e incentivos adecuados. Las instituciones determinan a la sociedad. El elemento histórico es válido únicamente desde el punto de vista de cómo se desarrollaron las instituciones” Afirman los autores categóricamente, y en plena conciencia de las implicaciones del punto. 

 

El planteamiento del libro representa una posición clara respecto a un largo debate académico acerca del impacto real de las instituciones y la acción gubernamental en un lugar y tiempo determinados. El libro tiene además el mérito de plantear numerosos ejemplos. Uno en particular ocupa buena parte del libro, y hace alusión directa a nuestro país. Consiste primeramente en un estudio comparado entre Nogales, Arizona, y Nogales, Sonora. Dos municipios con amplias similitudes entre la gente, cultura, y geografía, y sin embargo sus destinos en materia de igualdad y pobreza, son tan disímiles. Acemoglu y Robinson inician su análisis desde los tiempos de la conquista por parte de los españoles, y de las instituciones que éstos utilizaron, que tenían el punto de la acumulación de la riqueza, y la explotación de los indígenas. “Fueron éstas diseñadas con el fin de convertir a España en un rico y poderoso imperio, pero a la par convirtieron a Latinoamérica en el continente más desigual del mundo, y mermaron para siempre su potencial económico”. Duras palabras que encierran una realidad innegable. 

 

Fueron también las múltiples constituciones y las pugnas del poder del siglo 19, las que en buena medida dieron origen a las instituciones que, según los autores en cuestión, crearon un clima de inestabilidad, y desequilibrio social en nuestro país. “Se definió en el debilitamiento del Estado mexicano, con poca autoridad, y poca capacidad para recaudar impuestos, o proporcionar servicios públicos. En conclusión, son las instituciones las que determinan el éxito o fracaso de los países”

 

Si bien parece desalentadora la exposición respecto a nuestro país, el libro también explica que las instituciones pueden crear un círculo virtuoso en el que las instituciones políticas y económicas vayan de la mano, y sean incluyentes para toda la sociedad, bajo el apotegma de la cooperación. En un capitulo adicional, propone “Los países que prosperarán en el futuro serán aquellos cuyas instituciones que incentiven el ahorro, la inversión, la innovación, y la cooperación. Es momento de que todos los gobiernos tomen nota: Instituciones, instituciones, instituciones” concluyen enfáticos los autores.

 

Parece que la opinión comienza a tener eco. Con la fórmula bien conocida, hoy a nivel local y nacional se habla más que nunca del fortalecimiento institucional, como una prioridad a la par de las mayores necesidades sociales. Nuevas leyes, nuevos mecanismos de coordinación, nuevas formas de cooperación se emplean día con día buscando revertir el rezago histórico al que injustamente fuimos condenados. El impacto de las instituciones será más favorable, si lo entendemos en tiempo, sociedad y gobierno desde hoy. Es ésta la era de los acuerdos, un indiscutible avance institucional. Esto conlleva la responsabilidad de los ciudadanos de involucrarse, de informarse, y participar en los procesos gubernamentales y políticos. Que así sea, pues un mejor porvenir para nuestra patria, está de por medio.

 

 

 

Domingo, 31 de Marzo de 2013 23:11

Siete décadas enseñando

Esta semana, la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Autónoma de Coahuila llega a su aniversario número 70. Son siete décadas en las que esta emblemática institución ha cumplido con su misión de formar jóvenes en el estudio del Derecho; y a la vez se ha constituido como una guía reflexiva de la realidad estatal y nacional. Por ello, la ocasión es ideal para avizorar lo que ha sido para nuestro estado Jurisprudencia, en vista de sus componentes torales: sus estudiantes, sus maestros, sus egresados, y su papel como espacio de opinión y debate.  Sin duda uno de los más trascendentales recintos de educación superior en el norte de México, y un motivo de orgullo para quienes formamos parte de esta comunidad universitaria. 

Decía Martin Bohmer que “La Facultad de Derecho es el único ámbito donde es posible incidir en la cultura jurídica y política de una comunidad. Ahí se construye y reproduce la cosmovisión de abogados, jueces, legisladores, y funcionarios. Por ello, la enseñanza de esta disciplina, es el más alto honor para un maestro; y el estudiante, un elegido de la sociedad misma”. Son palabras que encierran el valor social que Jurisprudencia ha transmitido en Coahuila durante 70 años. 

Esto no sería posible sin sus estudiantes. Desde su ingreso, el alumno de leyes es parte ya de una historia más grande que sí mismo. Ésta se forma en la amistad con sus compañeros. En la preparación de las fichas de estudio. En la tensión y crecimiento de los exámenes orales. En su activa participación activa en la política estudiantil. Y es, ante todo, la esperanza de un futuro mejor para nuestro entorno. Saben que en sus aulas han estudiado también gobernantes, próceres, estadistas, abogados reconocidos, hombres y mujeres destacados, y personas de bien; y están conscientes que en los pasillos que día a día recorre se han construido anécdotas de éxito que hoy siguen vigentes. El alumno es el ideal, la vivencia, y la ilusión de Jurisprudencia.

El catedrático, es el responsable de la formación académica de los alumnos, de la investigación; y el conocimiento elogiado de la ciencia jurídica. Es quien con sus ideas, filosofía, criterios, y modos, el que contribuye a desarrollar el quehacer del alma mater. El maestro es, como lo señala Montiel y Duarte “Quien ilustra el entendimiento, perfecciona el corazón, y suaviza las costumbres”. Es el que se prepara continuamente con el fin de dejar huella en el aula, aportar a su disciplina, estar a la altura de sus predecesores, y favorecer a la experiencia universitaria en su integridad. Es el primer ejemplo de los futuros abogados coahuilenses, y quien ve en el cumplimiento de su vocación, su mayor divisa. 

Jurisprudencia es del mismo modo, una escala de impacto para la sociedad coahuilense, a través del desempeño de sus egresados. Abogados reconocidos que se destacan en el ejercicio libre de la profesión, el Gobierno, la política, la academia, el periodismo, la impartición de justicia, la labor legislativa, la academia, la fe pública, y la labor ciudadana. Son profesionistas preparados, con una visión integral de la realidad, y una inminente consciencia social. Conforman una comunidad empática, conocedora, y líder en diversas áreas de trabajo. Son la carta de presentación, y el mejor signo de la distinción educativa de la escuela.

Asimismo, a facultad es una destacada tribuna de opinión y participación social. 

A través de los años, se ha constituido como el foro más importante del estado, en el cual cientos de ponentes han expuesto sus visiones acerca de temas de toda índole. Políticos nacionales de todas las corrientes ideológicas, diplomáticos, historiadores, politólogos, juristas, miembros de la sociedad civil, empresarios, por mencionar algunos; han hecho de la escuela el recinto por excelencia de opiniones, discusión y diálogo. El alumno se ha acostumbrado a ver grandes figuras en su vistoso auditorio, a escucharlos en viva voz y aprender de ellos. Es un elemento que simboliza la identidad social de la institución. 

Esto ha sido en 70 años Jurisprudencia para sus alumnos, maestros, egresados, y para la sociedad coahuilense. Durante los próximos meses, la administración que encabeza el director de la Facultad, el doctor Luis Efrén Ríos Vega, llevará a cabo diversos eventos para conmemorar acordemente esta significativa fecha. Aún le quedan muchos años a esta institución para enriquecer su historia, asumir nuevos desafíos y contribuir al crecimiento del estado. Ésa debe ser su misión, pues como también lo dijo Luis Gómez Romero “En la noble enseñanza del Derecho, y la fortaleza de sus escuelas, se encuentra el futuro mismo de la patria”. 

¡Enhorabuena Jurisprudencia por estos 70 años! Ubi Jus Ibi Societas.

Domingo, 17 de Marzo de 2013 22:28

El Reto de la Mujer Hoy

Hace una semana se conmemoró el Día Internacional de la Mujer. A razón de ello, diversos periódicos y publicaciones dedicaron sus páginas a explicar la evolución de esta celebración, y a destacar cuáles han sido los temas de mayor relevancia para la mujer a lo largo de los años. De entre ellos, la Organización de las Naciones Unidas ha destacado la igualdad de oportunidades, el acceso a la educación, y la prevención de la violencia intrafamiliar, por mencionar algunos.

Lo anterior invita a la revaloración del debate. ¿Cuáles son los principales retos que enfrenta la mujer en la actualidad? No existe una respuesta sencilla a esta interrogante. 

Pero sin duda, un desafío persistente, en toda época, es la tarea de equilibrar una satisfactoria trayectoria profesional, con labores propias del hogar, concretamente, la crianza de los hijos. “Las mujeres buscamos la realización por medio del trabajo, pero de alguna manera, también se nos exige que nos hagamos cargo del hogar, de los hijos, de sus estudios, y de que crezcan con valores. Y esta no es una labor sencilla. A veces no hay tiempo para todo, y ello es frustrante”, declaró para Discovery Mujer, la psicóloga argentina María Isabel Jaramillo.

Y está en lo cierto. Equilibrar hogar y trabajo de manera adecuada puede llegar a ser una auténtica proeza. Este elemento fue identificado por la politóloga norteamericana Anne Marie Slaughter; quien utilizó sus propias experiencias para escribir uno de los ensayos más influyentes del año pasado. Lleva por título “Por qué las mujeres aún no podemos tenerlo todo”, y es en buena medida una descripción de las dificultades que ella misma enfrentó para balancear las labores propias de una alta posición en el Gobierno norteamericano, con la crianza de dos hijos adolescentes. 

El ensayo comienza con un relato de cómo Slaughter se preparó durante toda su vida para ser una académica reconocida en materia de Política Exterior. Narra los retos que enfrentó para graduarse y ser decana de la prestigiada Universidad de Princeton; y cómo tras muchos años de trabajo, el presidente Barack Obama la invitó como directora de Planeación en la Secretaría de Estado. Un puesto largamente ambicionado por ella. Pero al mismo tiempo ilustra que la oportunidad le llegó siendo madre, y cómo su preocupación era su hijo de 14 años, quien empezaba a presentar problemas de adaptación en la preparatoria. 

Slaughter entendió que tarde o temprano debía tomar una decisión. Y encontró que en su familia tenía su razón más importante. El ensayo tiene el mérito de criticar la falta de flexibilidad del ambiente laboral; y propone un cambio de cultura y de conceptos tanto en lo que involucra una carrera exitosa, como lo que son los valores familiares tradicionales. 

Concluye señalando que hoy en día la mujer toma decisiones profesionales no en base a su capacidad, sino a la posibilidad de balancear su vida familiar, y que esto es grave. “Recibí muchas críticas... Pero creo que la peor parte es que nos estamos privando del talento de miles de mujeres trabajadoras por esta situación. Y miren si no: menos de 20 mujeres son cabezas de Estado, y sólo el 17% de las secretarias federales en el mundo son ocupadas por mujeres. Es un tema que necesita discutirse”, afirmó Slaughter para la revista norteamericana “Foreign Policy”.

Su punto tuvo impacto, y recibió atención mediática en el vecino país. Tuvo la habilidad de traer a colación un tema que de alguna manera vemos todos los días, pero que difícilmente exploramos a fondo. Es necesario discutir estas ideas en todos los niveles, desde el hogar hasta el Gobierno, y el continuar los trabajos rumbo a una sociedad más igualitaria, y justa, en la que la participación de la mujer tenga el rol que se merece, y del que nos beneficiamos todos. 

Pero la referida Salughter lo dijo mejor: “Hay que adoptar cambios en el enfoque. La experiencia de una madre que trabaja puede resultar invaluable, más allá de las metas laborales de la propia mujer. En los gobiernos, en las empresas, si se adoptaran pequeños cambios en horarios y organización, se verían las ventajas de contar con mujeres en el trabajo”. Y tiene razón. Por fortuna, plantear el tema es el primer paso. El reto de la mujer hoy es que se brinden las condiciones reales para que ésta asuma el rol y el reconocimiento que le corresponde en la sociedad actual. Ése sería el mejor regalo, y sin duda, la mejor manera de celebrar el Día de la Mujer en un futuro no muy lejano.

Domingo, 03 de Marzo de 2013 21:27

Las posibilidades del desarrollo sustentable

¿Puede el cuidado al medio ambiente ser un factor para detonar los cambios que un país necesita? Durante décadas, ambientalistas han argumentado que sí. Con estrategias adecuadas, el desarrollo sustentable puede impactar favorablemente a otros ámbitos de la agenda nacional tales cómo la economía, o la creación de empleos. Pero pocas veces encontramos ejemplos en los que este tema crea profundas transformaciones políticas. El pasado año ocurrieron dos acontecimientos que merecen la atención. De ellos se desprende la manera en que la convicción aunada a una causa justa, en este caso la materia ambiental, puede presentar dividendos extraordinariamente diversos y positivos para la transformación de una sociedad determinada. 

El primer ejemplo es el de ambientalista chino Ma Jun. Formado en las trincheras del periodismo editorial, Jun ha sido uno de los principales críticos de la falta de interés por el medio ambiente que ha mostrado el régimen chino. Su interés por el tema se originó en una sencilla pregunta ¿Por qué el cielo en nuestro país no es azul? La abordó en diversas columnas, pero él sabía que necesitaría elementos para contestarla con conocimiento de causa. Fue así como fundó el Instituto de Asuntos Públicos y Ambientales, uno de los principales think tanks en el mundo, especializado en el tema. Con ayuda de numerosos expertos, Jun se dio a la tarea de investigar las violaciones que diversas empresas cometían en materia ambiental en el gigante asiático, ante la indiferencia del Gobierno. En entrevista para una publicación norteamericana, Jun declaró: “Para captar el interés en nuestras acciones, el primer paso fue el de explicar que tan severo era en realidad el problema de la polución en nuestro país. Encontramos más de 90 mil violaciones con responsabilidad directa distintos órdenes de gobierno. Ahora estamos enfocados en involucrar a los ciudadanos para que le exijan al partido comunista que tome cartas en el asunto”. Diversos expertos, opinan que el trabajo de Jun rebasaría el espectro del mero desarrollo sustentable. Gracias a sus investigaciones, ya se han adoptado políticas públicas en salud, regulación, y hay quienes consideran que pudiera ser hasta un detonante de la inminente democratización de China. Y todo como una consecuencia a la defensa ambiental. 

El siguiente caso en cuestión, es quizás más impresionante. Es la historia de la activista rusa Yevgenia Chirikova. Ella misma ha afirmado que jamás sintió afecto por la política. Su carrera es la administración de empresas, no la vida pública. Sin embargo, en el ya lejano 2007, se encontró con una pila de árboles recién cortados cerca de un parque donde solía correr. El momento fue revelador: había encontrado una nueva vocación en su vida, la defensa del medio ambiente. Chirikova realizó entonces un acto sin precedentes en la cultura política de Rusia, decidió organizarse e involucrar ciudadanos en su cometido de salvar un bosque. Cuando miles de personas acudieron a sus eventos, incluido Bono el líder de la célebre banda U2, el Gobierno ruso respondió a las demandas, aunque de una forma poco convencional. Chirikova fue encarcelada en numerosas ocasiones, y a este hecho se le dio lectura política. Los eventos de Chirikova, se convirtieron en sendas protestas, y en una participación política inusitada para los fines de una sociedad más justa y abierta. Se convirtió en una cara mundialmente conocida, y en la principal opositora de Vladimir Putin. “No me gustan las revoluciones. Pero estimó que lo que logramos aquí fue la protesta más hermosa, pacífica, e inteligente que el mundo ha visto”. Y todo con el tema ambiental como punta de lanza para mejores realidades en Rusia.

En México, recientemente se presentaron temas para la agenda en materia ambiental. El presidente Enrique Peña Nieto recientemente instaló la Comisión Intersecretarial de Cambio Climático, con la intervención de 13 secretarias, y con un presupuesto propio; con el objetivo de hacer del país un significativo líder en este tema a nivel mundial. Indicó además que se cuenta con estrategias para equilibrar el desarrollo industrial con el cuidado al medio ambiente; y se comprometió a sembrar 180 millones de árboles, como parte de un ambicioso programa de desarrollo para bosques. Son acciones que potencian las posibilidades de desarrollo sustentable y que requieren la participación de todos para ser exitosos. Pueden ser en un futuro casos interesantes, si hay voluntad, liderazgo, convicción, y conocimiento de causa en el tema. Un cambio cultural, que nos ubique a la par de otros países en este rubro está hoy a nuestro alcance; pues el tema cuenta con aceptación y esfuerzos focalizados. Ojalá así sea.

Domingo, 24 de Febrero de 2013 22:20

Nuevas Ideas contra la pobreza

¿Es posible acabar con la pobreza? Esta interrogante se la han formulado gobernantes, académicos, políticos, y filósofos por igual. En el año 2006, Muhamed Yunus, premio Nobel de la Paz, dictó una conferencia con la citada pregunta como eje central. En su argumento, señala que quienes han profundizado en el tema, piensan que sí es posible porque constantemente aparecen nuevas estrategias y conceptos para erradicar este mal. Yunus alcanzó la fama internacional a mediados de la década anterior, con su proyecto del microcrédito para emprendedores pobres. Diversos expertos sostenían que no ha surgido una idea tan precisa para el combate a la pobreza desde entonces. Eso era hasta ahora.

Las diseñadoras norteamericanas Jocelyn Wyatt y Patrice Martin han creado IDEO.org, un despacho de diseño e innovación, enfocado a desarrollar proyectos para combatir la pobreza. Su punto de partida era sencillo: “Si se invierte dinero y horas de talento humano en hacer más bonita una computadora portátil, una tableta electrónica, o un celular, debemos buscar la manera de aprovechar esa experiencia en cuestiones de impacto social” afirmó Wyatt, la directora ejecutiva de la firma. Lo que han logrado, es redefinir a la innovación cómo un novedoso activo para combatir la pobreza. Y los resultados han sido notables. Algunos de sus proyectos más relevantes incluyen el diseño de un sanitario portátil para usarse en aquellas comunidades que carecen de agua y drenaje, una estufa especial, botiquines, cajas de herramientas, así como artículos diversos para la agricultura, alimentación terapéutica, servicios financieros, transporte, salud, equidad de género, desarrollo comunitario, y atención ciudadana. La magnitud de sus resultados ha sido tal, que cada vez más estados piden la asesoría de IDEO.org para combatir los más diversos problemas sociales.

Uno de los primeros en tomar nota de estos avances, fue Nitish Kumar; Gobernador de la región Bihar en la India. A su llegada al poder, Bihar era uno de los estados más pobres y corruptos del mundo, y contaba el reto de distribuir servicios para una población de más de 100 millones de habitantes concentrados en un espacio territorial insuficiente. Diversos expertos en política social lo consideraban un estado condenado. En el año 2005, Kumar fue electo, y se dio a la tarea de revisar experiencias exitosas en Haití, Somalia, y los Estados Unidos. Unió un equipo de tecnócratas que estudió a fondo el tema, e hizo del desarrollo social su bandera de su gestión. Lo que ha logrado desde entonces es digno de mención. Tras la aprobación de reformas estructurales en el nivel local, enfocadas a perfeccionar sus sistemas administrativo y de justicia; Kumar decidió que la innovación debía ser la ruta para atender los problemas sociales de Bihar. Con el apoyo de organizaciones no gubernamentales, logró consolidar inversiones en infraestructura y educación; como por ejemplo la construcción de 15 mil escuelas, y la contratación de 150 mil maestros, muchos de ellos voluntarios. De manera concreta, con IDEO.org se diseñaron programas para dotar de bicicletas y radios a los habitantes más alejados de la región. En poco tiempo, Bihar pasó de ser un estado sumergido en la desesperanza, a un auténtico caso de éxito en el combate a la pobreza. 

Estos ejemplos demuestran que la innovación es ya un elemento significativo no sólo para la competitividad y la generación de empleos, sino además para el desarrollo social. Como afirma Steven Johnson, autor del libro “De donde surgen las buenas ideas, la historia natural de la innovación” el concepto ha batallado para ser entendido en su totalidad; y por ende restringido al campo de la ciencia y tecnología, casi exclusivamente. Hoy sabemos que las metodologías y conceptos del campo de la innovación se pueden aplicar a la política social, la salud, y la gobernanza con grandes resultados, y en beneficios de millones de personas. Cada vez son más los institutos y los académicos que realizan investigación para consolidar a la innovación como la herramienta de cambio social para el mundo.

He ahí una ventana de oportunidad que nuestro país no puede dejar de apreciar. Como bien se sabe, la pobreza es un flagelo que afecta a 50 millones de personas, y éste ha sido señalado como el principal reto del Gobierno federal. A la par de los modelos tradicionales, es tiempo de probar nuevas ideas en el combate a la pobreza. Actualmente, IDEO.org colabora en el diseño del “futuro banco” una caja de ahorros para emergencias en las regiones más pobres. Esperemos que sea el inicio de muchos proyectos en donde la innovación coadyuve a favor de quienes más lo necesitan en México.

Domingo, 17 de Febrero de 2013 22:41

Acceder a la Universidad

¿Será posible lograr que todo individuo, independientemente de su lugar de nacimiento, nivel económico o social, tenga pleno acceso a la universidad? El encontrar una respuesta realista a esta interrogante, se convirtió en la misión de vida de Shai Reshef. Israelí radicado en los Estados Unidos, tenía en mente hacer de la formación superior de calidad un instrumento de movilidad social accesible para las masas, y no un mero privilegio para pocos. 

Reshef empezó a trabajar y darle claridad a su objetivo en el año 2001, mediante el desarrollo de opciones de educación online, es decir, programas a distancia. Pero de alguna manera no quedo satisfecho con sus propios objetivos; ya que el acceso para todos aún resultaba restringido, y la calidad de muchos de los grados que el mismo financió era, en el mejor de los casos, cuestionable. 

Aprendió de la experiencia, e identificó las debilidades y desafíos concretos, y no cesó en su empeño. Tras años de labor, fue hasta el año 2009 en el que su visión se consolidó en uno de los grandes proyectos de nuestros tiempos. 

Se trata de la Universidad de la Gente, una institución de avanzada, exenta de pago para sus estudiantes, y que de acuerdo a diversos expertos, ha venido a revolucionar el concepto tradicional de universidad. La periodista Susan Glasser se ha referido a esta organización cómo la esperanza de igualdad y educación para todos. 

El éxito de este proyecto obedece entre otros factores, al desarrollo de nuevos modelos educativos, así como su enfoque primordial en la búsqueda y apoyo a estudiantes talentosos de países del tercer mundo; y ante todo, un ambicioso esquema de vinculación con gobiernos, iniciativa privada, y con otras universidades. Este último elemento ha puesto a la Universidad de la Gente a la par de las grandes universidades del mundo; y es en el que Reshef ha concentrado sus mayores esfuerzos. 

En entrevista para la publicación Foreign Policy, Reshef explica “Nuestro gran reto era el de acreditar a la Universidad de la Gente, es decir, que tenga el reconocimiento pleno como institución educativa por el Gobierno norteamericano. Es el mismo problema que tienen la mayoría de las escuelas online. Sin la acreditación no podíamos aspirar a la calidad y excelencia universitaria. Así que decidimos salir a tocar la puerta, y encontramos aliados que han resultado fundamentales en nuestra tarea”. Gracias a un preciso trabajo de planeación, Reshef encontró eco en personalidades que creyeron en su idea. 

Hoy, la Universidad de la Gente tiene convenios de colaboración con la Universidad de Nueva York, la Facultad de Derecho de la Universidad de Yale, la Fundación Bill y Melinda Gates, así como la iniciativa Global Clinton. Cuenta además con financiamiento para su tecnología por parte de Hewlett Packard, y Asai Tecnologies entre otros. Pero quizás el rasgo más notorio de esta Universidad sea el espíritu del proyecto en sí. Todos sus profesores y administradores son voluntarios; y sus más de mil 500 estudiantes provenientes de 132 países no pagan un centavo por libros, colegiatura o cuota anual. El modelo de la universidad de la Gente, en especial sus estrategias para la vinculación, ya son estudiadas por varios Estados que buscan incrementar sus indicadores de educación superior. 

En nuestro país, el acceso de las mayorías a la educación universitaria representa un problema por atender. Alrededor del 35% de quienes egresan de preparatoria entran a la universidad. La cifra es desalentadora. Basta mencionar que países como Argentina, Chile, y Brasil logran una cobertura superior al 50%. Por si esta situación no fuera suficiente, de los pocos que sí estudian la universidad, aproximadamente la mitad lo hace en instituciones cuyos programas no están reconocidos por autoridad alguna. Si se aspira a cumplir la meta establecida por la Secretaría de Educación Pública, de contar con una matrícula superior al 60% de estudiantes en grados universitarios para el año 2030, los esquemas de la Universidad de la Gente, ofrecen ideas a seguir, en particular en el área de vinculación. Hace falta una mayor colaboración entre escuelas, sector productivo, sociedad civil y gobierno para incrementar las oportunidades de los jóvenes de acceso a la universidad. Estrategias en este sentido también ayudarían a incrementar la educación que actualmente se ofrece, y combatir la proliferación de escuelas no acreditadas. Reshef estima que la educación superior está destinada a convertirse en un derecho humano, en la medida que más países adopten estas ideas, y quienes están en la docencia se involucren con mayor participación. Parece ser la ruta indicada, y una posibilidad que en definitiva, México no puede dejar de apreciar.

Domingo, 10 de Febrero de 2013 21:55

100 Días

¿Cuál es el lapso adecuado de tiempo para una acción que impacte real y directamente en el futro? Durante años, diversos expertos en psicología, el desarrollo organizacional, la administración de empresas, e incluso la gestión pública; han buscado dar respuesta a esta pregunta. Y con razón, pues el saberlo, permitiría diseñar estrategias más eficaces para conseguir resultados inmediatos, y duraderos. En la mayoría de las investigaciones para el caso, la respuesta más común son 100 días. La administración pública no suele escapar a este principio. Desde tiempos napoleónicos, se diseñan planes de trabajo para los primeros 100 días de un gobierno. La administración que encabeza el Presidente Peña Nieto se encuentra en ese contexto, y los temas que actualmente se impulsan parece marcarán la pauta para el resto del sexenio.

La idea de que 100 días ha sido utilizada con éxito en actividades cómo las terapias de desarrollo personal, el acondicionamiento físico, y hasta el rediseño de una empresa. Pero quizás el caso más memorable en reproducir esta idea en la esfera pública, nos remonta al presidente norteamericano Franklin Roosevelt. Este estadista entendió que este lapso de tiempo era fundamental para darle viabilidad a lo que sería su gobierno. Las razones que esgrimió parecían lógicas. Es un tiempo en el que el aura de una victoria electoral permanece fuerte, y la posibilidad de actuar en temas prioritarios resulta evidente. 

En su caso, Roosevelt se encontró con circunstancias extraordinarias que demandaban un trabajo inmediato. Fue así como en su discurso inaugural señaló lo que sería la política del “nuevo pacto”, y en donde aparece por primera vez como línea la medida de 100 días para llevarlo a cabo. Como afirma el afamado historiador Anthony Badger: “Este hecho despertó el optimismo del pueblo, y facilitó la alianza de grupos y partidos. Gracias a que estableció un plazo de acción concreto y realista, Roosevelt logró importantes cambios en materia social, económica, y de generación de empleos. Se aprobaron cerca de 15 nuevas leyes en ese tiempo, y se crearon múltiples programas gubernamentales. Logró darle una nueva identidad al gobierno. No en vano es considerado el mejor Presidente de los tiempos modernos”. 

Si bien este es el ejemplo más notorio, la idea de planear a 100 días, tiene desde luego, ejemplos más recientes. El más relevante en la actualidad es el del académico Nadim Matta, quien creó la consultoría Rapid Results Institute, una organización especializada en la implementación acelerada en políticas sociales para países en desarrollo. Matta afirma: “Buscábamos lograr que en este lapso de tiempo pudiéramos alcanzar éxito en la realización de proyectos sociales. La clave del método que hemos utilizado es destacar los 100 días como una meta, como una motivación”. Y los resultados han sido evidentes. Hoy realizan proyectos especiales en más de 20 países, que van desde la construcción de escuelas, el manejo de epidemias, hasta la asesoría en capacitación para burocracias nacionales e instituciones de crédito. Matta considera que el enfoque de los 100 días se encuentra destinado a redefinir contextos gubernamentales, y brindar nuevas formas de liderazgo en el gobierno. 

Aquí en México, el término 100 días siempre ha sido utilizado como una medida relevante. Antonio Briseño académico del IPADE afirma que los primeros 100 días en nuestro país suelen caracterizarse por extender una transición de mando, en donde la ideología de un nuevo gobierno busca situarse en el imaginario colectivo. Históricamente, los presidentes han utilizado este tiempo para plantear la idea principal de su campaña, y el mensaje general para su administración. En entrevista, el Presidente Enrique Peña Nieto afirmó que su prioridad para este lapso será la de recorrer todos los estados del país, en aras de afirmar la unidad nacional, y consolidar formas de coordinación como los gobiernos estatales. Pero esto no impide que se busque aprovechar el impulso de los primeros 100 días para lograr objetivos en temas medulares. Se han presentado también el Pacto por México, la Cruzada Nacional contra el Hambre, y la Reforma Educativa. El Presidente sabe que el período favorece el alcanzar acuerdos, y que el respaldo social a sus propuestas se mantiene estable. Así de simbólico es el peso de los primeros 100 días para el impacto de un gobierno. 

Si Roosevelt, Matta, y la planeación del Gobierno federal no se equivocan, la cifra mágica para una acción relevante, está ahí. Quizás valga la pena recordar que el 2013 aún es joven, e incluso los propósitos más radicales todavía se pueden cumplir… Después de todo, es cuestión de enfocarse 100 días… ¿Se anima a intentarlo, estimado lector?

Domingo, 20 de Enero de 2013 21:57

Humano

Esta semana, el ex ciclista estadounidense Lance Armstrong sostuvo una entrevista con la conductora Oprah Winfrey, en la que admitió haber utilizado sustancias prohibidas durante múltiples competencias en las que resulto victorioso. Esto significó la conclusión pública de una trama que se venía gestando desde varios meses atrás. Tras el suceso, diversas personalidades emitieron declaraciones tanto a favor como en contra del atleta que en su momento llegó a inspirar a toda una generación. En medio del escándalo, vale la pena recordar que Armstrong, de quien alguna vez se dijo era invencible, es un ser humano, esto nos puede brindar una dimensión, diferente de esta asombrosa historia.

Previo a las sospechas de su posible dopaje, Lance Armstrong era reconocido como uno de los grandes atletas de todos los tiempos. Ganó su primer triatlón a los 13 años, y desde entonces dedicó su vida al ciclismo. A los 25 años fue diagnosticado con un avanzado cáncer testicular, que se empezaba a propagar hacia sus pulmones, abdomen, y cerebro. Los médicos le deparaban pocos meses de vida. En su biografía, Armstrong afirma que en los momentos de mayor desesperanza, la ilusión de volver a entrenar, y ganar competencias en su bicicleta fueron su motivación tanto para salvar como para recuperar su vida. Su tratamiento médico y seguimiento duró casi dos años. Tras una milagrosa recuperación, logró ganar su primer tour de Francia, una extenuante competencia en la que se recorren 3 mil 200 kilómetros a lo largo de la complicada geografía del país galo, durante 21 días. Diversos expertos reconocen esta como la prueba atlética más demandante de la que se tenga conciencia. De 1999 al 2005, Armstrong ganó siete veces esta competencia. La hazaña de este sobreviviente del cáncer conmocionó al mundo. Armstrong fue reconocido universalmente como el símbolo de inspiración para millones de personas. Creó la principal fundación para recaudar fondos contra el cáncer, y ha contribuido directamente a salvar miles de vidas. En la cima de su carrera, Armstrong conoció el mejor lado de la naturaleza humana, en el que amigos, admiradores, prensa escrita, y el planeta entero se rendía a sus pies. 

Hace una década, una ola de acusaciones contra otros deportistas de talla mundial por el tema dopaje, tocó el inmaculado nombre de Armstrong. Los rumores se convirtieron en acciones en junio del 2012 cuando la Agencia Antidopaje en los Estados Unidos presentó cargos formales contra él. Cinco de sus antiguos compañeros y amigos, testificaron contra Armstrong. El negó categóricamente todas las acusaciones en su contra. Meses después, la referida agencia le quitó todos los galardones ganados, incluyendo sus victorias en el Tour de Francia, y decidió suspenderlo para siempre del deporte que le había salvado la vida, y al que el mismo tanto le había dado. Llegamos así a los sucesos de esta semana, en la que Armstrong finalmente admitió haber utilizado múltiples y variadas sustancias prohibidas durante las pruebas. Intentó salir airoso de preguntas comprometedoras y dijo “Una de las partes de este proceso en mi vida es decir que me equivoqué. Estoy arrepentido y pago el precio que merezco”. Tras la confesión, ha sido crucificado en la opinión pública mundial, y ahora conoce el otro lado de la moneda en la conducta humana, el rechazo.

Durante sus días de victoria, se llegó a decir que Armstrong no era humano. Si lo es. Y esta es una dimensión genuina en una trama cuyo desenlace puede ser visto desde tantos puntos de vista como sea posible. ¿Es Armstrong sólo un tramposo más en un mundo de tramposos? El ciclismo es quizás el deporte en el que mayores casos de dopaje y encubrimiento se han registrado. ¿Sufrió Armstrong una inusual persecución, o simplemente se le acabó la suerte que lo ayudó a librar exámenes antidopajes durante casi siete años? ¿Sería justo recordar en nuestros juicios la inspiración que Armstrong dio a miles de personas, en especial a quienes padecen de cáncer? Porqué los millones de testimonios de real gratitud continúan ahí. ¿Es posible omitir en un juicio de valoración sus horas de entrenamiento, y el hecho que recorrió más de 20 mil kilómetros en una bicicleta, después de estar a punto de morir? ¿Fraude o inspiración? ¿Mentira o infortunio? Cada quien tendrá su mejor opinión de esta historia. 

Pero en el fondo, la lección de vida es bien conocida, y hasta repetitiva: Idolatrado en la cima. Vilipendiado cuando no lo está. Sujeto de aciertos y errores. Expuesto al escrutinio público de quienes no conocemos sus razones, sus temores, presiones o intenciones. Después de todo, el invencible Lance Armstrong es simplemente humano… como cualquiera de nosotros.

Página 1 de 4

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook