Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

26Junio2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

Astor Ledezma

Astor Ledezma

Social Profiles

Lunes, 01 de Diciembre de 2014 16:53

El desprecio a Chespirito

Toda muerte es una tragedia.

Domingo, 19 de Enero de 2014 23:57

Circos libres de tortura

Una mujer se recarga en la valla metálica. El joven que la acompaña –cámara en mano- le indica el momento en que habrá de captar la imagen. Una vez que aparece el flash, la chica abandona su lugar para ver la fotografía recién tomada. Hace una mueca y exige otra, esperando que en esta ocasión el tigre (que lleva semanas en la misma jaula) no aparezca volteando hacia el lado contrario.

Domingo, 15 de Diciembre de 2013 20:05

La nueva izquierda manipuladora

El éxito de un movimiento político, por lo menos en México, se mide por su capacidad de reacción en las calles.

Lunes, 04 de Noviembre de 2013 08:32

La caída de “La niña Jobs”

Cuando la revista Wired decidió publicar en su portada a una niña mexicana, con expresión arrogante y dos libros bajo el brazo –quizá como estrategia de mercado- la población acudió con encanto al nacimiento de un nuevo genio comparable al afamado Steve Jobs. La idea de que fuera una joven de provincia y de bajos recursos, hacía muy atractiva la noticia.

Domingo, 29 de Septiembre de 2013 21:15

El factor "Laura Bozzo"

Al margen del presunto desvío de recursos, de la imagen absurda que Laura Bozzo pretende formarse ante las personas (abrazando damnificados en cámara lenta y con música de fondo, cual Teresa de Calcuta peruana/mexicana) es interesante el nivel de aceptación que tiene en un segmento notable de la sociedad. ¿Qué la vuelve tan exitosa, tan seductora, cuando somos conscientes de que su aporte a la televisión es por demás cuestionable?

Laura Bozzo presenta situaciones en las que muchas familias suelen verse reflejadas: maridos golpeadores, infieles, alcohólicos; mujeres sumisas que soportan la agresión por cuidar la apariencia ante los hijos y la sociedad.

El televidente asume que su caso particular no es tan extremo como el presentado en pantalla y, si aquel tiene arreglo, hay mayor posibilidad de que el suyo también lo tenga. Se experimenta en un principio una especie de satisfacción.

Luego aparece el hombre agresivo que representa la figura del macho: fuerte, arbitrario, desafiante; y la mujer violentada que en toda ocasión simboliza a la víctima. El espectador (en su gran mayoría mujeres) ve reflejada su experiencia personal y exterioriza la frustración y el coraje.

Es ahí cuando entra la gran salvadora (Laura Bozzo) mujer valiente que se revela ante el macho dominante; ejecuta la “castración” ante un público de mujeres regocijadas y devuelve su lugar a la persona sufriente.

La función de su programa es precisamente esa: jugar con lo más primitivo y reptiliano del ser humano; condenar al “malo” y sentir compasión hacia las “víctimas” para así satisfacer la necesidad de “hacer lo correcto” a través de otra persona, en este caso la señorita Laura.

Nos queda claro que la sociedad merece programas de calidad, pero es imposible erigirnos como entes morales y decidir lo que la gente debe o no debe de ver. Emisiones como “Laura de todos” utilizan la desgracia y el sufrimiento de los invitados (suponiendo que los casos sean reales) para remover las emociones de aquellos que, de alguna manera, muestran solidaridad ante una persona que no conocen, pero que sienten cercana a partir de la similitud de las vivencias.

Programas como el suyo dejarán de existir cuando lo humanidad deje de ser humana.

Astor Ledezma

 

Twitter: @ledezma_astor

Domingo, 08 de Septiembre de 2013 21:51

La inutilidad del maestro en las calles

“A los jóvenes es muy fácil convencerlos cuando se pone por delante un ideal” dijo alguna vez Elena Garro al referirse al conflicto del 68. La idea continúa vigente, y la “lealtad a la patria” es el principio que aseguran defender los jóvenes –y los no tanto- al salir a la calle y manifestarse en contra de la ley del servicio profesional docente.

Los maestros que se presumen como afectados manifiestan su enojo de la manera tradicional: bloqueos, cierre de calles, toma de autopistas. Sus acciones, realizadas con el fin de presionar a los diputados –que ni se inmutan- han representado una pérdida económica para cientos de empresarios que tienen sus negocios en aquellas calles que paralizan. De paso miles de niños ven afectado su derecho a la educación.

Se quejan de las malas condiciones en las que trabajan, como si fuesen la excusa para justificar el mal desempeño en materia educativa. Exigen mejores salarios sin comprometerse a mejorar su desempeño laboral.

Si se lee de manera íntegra, la ley no incluye arbitrariedades que pongan en riesgo la figura del docente. Que se indignen aquellos que no desean perder privilegios, cumplir con su horario de trabajo o dejar de tramitar un sinfín de incapacidades por los motivos más absurdos.

La policía capitalina, en su afán de mostrarse respetuosa hacia aquellos que se manifiestan, ha ignorado la serie de atropellos que dicha expresión ocasiona al resto de los ciudadanos. Se protegen los derechos de unos a costa de los derechos de los demás.

Los maestros deben regresar a las aulas, continuar  sus labores, demostrar que son la clave para el desarrollo de la educación y así, cuando los resultados sean evidentes, exigir las condiciones que tanto claman.

La respuesta no está en el cierre de avenidas. No se logra nada bloqueando las calles, sobre todo cuando se hace repudiando una ley que ya fue aprobada.

Astor Ledezma

 

@ledezma_astor

Domingo, 12 de Mayo de 2013 20:49

La violencia como patrimonio cultural

 

Un gran lastre para el progreso (ya de por sí anquilosado) en materia de cultura, representa el decreto firmado por el gobernador de Guanajuato Miguel Márquez Márquez, quien pretende elevar la tauromaquia a rango cultural intangible de su estado.

El arte está definido por hechos, no por palabras. Se podrán ataviar las corridas de toros con miles de conceptos rebuscados, explicaciones absurdas y demás información que pretenda darle un cariz artístico; sin embargo, no se puede cubrir la acción medular, la tortura y muerte a la que son sometidos los toros en presencia de espectadores que pagan por ver el derrame de sangre. No hay palabras, conceptos o tradiciones que justifiquen la matanza de estos animales con meros fines de esparcimiento.

El obispo de Celaya, Benjamín Castillo Plascencia, declaró que “no se duelen sobre la vida del hombre, pero sí de los animales”, refiriéndose a todos aquellos que muestran rechazo ante tal decreto.

El obispo ignora, o tal vez no desea reconocer, que el individuo que muestra rechazo ante el maltrato animal posee una empatía superior, que incluso sobrepasa las “barreras” de la especie. Son personas cuya sensibilidad les permite reconocer (y de cierta manera sentir) el sufrimiento no sólo de los humanos, sino también de los animales. Es absurdo, entonces, pretender que se difunda la creencia de que aquellos que defienden a otras especies “no se duelen sobre la vida del hombre”

A pesar de  que la tendencia demuestra que la sociedad está en contra de este tipo de actividades, el gobernador de Guanajuato se empeña en arrastrar a su estado  cuesta abajo, con la intención de que sea el referente de una actividad que dista mucho de ser progresista y que, por el contrario, nos remonta a tiempos medievales y violentos.

Una pena por Guanajuato.

@ledezma_astor

 

Domingo, 10 de Marzo de 2013 20:42

Mediocridad del Arte Contemporaneo

Bajo la excusa del Arte contemporáneo se justifican, en muchas ocasiones, la falta de talento y aptitud por parte del “artista”.

Obras mediocres se inscriben bajo un concepto renovado y actual con el fin de ocultar la nula imaginación de quien las realiza.

Exposiciones vacías, que ocupan grandes espacios en museos y carecen del mínimo asomo de inteligencia.

Con el pretexto de cuidar el medio ambiente, se emplean desechos inorgánicos para elaborar esculturas que, aseguran, representan una expresión artística. Al final la basura sigue siendo basura pero acomodada en un orden abstracto,  privilegiando el supuesto cuidado a la ecología y colocando al arte como un simple medio para conservarla.

Con la excusa de la crítica social, se crean esperpentos que requieren de una gran explicación por parte del artista para ser comprendidos medianamente.

Lo preocupante del llamado arte contemporáneo es que ha significado un referente  para que cualquier ocurrencia se exhibida como obra maestra.

La torpeza y el mínimo esfuerzo como herramientas para ejercerlo.

Ya no hay creaciones trascendentes. La vigencia de una obra radica en el tiempo que permanezca en las paredes de un museo. Después llega otra, y la anterior se olvida.

Cualquier persona que cuestione su obra es tildada de ignorante. Le falta conocimiento, carece de sensibilidad.

Los cuadros, esculturas,  al no destacar por su maestría, deben ser defendidas por quien las elabora.

El arte contemporáneo (si podría llamársele así) vendría a ser una mera expresión de la mediocridad.

@ledezma_astor

Domingo, 30 de Septiembre de 2012 22:55

El placer de quejarse

Las pasadas elecciones nos dejaron claro que a la gente le gusta quejarse. Encuentran un extraño placer al exhibirse como críticos del gobierno, como mártires del sistema.

Domingo, 02 de Septiembre de 2012 22:55

La nueva resaca electoral

Astor Ledezma

Página 1 de 6

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook