Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

29Abril2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

Jorge Nuñez

Jorge Nuñez

URL del sitio web:

Domingo, 24 de Marzo de 2013 21:42

Familia

Por: Lic. Jorge Luis Núñez Aguirre.         

Notario Público No.97 y Subdirector de Nuestra Revista.

Por siempre la familia será el principal núcleo social y de desarrollo de los seres humanos y por lo tanto es el grupo humano más importante, ya que es precisamente mediante la unión de familias como se constituye la sociedad.

Atendiendo a lo anterior suena lógico que la Ley dedique importantes apartados para regular precisamente las relaciones familiares.

Para poder explicar de mejor forma cómo es que se encuentra regulada la familia jurídicamente estudiaremos en el presente artículo las fuentes de la familia y los vínculos entre la familia.

 

Las fuentes de la familia:

Claro está que la fuente más importante de la familia es el matrimonio, ya que es mediante este donde podemos encontrar cónyuges que se convertirán en padres, y en consecuencia hijos que tendrán por padres precisamente a los cónyuges.

De lo anterior podemos decir pues que existe la filiación y la paternidad conceptos que tienen los mismos elementos, sólo que desde el punto de vista o tomados en cuenta por el descendiente será filiación y tomados en cuenta por el ascendiente será paternidad.

Dentro de la filiación podemos encontrar cinco formas, veamos cuales son:

-Filiación legitima: Es la que nace del matrimonio es decir, los hijos legítimos que son los nacidos del padre y la madre unidos en matrimonio, encontrando su medio de prueba con el acta de nacimiento de los hijos y el acta de matrimonio de los padres.

-Filiación legitimada: Es aquella que nace fuera del matrimonio y de forma posterior se convalida con la celebración del matrimonio es decir, los hijos legitimados son aquellos nacidos de padres no unidos en matrimonio en el momento de su nacimiento pero que se casan después, encontrando su medio de prueba con el acta de reconocimiento.

-Filiación natural: Es aquella que nace fuera del matrimonio es decir, son los hijos naturales nacidos de padres no unidos en matrimonio, encontrando su medio de prueba con acta de nacimiento y de reconocimiento.

-Filiación civil: Es aquella que nace dentro de un matrimonio pero por medio de una adopción.

De los vínculos familiares nace el parentesco que son los vínculos que se establecen entre los miembros de una familia y pueden ser de tres tipos, por consanguinidad, por afinidad (político), por adopción (civil).

-Por consanguinidad: Es aquel parentesco que se establece entre personas que descienden de un progenitor común.

-Por afinidad: Es aquel que deriva del matrimonio es decir, el parentesco que se establece entre el esposo y los parientes de la esposa y viceversa.

-Por adopción: Es aquel parentesco que se establece entre adoptante y adoptado.

En términos generales estimado lector, así está conformada la familia, que es como le recuerdo el grupo humano más importante.

Espero le haya servido el presente artículo para seguir transitando por el camino de la Ley.  

Domingo, 17 de Marzo de 2013 22:19

El Derecho y sus Partes

Por: Lic. Jorge Luis Núñez Aguirre.         

Notario Público No.97 y Subdirector de Nuestra Revista.

 Cuando hablamos del Derecho tenemos que saber que este lo podemos dividir en dos grandes ramas, Derecho Subjetivo y Derecho Objetivo, mismas que a su vez tienen sus propias clasificaciones, veamos como lo podemos dividir.

 El Derecho Subjetivo: son las facultades que tenemos los seres humanos de tener derechos y de cumplir con obligaciones relacionándonos con todas las personas y con el Estado donde vivimos, por tanto podemos decir que estos derechos son pertenencia del hombre y lo podemos dividir en las siguientes ramas:

  • Derecho Público: Son aquellos derechos que por el simple hecho de ser seres humanos todos tenemos es decir, los derechos humanos,
  • Derecho Político: Son aquellos derechos que tenemos en nuestra calidad de ciudadanos.
  • Derecho Civil: Las relaciones individuales que el hombre tiene hace que tengamos derechos personales, mismos en donde no intervienen bienes sino solamente personas y que a su vez algunos de ellos no sólo son personales sino que son personalísimos, es decir, que no pueden ser ejercitados mediante un mandato, como por ejemplo votar, o hacer nuestro testamento, y tenemos los derechos patrimoniales, son aquellos que a diferencia de los personales tienen un carácter predominantemente económico, por lo tanto si pueden ser ejercidos mediante mandato.

Derecho Objetivo: El Derecho Objetivo para poder entenderlo claramente son las normas o leyes que son garantía del Derecho Subjetivo y que regirán siempre las relaciones entre la ciudadanía y con el Estado y las de los Estados entre sí, este derecho lo podemos dividir en dos ramas:

  • Derecho Externo: Es aquel que regirá las relaciones del Estado, es decir de México con los demás países del mundo, pudiendo ser dividido en derecho internacional privado cuando los particulares mexicanos se encuentren en otro país, y público las relaciones entre distintos países y México.
  • Derecho Interno: Es aquel que regulará las relaciones de los particulares entre sí y estos con el Estado, pudiéndose subdividir en tres ramas:

-Derecho Público: Regula las relaciones del Estado entre sí o del Estado con los particulares, cuando el Estado interviene de forma soberana podemos contemplar dentro del Derecho Interno Público:

El Derecho Constitucional,

El Derecho Administrativo,

El Derecho Procesal,

El Derecho Penal,

El Derecho Notarial y

El Derecho Fiscal.

-Derecho Social: Podemos llamarle también un derecho proteccionista o protector de las clases marginadas, encontrándose aquí

El Derecho Agrario y

El Derecho Laboral.

-Derecho Privado: Es aquel que regula las relaciones entre los particulares y entre estos y el Estado, cuando el Estado interviene como particular, es decir sin soberanía, por lo tanto encontramos:

El Derecho Canónico,

El Derecho Mercantil y

El Derecho Civil.

En términos generales así es como se encuentra dividido el Derecho.

Estimado lector espero el artículo le sirva para seguir transitando por el camino de la Ley.

Domingo, 10 de Marzo de 2013 20:49

Intentar hasta Lograr

Por: Lic. Jorge Luis Núñez Aguirre.       

Notario Público No.97 y Subdirector de Nuestra Revista.

 

La vida de un hombre debe de estar llena de metas que cumplir, cualquiera que estas sean, ya sea grandes o pequeñas, todos los días de la vida del ser humano debe haber objetivos, planes y caminos que transitar para el logro de buenos resultados que se pretenden siempre alcanzar.

No podemos permitirnos llevar una vida en donde en ocasiones caigamos y nunca intentemos levantarnos para seguir nuestro transito firme hacia el éxito en sus diferentes vertientes, menos aun creer que lo que hacemos no se puede mejorar; nuestra persona, nuestra familia, nuestra ciudad, nuestro Estado, nuestro país, deben de ser mejores todos los días, y mucha parte de esto nos corresponde lograrlo a quienes todos los días tenemos metas.

Mucho menos aun debemos convertirnos y ni siquiera tolerar a los hombres que más daño hacen en nuestra sociedad, aquellos que toda la vida están en contra de todo y favor de nada.

Busquemos, pero sobre todo logremos cada vez más acercarnos a formar una sociedad donde los hombres nos mantengamos intentando una y otra vez hasta conseguir lograr todos nuestros objetivos personales, familiares y sociales.

Formemos una sociedad de hombres valientes, con fortaleza inquebrantable hacia la clara consecución de buenos objetivos, válidamente individuales y legítimamente también sociales.

La posibilidad maravillosa que tenemos los seres humanos de INTENTAR cuantas veces necesitemos hacerlo hasta lograr todas aquellas honradas ambiciones que nos permitan desarrollarnos plenamente como personas, como integrantes de una familia y como miembros valiosos de una colectividad nos obliga a jamás permitirnos dejar de INTENTAR y en consecuencia a jamás apartarnos de lograr los objetivos sociales y por ende las metas individuales.

Está claro que la sociedad necesita de todos sus hombres y mujeres pero más claro aun esta que los hombres y mujeres necesitamos a nuestra sociedad, la buena formación individual y familiar de cada uno de nuestros ciudadanos es la tarea fundamental que debemos tener si queremos que nuestra casa grande, es decir nuestra sociedad, sea cada vez más justa, más disciplinada y con cada vez mas finalidades que cumplir.

Intentemos cosas buenas, elijamos herramientas buenas, transitemos caminos buenos y logremos metas buenas.

Es urgente formar buenos ciudadanos nuestra sociedad así lo exige.

Espero estimado lector haya disfrutado esta reflexión, y como cada semana lo invito a que sigamos transitando por el camino de la Ley.

Domingo, 03 de Marzo de 2013 22:17

El Notario Público

Por: Lic. Jorge Luis Núñez Aguirre.         

Notario Público No.97 y Subdirector de Nuestra Revista.

El fin de semana que acaba de concluir comenzamos el curso de actualización notarial 2013, y una de las sentencias más contundentes y coincidentes entre los expositores es que los Notarios Públicos somos los controladores de la legalidad de los actos que realizan los ciudadanos.

Una vez sentenciado lo anterior debemos precisar que un Estado fuerte es un Estado donde los ciudadanos realicen la totalidad de sus actividades apegadas estrictamente a la Ley, y para tal efecto el Estado faculta de manera total a los Notarios Públicos para que tengamos en nuestras manos esa misión fundamental para el buen desarrollo de la sociedad.

Controlar la legalidad significa que necesariamente los Notarios Públicos debemos de ser peritos en Derecho, en resumidas palabras debemos conocer y estudiar todos los días, todas las leyes y aplicarlas de forma enteramente profesional y ética, permitiendo tal circunstancia brindar una asesoría íntegra e imparcial a la ciudadanía, redactar, reproducir, conservar, y autorizar documentos que otorgan completa certeza jurídica al ciudadano y a su familia.

En nuestra función como Notarios Públicos tenemos la obligación diaria de crear, estudiar, y adecuar nuestra actividad a la realidad social y económica de los pobladores que atendemos, garantizando seguridad jurídica al Estado y en consecuencia a los ciudadanos plasmando documentos completa y rigurosamente apegados a la norma y a la voluntad de los intervinientes.

Como controladores de la  legalidad debemos de ser transparentes, honestos, prudentes, estudiosos, cercanos a la ciudadanía, imparciales, ceñidos totalmente a la Ley, ejemplo de buen ciudadano, en resumen creadores de una sociedad cada vez más justa.

Espero estimado lector, que el presente artículo le sirva para que sigamos transitando por el camino de la Ley. 

Domingo, 24 de Febrero de 2013 22:37

Cátedras de Derecho

Por el Lic. Jorge Luis Núñez Aguirre                                

Notario Público No. 97 y  Subdirector de Nuestra Revista.

Son más de siete años ya durante los que he tenido la maravillosa oportunidad de impartir cátedra de Derecho en diversas materias que resultan ser elementales para los estudiantes de Leyes.

23 años cumplidos tenía este servidor y casi recién egresado de la facultad de Jurisprudencia, pase del pupitre estudiantil al escritorio y pizarrón del docente a invitación que se me hiciera para impartir la clase de Introducción al Derecho Administrativo; recuerdo bien aquella época en que una buena parte de mis alumnos contaban con la misma edad que su profesor, algunos otros incluso mayores, situación que me obligó a un más para adquirir un compromiso de estudio permanente, de debate acalorado y de intercambio respetuoso de opiniones entre su servidor en mi papel de catedrático y los estudiantes en su carácter de aprendices de Derecho.

En el transcurso de mi vida docente combinado con mi vida profesional, primero como Funcionario Público al frente del Instituto Coahuilense de la Juventud, y ahora como Notario Público he podido abordar temas con los alumnos que son esenciales no sólo en la academia sino en la práctica misma del Derecho y de la propia Administración Pública.

Conversar en el aula temas como la definición, desarrollo, misión, objetivos, del Estado, han hecho posible que procuremos juntos estudiante y profesor concluir sobre temas tan interesantes en el devenir social como lo son las tareas de la Federación, las Secretarías de Estado, el bien público temporal, el Estado de Coahuila y sus 38 municipios, los reglamentos y leyes municipales, los servicios públicos y el compromiso que debemos de tener  para trabajar en el mejoramiento de nuestro entorno en cualquiera de los ordenes de Gobierno.

Por otra parte hemos podido analizar con los estudiantes la historia del pensamiento político y jurídico en México y en el mundo admirando personajes históricos que con sus obras han pasado a la historia y que hoy es estudiada por nosotros con el ánimo de mejorarla.

Hemos analizando juntos también la correcta interpretación de los libros, códigos, y leyes, a través de la terminología jurídica, situación que ha hecho que los alumnos comprendan de mejor manera no sólo al legislador sino que también a los autores de los libros.

A profundidad imparto la clase también de Contratos y de Derecho Notarial y Registral, en donde estudiamos con precisión todas aquellas figuras en donde la voluntad en perfecta concordancia con la legislación hacen producir consecuencias jurídicas y seguridad en el actuar ciudadano a través de contratos perfectamente legislados y por medio de la intervención de nosotros los Notarios Públicos como garantes de la legalidad de las actividades ciudadanas.

Cientos de alumnos han pasado por el aula para escuchar mi cátedra, les agradezco infinitamente su atención, cariño y disposición para juntos seguir transitando el camino de la Ley.

 

 

Domingo, 17 de Febrero de 2013 22:17

Símbolos

Por: Lic. Jorge Luis Núñez Aguirre.         

Notario Público No.97 y Subdirector de Nuestra Revista.

Para quienes nos dedicamos a las tareas legales y a procurar justicia entre los ciudadanos existen símbolos que representan importantes valores y que tienen que ver precisamente con la justicia.

Antiguamente Aristóteles decía que la justicia es posiblemente la virtud más grande puesto que es a través de esta como se logra armonizar las relaciones entre los hombres, por lo tanto y atendiendo a esto debemos precisar la obligación de los ciudadanos a obedecer las leyes y así lograr que todo aquello que llamemos justo se encuentre conforme a la Ley.

“Dar a cada quien lo que le corresponde” (Ulpiano) Sentencia que en definitiva nos transmite de manera clara lo que es la justicia.

A través de algunos símbolos podemos encontrar significados tendientes a ejemplificar la justicia.

La balanza: Este símbolo representa la justicia, ya que se debe buscar siempre un equilibrio entre las partes intervinientes en cualquier acto jurídico, ejemplificando además la igualdad de la que deben gozar los ciudadanos que solicitan justicia.

La propia Diosa de la justicia Themis porta en su mano una balanza que simboliza la igualdad con la que se debe analizar y actuar a la hora de impartir justicia.

La espada: La Diosa Themis porta una espada que representa la fuerza de quien tiene en sus manos la justicia y podemos equiparar esta con el poder que tiene la ley de hacerse cumplir por encima de la voluntad de los ciudadanos.

La Diosa de la justicia: Ya que hablamos de la Themis griega debemos precisar que la Diosa de la justicia representa además de lo justo también lo imparcial, la equidad, la igualdad, y la fuerza. Veremos pues, a la Themis con una venda en los ojos, con la balanza en una mano y la espada en la otra, impartiendo justicia de manera imparcial, equilibrada, fuerte e igual para todos los hombres, fundando sus decisiones siempre en la ley.

Además de los anteriores símbolos que son los más representativos encontramos otros tales como: Don Quijote de la Mancha, ya que este era un protector de todos aquellos que se encontraban sin recursos o que habían encontrado alguna injusticia actuando éste siempre con justicia, libertad y veracidad; encontramos también la figura de El Búho, ya que este animal es un ave que suele ser paciente, observador y prudente, observando todo aquello que sucede a su alrededor.

Espero estimado lector le sea de interés este artículo y sigamos transitando por el camino de la ley. 

Domingo, 10 de Febrero de 2013 22:58

El Testimonio

Por: Lic. Jorge Luis Núñez Aguirre.         

Notario Público No.97 y Subdirector de Nuestra Revista.

El Testimonio en pocas palabras es la transcripción exacta que los Notarios Públicos hacemos de una Escritura para que sea este documento el que obre en poder de los ciudadanos, ya que como lo explicamos en artículos anteriores, las Escrituras Públicas contenidas en el Protocolo se conservan precisamente en los Libros del Notario Público que conforman el Protocolo.

Junto con los Testimonios se acompañan todos aquellos documentos que se encuentran también en el Apéndice del Notario Público y que comprueban el cumplimiento de todos y cada uno de los requisitos para que pueda ser autorizada una Escritura Pública y únicamente podrán expedirse Testimonios de las Escrituras Públicas a las partes legítimamente interesadas en el asunto jurídico ahí contenido.

Es importante mencionar que los Testimonios que expedimos los Notarios Públicos deben de ir autorizados con nuestro sello y firma de esta manera damos Fe que lo que contiene el Testimonio fue cotejado con la Escritura Pública, siendo así el Testimonio el documento que sirve de prueba a los ciudadanos de que lo ahí contenido se encuentra asentado en el Protocolo del Notario Público.

Los Testimonios deben contener lo siguiente:

- El número de orden que le corresponda al Testimonio;

- La persona física o moral a cuyo favor se expida y a que título;

- El número de hojas de que se componga el Testimonio;

- La forma en que se obtuvo;

- La razón de que fue cotejado y de que concuerda fielmente con su original;

- La fecha y lugar de su expedición; y

- El sello y la firma del notario.

Como es lógico en las Escrituras Públicas intervienen una, dos, tres, cuatro, o muchos más interesados, por lo tanto existe la posibilidad de que los Notarios Públicos expidamos uno, o más Testimonios haciendo la anotación respectiva de si es el primer Testimonio, o el segundo, o el tercero, según sea, tomando en consideración todos los Testimonios que sea necesario expedir.

Lo que usted, estimado lector firma ante nosotros los Notarios Públicos se encuentra contenido en nuestros Libros del Protocolo, por lo tanto se le otorga un Testimonio que como ya dijimos es una reproducción exacta de lo que contiene la Escritura Pública correspondiente.

Espero estimado lector que le sirva este artículo para que sigamos transitando por el camino de la ley.

Domingo, 03 de Febrero de 2013 21:18

Certeza de los Hechos

Por: Lic. Jorge Luis Núñez Aguirre.         

Notario Público No.97 y Subdirector de Nuestra Revista.

A medida que la ciudadanía crece son más también las relaciones sociales entre la población y por tanto la necesidad de que los Notarios Públicos en nombre del Estado otorguemos seguridad y certeza de los hechos que suceden entre los ciudadanos.

Si la semana pasada hablamos de las Escrituras Públicas reguladas de manera clara en la Ley del Notariado del Estado de Coahuila, hoy hablaremos de otro instrumento que tiene también mucha importancia y que son las llamadas Actas Fuera de Protocolo, y que precisamente es el documento que autoriza el Notario Público para hacer constar hechos que suceden ante su presencia y que por tanto puede hacer constar en un documento y que servirán de prueba plena a la ciudadanía para tener certeza de que ese acto que presenció el Notario Público es verdad.

De lo anterior podemos resaltar que es fundamental que aquellos actos que el Notario redacta en las Actas Fuera de Protocolo hayan sido presenciados de manera personal por el Notario Público, ya que sólo de esta manera se encontrará en posibilidades de ponerlos por escrito y autorizarlos con su sello y firma haciendo prueba plena de todo aquello que ocurre en su presencia.

De manera acertada la Ley del Notariado del Estado de Coahuila habla de manera únicamente enunciativa y jamás limitativa de todos aquellos hechos que se pueden hacer constar en las Actas Fuera de Protocolo, ya que sería imposible enlistarlos puesto que pueden existir tantas actas como hechos les sucedan a los ciudadanos a lo largo de su vida.

Las Actas Fuera de Protocolo que realizamos los Notarios Públicos deben de contener en forma general:

-El nombre y los generales del ciudadano que solicita se practique la diligencia.

-Los hechos que el Notario Público este presenciando en la diligencia.

-Si las personas con quienes se entiende la diligencia no quieren oír la lectura del acta, manifiestan inconformidad, o se rehúsan a firmar, así lo hará constar el Notario Público, sin que sea necesaria la intervención de los testigos.

-El intérprete, de ser necesario será elegido por el Notario, sin perjuicio de que el interesado pueda nombrar otro por su parte.

-El Notario Público autorizará el acta aun cuando no haya sido firmada por el interesado. En los casos de protesto no será necesario que el Notario conozca a las personas con quienes se entienda.

Es preciso mencionar también que en los comunes Juicios Sucesorios se levantarán también Actas Notariales, mismas con las que el Notario formará un expediente junto con los documentos e información que sean aportados por los solicitantes, estas Actas deberán de ser protocolizadas en este tipo de Juicios.

El valor probatorio de un instrumento notarial es pleno.

Espero que este artículo le sea de utilidad para seguir transitando por el camino de la ley.

Domingo, 27 de Enero de 2013 21:42

Escrituras Públicas

Por: Lic. Jorge Luis Núñez Aguirre.

Notario Público No.97 y Subdirector de Nuestra Revista.

El Protocolo de los Notarios Públicos está compuesto precisamente por Escrituras Públicas siendo esta un instrumento público asentado por el Notario en su Protocolo en donde da constancia plena a nombre del Estado de que se encuentra contenido en la Escritura un acto jurídico, mismo que estará integrado por el texto redactado de forma clara y en castellano por el Notario Público y los documentos correspondientes que deberán ser siempre agregados al apéndice del protocolo, tal como lo hemos explicado en artículos anteriores.

Toda Escritura Pública debe contener en forma general lo siguiente: Debe de comenzar con el número de Escritura Pública, la fecha, el nombre del Notario Público, el número de Notario, el domicilio de la Notaria Pública, lo que contendrá ese acto jurídico (es decir la razón por la cual se está realizando la Escritura Pública), claro está que también deberá contener quienes son las partes que plasmaran su voluntad en el instrumento y con qué carácter actúan.

Cuando una persona llega a pedir que el Notario Público le realice una Escritura Pública debe siempre legitimar su derecho de actuar en ese acto jurídico, por tanto los  Notarios Públicos debemos revisar los denominados antecedentes para cerciorarnos de que efectivamente quienes plasmaran su voluntad son quienes deben y pueden hacerlo.

Una vez que hemos revisado la legitimación de la que hablamos en el párrafo anterior el acuerdo, o acuerdos, entre las partes será redactado por el Notario Público en todas las clausulas que resulten necesarias para perfeccionar el acto jurídico del que se trate.

Indispensable resulta además que queden perfectamente identificados con todos sus datos generales tales como nombre, nacionalidad, estado civil, domicilio, ocupación, de quienes se encuentran solicitándole al Notario Público la elaboración de una Escritura.

Al analizar lo anterior nos percatamos que los Notarios Públicos nos hacemos llegar de todo aquello que resulte indispensable para garantizar la veracidad de lo que se asienta en la Escritura Pública, percatándonos de la identidad de las personas y de la capacidad suficiente para poder realizar el acto jurídico solicitado.

Es obligación además de nosotros los Notarios Públicos explicar el alcance legal de lo que están firmando los ciudadanos para que la voluntad del ciudadano se encuentre cien por ciento acorde con lo que contiene la Escritura Pública.

Por último, y en forma de conclusión debemos verificar que todo lo contenido en las Escrituras Públicas que realizamos los Notarios Públicos se encuentre cumpliendo estrictamente con todas las leyes que resulten aplicables.

Como siempre estimado lector espero que esta lectura le sirva para que sigamos transitando por el camino de la ley. 

Domingo, 20 de Enero de 2013 21:14

Una Perfecta Coincidencia Legal

Por: Lic. Jorge Luis Núñez Aguirre.

Notario Público No.97 y Subdirector de Nuestra Revista.

Hemos venido hablando a lo largo de muchos artículos sobre la importancia que tiene en la sociedad la actividad de los Notarios Públicos, ya que al dejar constancia y seguridad jurídica al realizar todos los actos conforme a la ley el Estado tiene siempre la certeza de poder garantizar la legalidad de los actos ciudadanos.

La perfecta coincidencia legal la encontramos en los llamados “Libros del Notario Público”, siendo estos EL PROTOCOLO, EL ÍNDICE, Y EL APÉNDICE.

Tenemos que decir que etimológicamente la palabra PROTOCOLO está compuesta por dos palabras griegas, “protos” que significa principal y “kollas” que significa pegar. Atendiendo a esto debemos de tener en mente que el Protocolo es algo ordenado donde las hojas que lo forman deben ir unidas entre sí, formando la parte principal, es decir, formando el Libro.

Dentro del Protocolo se encuentran los ya mencionados Libros, Índice, Apéndice, y el propio Protocolo, donde encontraremos de forma ordenada todas y cada unas de las Escrituras Públicas realizadas por el Notario Público que tendrán que tener una coincidencia perfecta con los Libros denominados Índice y Apéndice, es decir, los tres Libros que estamos mencionado Protocolo, Índice y Apéndice deberán coincidir perfectamente.

Leído lo anterior debemos de tener claro que:

El Protocolo es el Libro donde quedan asentadas las Escrituras Públicas que realizamos los Notarios Públicos atendiendo a la voluntad de las partes y en estricto cumplimiento de la Ley; el Índice es un Libro donde queda contenido un asiento  de cada una de las Escrituras Públicas contenidas en el Libro del Protocolo en donde deberá registrarse el número de Libro, número de Escritura correspondiente, las hojas en que comienza y acaba, la fecha de su otorgamiento, la naturaleza del acto de que se trate, los nombres de los otorgantes y el número de documentos que corresponderán en el Libro del Apéndice, quedando firmado de la misma forma que el Protocolo; por último en el Libro del Apéndice se depositarán todos los documentos que comprueban lo contenido en cada una de las Escrituras Públicas.

Como verá estimado lector estos tres libros integrantes del Protocolo (Protocolo, Índice y Apéndice) deberán siempre tener una perfecta coincidencia legal.

Como siempre espero que el presente artículo le sea de utilidad para seguir transitando por el camino de la ley. 

Página 10 de 18

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook