Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

24Junio2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

Fausto Alzati Araiza

Fausto Alzati Araiza

URL del sitio web:

Lunes, 04 de Noviembre de 2013 08:48

El dilema del crecimiento de México

Es necesario identificar con detalle las cadenas de valor que están surgiendo en la economía de Estados Unidos para que la industria mexicana pueda insertarse exitosamente en ellas.

Lunes, 28 de Octubre de 2013 08:17

A fines de 2014, México crecerá 5%

Es posible elevar la tasa de crecimiento del PIB mexicano, mediante un incremento sustancial en la IED que incorpore innovación.

Domingo, 13 de Octubre de 2013 23:50

La nueva geopolítica del petróleo

Estados Unidos se transformará en la mayor potencia energética, gracias al aprovechamiento de sus recursos de hidrocarburos no convencionales.

Lunes, 07 de Octubre de 2013 16:55

Prepa obligatoria

Fausto Alzati Araiza

Domingo, 29 de Septiembre de 2013 21:34

Recuento educativo

El secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet Chemor, dijo que alrededor de dos  mil planteles de educación básica del país fueron dañados, en tanto que 43 mil escuelas en 17 estados suspendieron clases por los fenómenos meteorológicos. Pero por desgracia muchas otras escuelas siguen naufragando en la inactividad y no a causa de los meteoros, sino por la falta de voluntad política de algunos gobiernos estatales para aplicar la ley aprobada por el Congreso de la Unión y promulgada por el presidente Enrique Peña Nieto.

Por desgracia, algunos gobiernos estatales siguen siendo presa de un perverso juego de forcejeo político que produce incentivos distorsionados y del que tanto maestros competentes como educandos y padres de familia son víctimas impotentes. Nadie lo describe mejor que Sergio Sarmiento, quien escribió en su columna Opinión lo siguiente: “Tengo en mis manos la fotocopia de una convocatoria para contratar maestros de telesecundaria en Oaxaca, que cuenta con logotipos de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), señala que los aspirantes deben ser graduados de escuelas normales, pero añade que la Universidad Pedagógica Nacional, ‘no es a fin [sic] al nivel educativo’.  La convocatoria señala que ‘únicamente se recepcionarán [sic] documentos a: a) nacidos en Oaxaca, de padres oaxaqueños y estudios en Oaxaca b) padres oaxaqueños, estudios en Oaxaca y nacidos en otro estado c) padres oaxaqueños, nacidos en Oaxaca y estudios en otros estados d) padres oaxaqueños, nacidos en otros estados y estudios en otros estados’. ¿Y la Constitución que otorga iguales derechos laborales a todos los mexicanos y residentes legales? No se aplica para las plazas docentes en Oaxaca. ‘Los compañeros en servicio’ que aspiren a las plazas, dice, deben adjuntar ‘constancia de participación sindical, mínimo 80%’. O sea, los aspirantes deben haber apoyado los mítines y movilizaciones del sindicato. Además, deben contar con ‘el Vo. Bo. del representante sectorial’. Con razón los maestros de Oaxaca son más cumplidos con las marchas que con las clases.”

Así pues, los maestros de la Sección 22 de Oaxaca determinaron con seis mil 877 votos —de un total de 76 mil 649 agremiados en aquella entidad— permanecer de manera masiva en la capital del país, por lo que no reanudarán las clases en su estado. (La Jornada). Asimismo, los profesores del nivel básico de las escuelas públicas de Quintana Roo iniciaron el ciclo escolar este lunes, tras el paro de labores que mantuvieron durante tres semanas en rechazo a la reforma educativa promulgada por la Federación. El gobierno de Chiapas, en tanto, emplazó a los mentores paristas a una mesa de negociación que permita su regreso a clases; de lo contrario serán sustituidos. Mientras tanto en Veracruz continuaron con sus protestas. (La Jornada).

Así, pues, se hace cada vez más impostergable proceder legalmente, en el ámbito laboral, contra los faltistas y es de esperarse que pronto pueda verse una acción contundente en la aplicación de la ley en contra de los maestros que tienen abandonadas las aulas. Pero para que la aplicación de la reforma educativa sea eficaz y duradera es necesario, como ya se ha decidido, devolver a la SEP el control del gasto educativo que había sido delegado a las entidades federativas. Y se hace indispensable un claro recuento educativo, un preciso y confiable censo de escuelas y maestros, como ya lo han anunciado el secretario Chuayffety el doctor Eduardo Sojo, presidente del INEGI. Con esa información a la mano, el juego de los incentivos perversos será insostenible. México podrá al fin reconstruir no sólo sus escuelas, sino un sistema integral de educación pública de calidad globalmente competitiva.

 

Twitter: @alzati_phd

Domingo, 22 de Septiembre de 2013 21:53

Liderazgo para crecer

La economía de mercado como tal no respeta fronteras políticas.

Su ámbito es el mundo.

Ludwig Edler Von Mises

Alcanzar y sostener el alto crecimiento exige compromisos masivos de inversión productiva por parte de los empresarios nacionales y extranjeros, líderes en los sectores más dinámicos. Pero es claro que éstos no comprometerán sus recursos a menos que encuentren suficientemente creíble y confiable el compromiso de las más altas autoridades del país con una meta de alto crecimiento, expresa y públicamente asumida como objetivo central de todas las políticas públicas, a la cual se subordinan todos los demás objetivos y proyectos, y con cuyo logro el Presidente de la República y su gabinete comprometen su prestigio personal y el del gobierno. Así lo han hecho ya en diversos foros recientes el presidente Enrique Peña Nieto y el secretario de Hacienda y Crédito Público,  doctor Luis Videgaray Caso. México tiene ya liderazgo para crecer. Es hora de detonar sin titubeos y con gran pragmatismo la estrategia de alto crecimiento sostenido e incluyente.

El detonador inicial de la estrategia es la inyección masiva de volúmenes sin precedente de inversión extranjera directa, portadora de innovaciones y capaz de generar cadenas productivas dinámicamente vinculadas con la economía global. Sin embargo, a lo largo de un horizonte de dos décadas la estrategia no sólo se plantea como meta central eliminar definitivamente la desocupación masiva, sino volverse autosustentable, generando un amplio y diverso mercado interno, y creando capacidades de innovación suficientes para posicionar a empresas e industrias mexicanas como líderes globales en su esfera de actividad.

Poner en marcha la dinámica del crecimiento acelerado, exige atraer flujos masivos de inversión extranjera directa que traigan consigo innovaciones, capaces de generar nuevos sectores e industrias con potencial para incrementar rápidamente la productividad y el dinamismo de cadenas productivas y regiones enteras. O bien, de reactivar industrias y regiones estancadas por haberse aislado de la dinámica competitiva global.

Los flujos deben necesariamente venir de fuera, pues de otro modo carecerán del componente innovador indispensable para modificar el “equilibrio estancado” de una economía que sistemáticamente destruye una parte de su acervo de capital humano, al condenar década tras década a una parte considerable de la fuerza laboral al subempleo, la obsolescencia, la miseria y la exclusión social.

Detonar un crecimiento de esta naturaleza no es algo que pueda lograrse sólo mediante la manipulación de los instrumentos tradicionales de la política macroeconómica. Éstos deberán ajustarse con la necesaria flexibilidad para preservar la estabilidad de precios mientras se crece aceleradamente. También se deberá cuidar de que el tipo de cambio real no reduzca la competitividad global de las exportaciones mexicanas.

Con frecuencia se disfraza de “ortodoxia” económica la falacia de que es imposible alcanzar tasas de crecimiento más altas, suficientes para eliminar la subocupación “estructural”, sin generar algún tipo de “horrenda catástrofe”, que sólo puede remediarse con nuevas dosis de “austeridad”. Esto es una falacia, pues las experiencias exitosas de las naciones que alcanzaron su madurez industrial en las tres décadas siguientes a la Segunda Guerra Mundial, tales como Italia y Japón, y las más recientes de los “tigres” asiáticos demuestran lo contrario. Es muy posible crecer a tasas cercanas a la necesaria para alcanzar la plena ocupación productiva en no más de dos décadas, siempre y cuando se mantenga cuidadosamente el equilibrio de las finanzas públicas, cuyo desbalance, y no el alto crecimiento, ha sido la verdadera razón de las proverbiales crisis macroeconómicas latinoamericanas. No sucederá en México. No con este gobierno. Tenemos liderazgo para crecer.

 

Twitter: @alzati_phd

Domingo, 15 de Septiembre de 2013 21:58

Ciencia, innovación y prosperidad

La integración del Consejo General de Investigación Científica, Desarrollo Tecnológico e Innovación, el cual debe mucho al liderazgo del secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, y en el que está representada la comunidad científica, el sector privado y el gobierno de la República, es un paso trascendente en la configuración de un sistema nacional de innovación a la altura de los retos y oportunidades a los que se enfrenta México en el contexto de una acelerada e impostergable apertura a la globalización, de cuyos resultados depende que en el porvenir inmediato, nuestro país alcance la prosperidad democrática o se hunda en el atraso y la violencia.

En la instalación del consejo, el presidente Enrique Peña Nieto ratificó el compromiso del gobierno de la República de incrementar la inversión destinada a ciencia y tecnología hasta alcanzar 1% del Producto Interno Bruto (PIB). El Presidente afirmó que se trata de una meta prioritaria e informó que en el Paquete Económico de 2014, que envió al Congreso de la Unión junto con su propuesta de reforma hacendaria, se evidencia un aumento sustancial en los recursos destinados al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt). Desde el primer presupuesto de su gobierno, en 2013, fue significativo el incremento al Conacyt para respaldar proyectos y la formación de investigadores. “Y ahora, en la propuesta que recién he enviado al Congreso, acompañada de la reforma hacendaria, nuevamente se evidencia un incremento sustancial en la inversión pública en ciencia y tecnología”, expresó. Explicó que los recursos que están proponiéndose al Congreso para el Conacyt, que hoy dirige con acierto el doctor Enrique Cabrero, son varias veces más del presupuesto que tiene la Secretaría de Relaciones Exteriores, el doble de lo destinado a la procuración de justicia y varias veces más de lo que se invierte en turismo. Ante los integrantes del consejo, dijo que se busca hacer de la inversión en ciencia y tecnología un instrumento y una palanca muy importante para el desarrollo del país en los próximos años. Con recursos públicos y privados crecientes y complementarios para la ciencia y la innovación se sientan bases firmes para alcanzar un crecimiento suficiente y sostenido.

Pero México ha de comenzar por integrarse en los flujos globales de innovación y conocimiento. Es hora de adoptar decididamente el modelo de innovación abierta, que promueve la OCDE, abandonando definitivamente las trasnochadas políticas del “nacionalismo tecnológico”. Hay que atraer y aprovechar las innovaciones desde dondequiera que se generen. Hay que adoptarlas y adaptarlas con ventaja a nuestras condiciones, en particular a nuestra estructura de precios relativos de factores productivos. Esto no hará sino amplificar nuestras ventajas comparativas y competitivas a escala global.

Para realizar con eficacia la absorción y adaptación ventajosa de las innovaciones, las empresas mexicanas necesitan disponer de una amplia infraestructura de capacidades ingenieriles y tecnológicas, laboratorios industriales, centros de certificación, metrología y estándares, laboratorios de diseño, ergonomía, materiales, etcétera. Quizá las grandes empresas podrán desarrollar internamente estas capacidades. Pero la mayoría de las empresas medianas y pequeñas, que son también con frecuencia las más innovadoras y dinámicas, han de apoyarse en los centros públicos de investigación y las universidades e institutos tecnológicos. Éstos, a su vez, necesitarán disponer de una amplia, diversa y creciente base de capacidades en ciencia básica, que les brinde sustento y capacidad prospectiva. Así, con mayor inversión pública y privada y una política consistente en materia de ciencia e innovación, México avanzará hacia la prosperidad democrática.

Twitter: @alzati_phd

 

 

Domingo, 08 de Septiembre de 2013 22:17

Por la ruta trazada

El gobierno del presidente Enrique Peña Nieto avanza por la ruta trazada. Con prudencia estratégica y ocasionales repliegues tácticos, pero sin titubeos ni retrocesos. Sabe a dónde va y sabe cómo llegar ahí. Aunque de pronto aparezcan nubes de tormenta y el oleaje se encrespe embravecido, el timonel se mantiene firme y sabe encontrar los vientos favorables, porque tiene bien claro cuál es su destino. Se propone conducir a México hacia la plena prosperidad democrática que es y ha sido siempre la aspiración central de nuestro proceso histórico como nación independiente. Sabe que la compleja coyuntura global nos ofrece una excepcional ventana de oportunidad para lograrlo. Y que ésta no permanecerá abierta siempre. Por eso entiende bien que el momento de México es ahora y que, por lo tanto, las grandes transformaciones emprendidas no deben posponerse ni limitarse por temor a minorías reacias a los cambios, por estridentes o amenazantes que parezcan.

El programa de reformas del presidente Enrique Peña Nietoes una respuesta integral a los retos y oportunidades que la irreversible transformación global plantea a la nación mexicana. Para facilitar el surgimiento de los ganadores del nuevo juego global, ahora se requieren economías dinámicas y evolutivas; redes de conocimiento e innovación; habilidades de negocios interactuando con poblaciones crecientemente educadas y cultas, plurales, abiertas y bilingües. Para volver a una senda de crecimiento económico y bienestar social generalizado, México necesita empresas saludables, en industrias con futuro, capaces de adoptar las nuevas fuentes de productividad.

El cambio ya llegó y pronto todos respiraremos un aire renovado. Es la hora de los consensos para recuperar el porvenir. El Presidente de la República ha dado ya con firmeza los primeros pasos para restablecer la paz social duradera y el prestigio internacional de México, indispensables ambos para atraer las inversiones que permitan recobrar la vía del crecimiento económico y el bienestar social.

De todas las reformas emprendidas y por emprender, la reforma educativa del presidente Enrique Peña Nieto es de la mayor trascendencia. Por su experiencia, talento y solidez política, Emilio Chuayffet es el hombre idóneo para conducirla al éxito.

La reforma educativa es un paso decisivo para el porvenir de la nación. Obstaculizarla o retrasarla en defensa de intereses mezquinos es atentar contra México. Los electores lo ven y lo saben. A su tiempo pasarán su veredicto en las urnas. Se equivocan quienes, eternos enemigos de la educación pública, quieren atribuir las fallas de la educación mexicana a los maestros, cuando han sido y están llamados a seguir siendo el mejor aliado con que cuenta la autoridad educativa. Los maestros, los que enseñan y se preparan, los que educan y se educan. No quienes cobran como maestros y pasan más tiempo en las calles que en las aulas. Al servicio de políticos inescrupulosos y trasnochados, y no de las nuevas generaciones de mexicanos.

El porvenir de México no es negociable. Es hora de que lo entiendan de una vez por todas quienes persisten en obstaculizar la reforma educativa. Resucitar apolillados discursos populistas y lanzar a la protesta aventurera e incendiaria a masas enardecidas y manipuladas políticamente, no dará ya resultados. En el gobierno de la República hay suficiente tolerancia, vocación democrática y oficio político para responder con serenidad a las más virulentas provocaciones, pero sin jamás dar marcha atrás ni subordinar a ningún interés particular el interés superior de la nación. Las reformas educativa, energética y  fiscal están íntimamente vinculadas entre sí. Y todas las fuerzas políticas comprometidas con un porvenir de prosperidad compartida y duradera para México deben mantenerse unidas para hacerlas realidad. Sin titubeos México avanza por la ruta trazada.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla .

Twitter: @alzati_phd

 

Domingo, 01 de Septiembre de 2013 21:41

De todas maneras va

Pero la Reforma Agraria va, de todas maneras va.

Carlos Puebla

La reforma educativa es un paso decisivo para el porvenir de la nación. Obstaculizarla es atentar contra el país. México puede seguir confiando en la educación para que sea la palanca clave de su porvenir de prosperidad. La reforma reafirma el carácter obligatorio, laico y gratuito de la educación que imparte el Estado mexicano. En palabras del presidente Enrique Peña Nieto: “La educación no se privatiza ni se concesiona, seguirá siendo una función irrenunciable del Estado mexicano”. El mandatario expresó que con la reforma educativa se busca evaluar a los maestros, pero aclaró que no se busca culpar a los maestros de las deficiencias que hayan padecido en su formación. “El proceso de evaluación será justo, integral y técnicamente sólido”.

La reforma educativa del presidente Enrique Peña Nietoavanza. Es una reforma de la mayor trascendencia y representa un paso formidable y decisivo para restaurar la esperanza en el porvenir inmediato y a largo plazo de México. La reforma avanza gracias a la experiencia, talento y solidez política de Emilio Chuayffet Chemor, secretario de Educación Pública de una reciedumbre, solidez intelectual y destreza política dignas de antecesores tan ilustres comoJesús Reyes HerolesJaime Torres Bodet y el propio José Vasconcelos. Su estatura política ha quedado una vez más validada por la firme serenidad y ausencia de protagonismo que ha demostrado frente a los embates de quienes confunden la toma violenta de calles y recintos con la conquista del porvenir. Quien se sabe fuerte no teme a que su serenidad sea confundida con debilidad por los bravucones. Quien se sabe poseedor de la razón no necesita hacerla valer a golpes y a gritos. En la política democrática se combate con argumentos y se triunfa con votos. No con provocaciones ni chantajes.

Si los opositores a la reforma educativa defienden derechos legítimos que, quizá de manera infundada, temen ver conculcados, se trata en todo caso de derechos laborales que deben ser respetados, pero a los que en nada vulnera una evaluación que sólo busca mejorar el desempeño docente y que ofrece vías de mejoramiento a los maestros que resulten pobremente evaluados, seguramente a resultas de una formación insuficiente, de la que en la mayoría de los casos no son personalmente responsables. Oponerse es su derecho. La disidencia y su manifestación pública son inherentes a una democracia plural. No lo son, sin embargo, la violencia, la destrucción de la propiedad pública ni el privar a terceros del goce de derechos que la Constitución y las leyes otorgan a los mexicanos, tales como el libre tránsito por las vías de comunicación y el derecho de las familias a que sus hijos reciban educación pública, gratuita, laica y de calidad. Derecho que conculcan al mantener cerradas las escuelas durante meses, que los educandos no podrán recuperar. Es hora de que los maestros regresen a las aulas. Es hora de diálogo y no de confrontación. Es por México.

Emilio Chuayffet es el hombre idóneo para conducir al éxito esta trascendental reforma. La primera prueba de ello es que ya ha sabido encontrar en un SNTE democrático y libre de cacicazgos y corruptelas a un importante aliado. Pero más esperanzador resulta aún que incluso con las organizaciones de maestros disidentes, que con empecinamiento e inusitada violencia han manifestado su oposición a la reforma educativa, el Estado mexicano por medio del Senado de la República ha conseguido entablar un proceso de diálogo. Se prueba así una vez más que en el gobierno de la República hay suficiente tolerancia, vocación democrática y oficio político para responder con serenidad a las más virulentas provocaciones, pero sin jamás dar marcha atrás ni subordinar a ningún interés particular el interés superior de la nación. La reforma educativa va. De todas maneras va.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Twitter: @alzati_phd

 

Domingo, 25 de Agosto de 2013 20:33

Mantener el rumbo

México se encuentra ante un dilema ineludible e inaplazable, quizá el más dramático de su historia. Permítaseme resumir en dos palabras el dilema de México ante la crisis global: desintegración nacional o prosperidad democrática. La persistente crisis global no sólo plantea a México, como a todas las naciones del planeta, retos y riesgos formidables. También le abre oportunidades vastas e irrepetibles para remontar definitiva y aceleradamente los rezagos y obstáculos que aún le separan de la plena prosperidad democrática que ha sido en esencia la meta de todo su proceso histórico. La crisis nos coloca a todos, sin retorno y sin remedio, en plena globalización: todos compiten con todos, por todo, en todas partes.

Las naciones que con más prontitud se pongan a la vanguardia de estas transformaciones, adelantándose en la construcción de las instituciones, infraestructuras y capacidades sociales que demandan, podrán dar un gran salto adelante y tomar el liderazgo en la naciente civilización planetaria. Sin embargo, para estar en condiciones de tomar ventaja de esta oportunidad histórica, México deberá detonar y sostener un crecimiento incluyente. Con ese fin, resulta inaplazable crear condiciones eficaces para que los emprendedores mexicanos participen en el nuevo crecimiento, aplicando una política eficaz de competencia económica, reforma regulatoria y reducción de los requerimientos financieros del sector público, a fin de que el crédito y la inversión fluyan de manera masiva y efectiva hacia la innovación y la generación de oportunidades de ocupación de alta productividad y retribución.

Alcanzar y mantener una economía de plena ocupación significa que la política macroeconómica no sólo deberá asegurar la estabilidad, sino que deberá asegurarla de manera congruente con la meta de plena ocupación.

Esto significa que en la presencia de un mercado interno deprimido a consecuencia de muchos años de crecimiento insuficiente, las retribuciones reales al aporte productivo humano (“salarios reales”) y los costos reales de los demás factores productivos (capital físico, conocimiento protegido por propiedad industrial e intelectual, crédito y otras modalidades de financiamiento, insumos primarios, infraestructura, etcétera.) deben traducirse en precios que permitan a los bienes y servicios mexicanos competir sin desventaja en los mercados globales. Y en vista de la importante participación de la energía en los costos de producción, resalta la urgencia de la reforma energética del presidente Enrique Peña Nieto.

En consecuencia, es indispensable evitar los procesos inflacionarios cuidando, sobre todo, no incurrir en un déficit significativo en las finanzas públicas. Sin embargo, es igualmente crucial velar porque la política monetaria sea eficaz para impedir que la acumulación de reservas, necesarias para preservar la estabilidad, y los flujos de inversión foránea, indispensables para mantener el crecimiento, conduzcan a una apreciación excesiva del tipo de cambio real, mermando así la dinámica exportadora e impidiendo la plena ocupación.

A pesar de todo es hora de mantener el rumbo. El gobierno del presidente Enrique Peña Nieto está tomando las decisiones y las iniciativas necesarias para revertir, de manera perceptible para las grandes mayorías, el clima de estancamiento y desesperanza. Y ese reto reclama la construcción de los acuerdos políticos para destrabar la agenda legislativa. Ello hará posible recuperar el crecimiento en medio de la persistente crisis global que aún se avizora en el horizonte de los próximos años. Urge también acelerar el despliegue de la política industrial que nos permita atraer grandes inversiones de contenido innovador y conectarnos con los sectores y las regiones que emergerán como líderes de la siguiente etapa de crecimiento global. Hay que mantener el rumbo. El porvenir de México está en juego.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla .

Twitter: @alzati_phd

 

Página 10 de 17

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook