Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

29Abril2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

Francisco Tobias

Francisco Tobias

URL del sitio web:

Lunes, 06 de Mayo de 2013 10:51

El callejón del Diablo

Hola, soy Francisco Tobías, en esta ocasión te platico sobre la leyenda sucedida en el Callejón del Tejocote, narrada de manera fabulosa por don Froylán Mier Narro, sobre don Juan y de cómo los celos nublaron su mente, tanto que su historia terminó en tragedia.

Don Juan de Solís contaba 60 años, pero su porte hacían verlo menor. Él y su mujer, más joven, procrearon a un gallardo e inteligente hijo. Don Juan sospechaba que su esposa lo engañaba. El simple hecho de pensarlo lo torturaba, sin razón o motivo aparente.

Una noche de invierno caminaba don Juan por el Callejón del Tejocote, siempre con la traición en su mente, desconfiando. En eso escuchó que alguien se acercaba, y don Juan exclamó:

-¿Quién eres?

-Blas Cázares, servidor de usted, contestó aquel hombre.

Después de charlar un rato, Blas le comentó a don Juan:

-Su merced cavila y sufre porque piensa que su esposa lo engaña.

-¿Cómo te atreves? Exclamó don Juan.

-Le prometo pronto darle pruebas para que conozca la verdad, sea cual sea. En 4 días, en esta misma calle y a esta misma hora, aclararé sus dudas, y así pasó, puntual estuvo don Juan una noche que el aire frío arreciaba, tanto que el viento aullaba. La paciencia no estaba en ese momento de su lado, los nervios, la duda lo invadían.

Llegó Blas y, sin saludo, don Juan preguntó:

-¿Y bien?

Blas contestó:

-Sus sospechas son ciertas mi señor, su esposa lo engaña con un hombre que no sé su nombre, pero de buen ver y más joven que su merced.

Quiero pruebas, dijo don Juan, en tono enojado.

-Mañana finja un viaje… vuelva en la noche, espere escondido entre las 12 y la una, y verá llegar al hombre con quien lo engaña su mujer.

Don Juan hizo lo que el hombre le indicó, y esa noche vio tocar la puerta de su casa a un hombre alto, gallardo quien usaba una capa larga. Don Juan se acercó, y con la fuerza que le dio la ira, clavó su espada en ese hombre, que al momento perdió la vida, en eso su esposa abre la puerta gritando:

-¡Es mi hijo!... ¡Mataste a nuestro hijo!

El señor Solís, al ver el rostro de su víctima, lanzó un grito y corrió enloquecido.

A los meses recobró la razón, y ante el juez declaró lo sucedido en aquel Callejón del Tejocote, se supo que nunca ha vivido en la Villa de Santiago del Saltillo ni en la Villa de San Esteban de la Nueva Tlaxcala, nadie llamado Blas Cázares. Pudo haber sido invención, pudo haber sido cierto, lo que se dijo fue que don Juan había sido aconsejado por el mismísimo Satanás.

Desde esos días hasta la fecha, dicho callejón, a unas cuantas cuadras de donde hoy se ubica la Benemérita Escuela Normal, se le conoce como el Callejón del Diablo.

Domingo, 28 de Abril de 2013 20:49

Agustín García

 

En esta ocasión te comento sobre un personaje saltillense quien se ha convertido en una institución del futbol americano estudiantil en Saltillo, él forma parte del selecto grupo de quienes jugaron y después se abrieron paso para enseñar a jugar este hermoso deporte.

Me refiero al coach Agustín García, quien nació el 25 de septiembre de 1936, en la casa marcada con el número 412 de la calle de Corona en esta bella ciudad de Saltillo.

Además de ser periodista deportivo es cinéfilo, y muestra de ello es la  ganadora de 10 Óscares, Ben Hur, su película favorita, pero no niega que es fanático de las películas de charros, admirando a Pedro Infante, Jorge Negrete, pero nunca más que al “Gallo Giro”, Luis Aguilar.

Responsable desde joven, ejemplo de ello fue el haber rechazado la beca para estudiar en la vecina ciudad de Monterrey sus estudios universitarios, para no dejar de apoyar económicamente a su familia.

A su esposa la conoció en un juego de béisbol, cuando reporteaba y jugaba para el equipo del periódico El Sol del Norte, y en un partido cuando enfrentaban al equipo de la Academia Coahuila, de un vistazo a las gradas para él resaltó doña Cristina Cárdenas, quien al tiempo fue su novia y después su esposa, compañera de vida de don Agustín, quien hoy es abuelo amoroso.

Siempre modesto don Agustín, periodista por azares del destino, sus conocimientos lo han hecho un cronista de la historia del deporte en esta bella ciudad de Saltillo, muchos deportes le gustan y conoce, pero no puede negar que su amor deportivo es el fútbol americano.

Cuando jugaba este deporte con los Burros Pardos del Tecnológico de Saltillo, portaba el número 83 en su jersey, mariscal de campo su posición. Hoy ese equipo, de gran tradición en nuestra ciudad, no puede ser visto sin la huella del coach Agustín.

A muchos equipos ha enfrentado con el color guinda y blanco, como los Buitres de La Narro, los Daneses del Ateneo, los Lobos de la UAdeC o los Zorrillos de Ciencias Químicas, rivales con los que ha librado batallas épicas.

Un hombre que recuerda todas sus victorias y que sin duda ha aprendido de sus derrotas en el campo de las 100 yardas.

Agustín García sabe lo que significa ser un coach, esta profesión no sólo es la de entrenar para ganar en el deporte, realmente es un oficio que sirve para preparar hombres ante la vida.

33 años de dar clases de educación física en la Escuela Federal N° 1, y muchos más de formar parte del Tecnológico de Saltillo, el coach Agustín es un ejemplo dentro y fuera del campo, es un saltillense modelo de trabajo y dedicación, testigo de ello es el estadio Carlos Roldán Sanders. El coach Agustín es un personaje de esos que tenemos en Saltillo y que vale la pena presumir.

 

Lunes, 15 de Abril de 2013 09:25

Pelea familiar por un esclavo

En esta ocasión te platico sobre una anécdota, sobre un pleito familiar que aconteció aquí en Saltillo, transcurría el año 1682 cuando un suceso robó la atención de los habitantes de esta bella ciudad llamada en ese entonces Villa de Santiago.

Los protagonistas fueron doña Constanza Martínez viuda de De Llenera, su hijo Antonio y Lorenzo de Llenera Agúndiz, este último muerto cuando todo esto sucedió, él era sacerdote, tío de Antonio y cuñado de doña Constanza, los tres familiares junto con el esclavo Santiago, fueron la comidilla de la villa.

La discordia de la familia fue el esclavo, el problema comenzó cuando el tío Lorenzo dispuso que a su muerte Santiago, el esclavo, sirviera por un año a Antonio, y al término del tiempo estipulado, Santiago obtendría su libertad.

Transcurrieron los 365 días y Antonio como caballero, cumplió con el deseo estipulado en el testamento de su tío, dando la libertad a Santiago, quien por fin logró probar la libertad, como debió ser desde que nació, sin embargo doña Constanza, muy molesta lo demandó, reclamándole la propiedad original y en juicio solicitó el regreso de Santiago como su esclavo.

Doña Constaza argumentó que tiempo atrás prestó a Santiago para que facilitara sus servicios a su cuñado, y nunca le pidió la devolución del esclavo.

Al saber de la libertad de Santiago, ella demandó la devolución del esclavo, y el pago del servicio durante el tiempo que estuvo con Antonio, ella no sólo quería el dinero, quería de vuelta al esclavo Santiago.

Antonio, después de darle vueltas y vueltas al asunto, se convenció que su causa estaba perdida, que efectivamente, la dueña del esclavo era su madre, por lo que, decidió pagarle el tiempo de servicio, pero además para no faltar al deseo de su tío Lorenzo, pagó el valor del esclavo.

Lo bueno de esto es que Santiago ganó su libertad, libertad de la cual siempre debió de haber gozado, lo malo es que doña Constanza se distanció de su hijo, esperemos que con el correr de los años se hayan reconciliado.

Domingo, 07 de Abril de 2013 21:00

El Trenazo

En esta ocasión te platico sobre un día triste, un día en el cual, el terror se apoderó de Saltillo, olvidarlo no es posible, era el 5 de octubre de 1972 cuando un trenazo acabó con vidas saltillenses que hoy todavía recordamos y amamos.

La locomotora 8405 – 08 Norte con sus 16 furgones de pasajeros, provenían de Real de Catorce, habían asistido a la peregrinación en honor a San Francisco de Asís.

Su arribo estaba programado para las 21:00 hrs pero la salida de Real de Catorce se retrasó, por una revisión, “ya venía mal” de hecho desde que salió el 2 de octubre de esta bella ciudad de Saltillo rumbo a la ciudad minera. Decidieron, sin embargo, partir de regreso, a las 23 horas con 25 minutos del día 5, antes de llegar al llamado Puente Moreno, a unos escasos kilómetros de esta hermosa ciudad de Saltillo, sin frenos, descarriló el “tren peregrino”.

Los operadores del tren fueron a los tribunales, 9 años de su vida, dedicaron para demostrar su inocencia, investigaciones posteriores al accidente confirmaron que no fue responsabilidad de los operarios, los furgones se encontraban en mal estado y los frenos habían sido reportados con fallas. Se comprobó por empleados de Ferrocarriles de México que el pesado mastodonte no contaba con balatas por ello el frenado del tren fue imposible.

Ese día, los saltillenses se presentaron a ayudar, el olor a sangre, los gritos de dolor, fuego, los fierros retorcidos, no lograron mermar la solidaridad de los ciudadanos de esta bella ciudad de Saltillo. Ejemplo de ello fue la acción médica del Dr. José F. Badillo quien para salvar la vida de un peregrino las dos manos le amputó. Estudiantes de la Narro los primeros en llegar, alumnos de la entonces Universidad de Coahuila, policías, bomberos, ejercito, integrantes de la Cruz Roja cuya presidenta honoraria era la Profesora Eloísa Gutiérrez, prestaron sus manos y sus fuerzas para rescatar ya sea alguien vivo o el cuerpo de un caído.

Murieron más de mil peregrinos, se rescataron 250 cuerpos, muchos reclamados, otros no, pues toda la familia pereció, otros muchos encontraron su tumba precisamente ahí, donde la desgracia sucedió, por ello las autoridades decidieron tapar el lugar y que ahí muchos descansaran en paz.

Alrededor de 213 personas sobrevivieron, muchos hoy en día pueden contar la historia que quisieran borrar de su mente, pero no pueden. Una historia que no debió de haber sucedido.

Este año se cumplen 41 del fatal accidente, un acontecimiento que entristece a los saltillenses, un hecho que nubla a Saltillo cada 5 de octubre, haya o no haya sol, el cielo de Saltillo es gris.

Domingo, 31 de Marzo de 2013 23:09

Rogelio Ruíz "El Mere"

Hola soy Francisco Tobias, en esta ocasión te platico sobre un personaje de la vida diaria de Saltillo, Rogelio Ruiz Ibarra, quien nació en Parras de la Fuente Coahuila, el 8 de marzo de 1949, y desde 1951 radica en nuestra bella ciudad de Saltillo.

Su oficio es el de voceador y fue boxeador profesional, vende periódicos y revistas desde 1986, se inicio en este oficio cuando enviudo, con 3 hijos, 2 hombres y una mujer, su puesto está ubicado en el Bvld. Coss y Acuña, dice don Roger, que su amigo Toño “La Bola” le ayudo para crecer en el negocio y contar con ese espacio.

Don Rogelio también fue bolero y su mejor anécdota contada por él, es que siempre atiende a sus clientes con mucha alegría.

Pero don Roger tenía un mote, los conocedores del box lo deben de recordar como Rogelio Ruiz “El Mere”, siempre modesto al hablar de sus logros boxísticos, me dijo: “Yo prefiero que hable de mi quien me vio boxear”.

Tres veces campeón de Saltillo, en los pesos de mosca y mosca Jr, 3 veces Campeón Estatal, ganador de los guantes de oro, compitió en tres ocasiones por el campeonato nacional, el primero en Tepic Nayarit contra el costeñito Morales, quien después fuera campeón mundial. Compañero de boxeo de Rubén “El Púas” Olivares.

De manera profesional boxeó en las Arenas Obreros del Progreso, Saltillo Oriente y en la sociedad Manuel Acuña en nuestra bella ciudad, pero sus puños llegaron allende nuestras fronteras triunfando en las plazas de Nuevo Laredo y Monterrey.

De sus tres hijos, han nacido 5 nietos, y con mucho orgullo dice: “ellos son mi vida”.

Don Roger quien todos los días por la noche hace ejercicio, “para que el colesterol no llegue”, como él lo dice, puntualmente se levanta a las 4:40 de la mañana, para que aunque llueve, truene o relampagueé el negocio puntualmente siempre abierto este a las 5:00 a.m.. Lo mejor que tiene es su clientela, el sabe a que hora pasan y sabe lo que les gusta leer, cabe contarles que sucedió dos veces mientras platicaba con él, el cliente nada mas llega hace un pequeño alto y don Rogelio le entrega la lectura del día, sea un periódico o una revista.

Don Rogelio, don Roger, el Mere, un amigo, ejemplo de trabajo, tenacidad  y honestidad de esos con los que contamos en Saltillo y que vale la pena presumir.

Si un día, quieres comprar el periódico y que un verdadero campeón de boxeo te cuente sus hazañas, ve ahí, ahí en Coss y Acuña, en el puesto de don Roger, “El Mere” Ruiz te atenderá.

 

Aviso de Ocasión.

Gracias por acompañarme soy tu amigo Francisco Tobias.

Domingo, 17 de Marzo de 2013 22:20

La Botica Recio

Hola soy Francisco Tobias, en esta ocasión te platico sobre un establecimiento que cuenta con más de un siglo dando servicio y salud a los saltillenses, 1905 fue el año en el cual don Félix Recio Galindo fundó la Botica del Mercado, la que hoy conocemos como Botica Recio.

Allá en el inicio del Siglo XX, pocos pobladores había en el pequeño Saltillo, con pocas boticas contaba la pequeña ciudad, antes, las boticas no vendían medicamentos de patente, su servicio era hacer las formulas que los médicos recetaban. Ser boticario es más que ser comerciante, es necesario saber sobre farmacéutica y medicina.

Durante más de un siglo, la botica Recio, sigue haciendo formulas medicas, capsulas, jarabes, infusiones, pomadas, sin dejar de actualizarse.

Hoy, sus matraces, tubos de ensayo y demás utensilios siguen siendo los mismos desde sus inicios, el cuidado del equipo es primordial y por supuesto la atención a sus clientes es igual.

La botica Recio, es un negocio que ha vencido las adversidades, sus propietarios son indiscutiblemente una muestra de la tenacidad que tenemos los saltillenses, después de don Félix, 3 generaciones se han hecho cargo de la botica, hoy los bisnietos siguen trabajando en el oficio familiar.

Pionera en servicio nocturno en Saltillo, la Botica Recio, cuenta desde el 16 de enero de 1908 con la patente 6579, que consiste en la “Pomada Eléctrica” la cual desaparece los callos.

En la época del Cine Saltillo y del Cine Royal, los anuncios comerciales eran proyectados en la pantalla, conocidos como las “vistas”, las cuales promocionaban los polvos Bayley, una formula propia de la botica Recio.

A su entrada se ven un par de espejos, cóncavos y convexos, quieres verte deformado, puedes ir ahí, en Pérez Treviño pasando Allende, ahí en la botica que tiene más de 100 años trabajando por Saltillo, ahí en la Botica Recio.

La Botica Recio le apuesta al trabajo y empeño, hoy como ayer siguen ofertando sus formulas magistrales para seguir sanando a los saltillenses.

En el corazón de Saltillo, la Botica Recio, por su servicio y nuestra salud ahí estará.

 

Avisos de ocasión

Tengo el gusto de participar al público en general que con esta fecha ha quedado abierta a sus órdenes la Botica “Recio”.

Situada en la Calle V. Carranza Pte 34, antes Iturbide con Teléfono 938, donde encontrará una esmerada atención en el despacho de recetas, un extenso surtido de medicinas de patente y un servicio rápido a domicilio.

Anuncio volanteado el 27 de julio de 1934

 

Gracias por acompañare soy tu amigo Francisco Tobias.

Domingo, 10 de Marzo de 2013 20:36

El Rey Dormido

Hola soy Francisco Tobias, en esta ocasión te platico sobre un  personaje peculiar de Saltillo, cuyo nombre era Braulio Flores y su apodo “El Rey Dormido”, de quien se sabe que era parrandero, mujeriego y jugador, fiesta que había en Saltillo, fiesta en la cual Braulio estaba presente, además era bueno para el puño.

Era temor como enemigo, de estatura alta, ágil, fornido, diestro con la piedra, el garrote y el cuchillo, además de carismático.

Al iniciar la guerra de la intervención norteamericana por el año de 1847,  Braulio se negó a enlistarse en el ejército regular, también rechazo ser parte de la guerrilla, El Rey Dormido prefirió emprender su propia defensa a la nación.

Su estrategia estaba planteada y era sencilla.

El Saltillo de aquel tiempo, solo tenía alumbrado público en la Plaza de la Independencia, la que hoy conocemos como la Plaza de Armas, por las noches, mujeres heroínas invitaban a los militares gringos a dar una vueltecita, los emborrachaban y cuando dormían, “El Rey Dormido” los ejecutaba.

Al pasar los días los mandos militares del invasor se dieron cuenta que faltaban soldados y oficiales en sus filas, después de investigar, sorprendieron al “Rey Dormido”, quien fue arrestado y sentenciado a la horca.

Con lo que no contaban los norteamericanos era con la suerte, y  astucia del saltillense Braulio.

Cuando Santa Ana se acercó a Saltillo para enfrentar al ejército norteamericano, los militares enemigos se movieron a Buenavista, entre la confusión y preparativos para la batalla de la Angostura, el Rey aprovechó para sorprender a su vigilante, levantando la bala que sostenía el grillete atado a su pie y con ella dando un certero golpe al centinela, cuentan que cargando con dicha bala, saltó sobre el caballo del oficial y a galope logró escapar de la prisión.

Braulio Flores un saltillense que emprendió su guerra contra el ejército invasor, y quien tuvo como su mejor aliado a la suerte. Si bien México perdió la guerra y con ella territorio nacional, aquí en Saltillo tuvimos al Rey Dormido quien ganó la suya.

Avisos de Ocasión

Señor gobernador: Le informo que hace unos meses fue exhumado un cadáver momificado del panteón Santiago. Está en buenas condiciones, hasta las manos tiene. Se lo comunico nada más para que esté enterado, ya que es un hecho fuera de lo común.

Atentamente el Administrador del Panteón.

Anuncio publicado el 1 de marzo de 1910

Gracias por acompañarme soy tu amigo Francisco Tobias

Domingo, 24 de Febrero de 2013 22:51

Agustín Jaime

En esta ocasión te platico sobre un personaje Saltillense cuyo corrido es indiscutiblemente un distintivo de esta bella ciudad de Saltillo, me refiero a Agustín Jaime de quien dice el corrido que bajaba a caballo por calle de Bravo a ver a su novia.

Agustín Jaime se desempeñaba como cobrador de impuestos y derechos de la administración municipal.

Quien lo mató fue Pedro Arredondo, ¿el motivo? algunos dicen que fue por un amor, otros que fue por agravios o insultos, lo que sí se sabe es que el asesinato se perpetuó en la puerta de la cantina el Huizache, que estaba ubicada en la esquina de Matamoros y Múzquiz en el Centro Histórico de Saltillo.

Los familiares de Agustín Jaime me aseguran que fue velado en casa de sus padres y no en casa de Joaquina como dice el corrido, el cual fue cambiando al pasar de boca en boca entre los saltillenses y se aprovechó para mejorar su rima.

Pedro Arredondo era policía, cuentan que el 25 de diciembre de 1933, Agustín fue a visitar a su hermano Juan, y al despedirse partió camino a la cantina, donde el asesino ya lo esperaba para ejecutar sus intenciones.

Agustín, fue herido de muerto por la espalda, su asesino le disparó a mansalva. La noticia llegó como de rayo a su hermano quien estaba en una siesta saltillera, corriendo llegó donde yacía el cuerpo aun con vida de Agustín, quien alcanzo a decir el nombre de su ejecutor.

María García era su novia, Agustín Jaime tenía su caballo que era entendido hasta a señas le hablaba, dice el corrido.

Agustín Jaime un personaje de la cultura popular saltillense, inmortalizado en un corrido, escrito por Eligio Alvarado testigo presencial de los hechos e interpretado por muchos, pero, inmortalizado por uno; El Piporro.

En muchas ciudades hay lloronas, callejones, y hasta apariciones del diablo, pero en Saltillo tenemos anécdotas que se hacen leyenda. Agustín Jaime, una traición y un villano lo perpetuaron en nuestra historia, y él, y él bajara a caballo por calle de Bravo por toda la eternidad.

Domingo, 10 de Febrero de 2013 21:46

Juan Antonio de la Fuente

Hola soy Francisco Tobias, en esta ocasión te platico sobre un mexicano  que vio la luz por primera vez el 7 de febrero de 1816, fecha en la cual nuestra bella ciudad era llamada Villa de Santiago de Saltillo y cuyos padres fueron don José Antonio de la Fuente y doña Victoriana de Cárdenas, me refiero a Don Juan Antonio de la Fuente.

El joven Juan Antonio empezó a estudiar la carrera de medicina, pero, la suspendió por problemas económicos, decidió por ello ponerse a trabajar e iniciar la carrera de la abogacía, logrando en 1837 obtener su título de Licenciado en Derecho.

En 1840 fue electo Diputado Federal, demostrando grandes dotes de oratoria, su vestimenta siempre más que sencilla, hecho que causó risas en su primera visita al Congreso, pero cuando empezó a hablar el resto de los diputados solo tenían atención para escuchar su voz, el respeto se lo había ganado.

Don Juan Antonio de la Fuente, siendo ministro plenipotenciario defendió a nuestra patria ante el Gobierno Francés de Napoleón III, condenando en el Palacio de la Tullerias, la invasión de esa potencia a nuestro país y advirtiéndole a Francia entera “No luchéis contra mi patria, mi patria es invencible”.

Hoy en nuestra bella ciudad existe una Secundaria Pública de gran prestigio que lleva su nombre, existen muchas escuelas en México que honrar a este héroe nacional oriundo de nuestra tierra, Saltillo, pero quien más nos recuerda su nombre es la escuela de bachilleres, El “Ateneo” Fuente, llamado así en honor a este gran Saltillense, en la explanada de esta institución podemos ver su efigie y en el Ateneo su legado.

 

Avisos de Ocasión

Para curar un resfriado en el mismo día tome Laxativo Bromo-Quinina, en su presentación de pastillas. Si usted no se cura, el boticario le devolverá el dinero. La firma “E.W. Grove” se halla en cada cajita.

Anuncio publicado el 11 de octubre de 1905.

Gracias por acompañarme soy tu amigo Francisco Tobias.

Domingo, 03 de Febrero de 2013 22:01

Matachines

En esta ocasión te comento sobre una tradición  muy Saltillense. Pocos años después de la fundación de esta bella ciudad llegaron a esta tierra 80 familias tlaxcaltecas, trayendo con ellos sus tradiciones y costumbres.

 

Entre esas tradiciones estaba la danza de los Matachines, también llamados matlachines.

 

Los grupos de matachines constan de 20 danzantes, de ellos uno es el monarca, 2 capitanes y otro llamado el viejo de la danza, quien indiscutiblemente se lleva el asombro de los niños.

 

Las danzas de los matachines tienen un carácter de ritual, sus instrumentos son el tambor, que tiene un origen prehispánico y el violín, entre los sones más sencillos que se utilizan en las danzas podemos encontrar “El Indio” y “La Golondrina”, mientras que los más complicados son el “Gorras Prietas”, “El Endiablado” y “El Tamborazo”.

 

Quizá lo más característico de nuestros matachines es la sonaja que cargan en la mano derecha, que hacen sonar constantemente y por supuesto su calzado, que son huaraches cuyo golpeteo es inconfundible, al combinarse con el rozar de los carrizos.

 

Aquí en Saltillo, los podemos ver danzar en el atrio de la Catedral cada 6 de agosto, tradición que data desde 1640, también el 12 de diciembre en el Santuario de la Virgen de Guadalupe, el 3 de Mayo en Landín, y el segundo domingo de septiembre en la Iglesia del Ojo de Agua.

 

Los Matachines son parte de Saltillo, parte de nuestras tradiciones, cada que se escuchan los tamborazos y huarachazos, sabemos bien que son los matachines.

 

Link: http://www.youtube.com/watch?v=KSVKOmvIzYQ

 

Página 3 de 4

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook