Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

21Enero2018

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

Saltillo Coahuila, 31 de Octubre 2011

 

De los apuntes de Miguel Angel De la Torre Cruz

 

Calaverita, verso popular breve que forma parte del folklore urbano, vinculado al festejo del día de los difuntos; con la que nos reímos, con la que la seriedad se hace dulce, su fondo se traduce en colores, su importancia se difumina en diseño, su trasfondo en encanto y festejo.

 

Calaverita la estrella que siempre rehuimos, capítulo que evitamos enfrentar, cuando debiera ser el broche de oro de un libro elegantemente escrito, grabado, voz y datos, sudor, cariño, encanto, esfuerzo de épica batalla “versus” uno mismo, para dar lo mejor, para estirar al máximo. Pensar en hacer, más que prosa, un poema, dote de cadencia, ritmo, alegría y canto.

 

Aquellos a quienes etiquetamos con esta singular imagen, sólo lo estarán para nosotros, si apagamos el recuerdo, más ellos, como colaboradores que fueron, en la pista de relevos, lucen su memoria, la estafeta en lo alto, corriendo, trotando, caminando, en su carril, hábilmente tomando curvas, sorteando barrancas, grandes saltos, amaneceres y ocasos. Películas llenas de hermosos cuadros, una raya diferente para cada uno, un ejercicio adecuado a la funda y a los accesorios que portaron; cada uno hecho para el paso que tenían que dar, con pincel decoraron su paisaje, y la huella sensible en el ser de quienes tuvieron la oportunidad de acompañarlos.

 

Mmm… poder oler y degustar sus guisos, escuchar sus consejos, reir contagiados de su felicidad, bailar y ser partícipes de tantos detalles en el fín de año, en las velitas de aniversarios, en todos los eventos ordinarios; escuchar quitas y logros, historias y proyectos, hacer presentes los clicks fotográficos, una feliz remembranza de los que se nos han adelantado.

 

Un instante, sólo. No hay nada ni nadie a mi alrededor, ni un estorbo, ni una distracción, es el momento para dedicarle un momento al momento. Un tiempo que se disuelve en el tiempo. Se devela el velo, se ilumina la oscuridad, se abre la puerta de par en par, se desnuda nuestra alma, se expone el corazón. Muerte y eternidad un primer pensamiento, la medida ya no existe, ya no hay más suceso.

 

Qué es la muerte, que para unos es ganancia, para otros el mejor invento; la hora de la verdad en que se muestran las credenciales sin compromiso, la colecta de los puntos, la llegada del premio, el momento del Amor. El podium para recibir la medalla, a quien ha sabido hacer lo que tenía que hacer, lo ordinario, en el lugar, tiempo, espacio; y con las personas, con las cosas y sus accidentes, con sus adornos y haberes. El pase a la trascendecia, a seguir plenamente participando de la creación.

 

Aprender de lo que representa, es la forma más excelsa de conocer el valor de la vida, para hacer de ella, líneas, con letras de oro y piedras preciosas, acrisoladas en el filtro de la plenitud, ejemplo para el que viene atrás y a un lado, adelante, arriba y abajo, candil, luciérnaga, …”en vida hermano en vida”, dijo el un gran hombre.

 

Qué es la muerte sino el momento de poder decir gracias!, cumplí, soy satisfecho, aproveché la oportunidad que se me obsequió gratuitamente, me maravillé y participé de sus bondades. Para hacerla magnánima, hay que continuar afinando la lira, el arpa, los chelos y violines, que la orquesta opere los acordes, sea maestra de las mejores melodías, y llegado el epílogo, proceda el beneplácito a la proyección de obra más importante, nuestra vida!.

 

 



DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook