Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

19Noviembre2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015


El total de los policías del país ronda en los 432,000 que se  distribuyen en: 196,000 estatales, 166,000 municipales, 38,000 federales, 27,000 ministeriales y 3,500 ministeriales federales, de acuerdo al Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Las corporaciones estatales son 31 y con la del Distrito Federal hacen 32. De los 2,439 municipios que tiene el país 2,022 cuentan con policía (1,030 con menos de 20 elementos) y 417 no tienen. En total hay, pues, 2,054 corporaciones distintas.

En México existe un policía por cada 261 habitantes que supera la media internacional. La proporción es mejor, a manera de ejemplo, que en Bélgica (un policía por cada 283 habitantes), Austria (uno por 302); Hungría (uno por 338); Suecia (uno por 551); Japón (uno por 561); Alemania (uno por 590), Finlandia (uno por 654)  y Estados Unidos (uno por mil).

El 68% de los policías municipales sólo cuenta con educación básica, el 26.5% educación media, el 4.5% educación superior y el 2.0% (cuatro mil) carecen de instrucción o son analfabetas. El 43.0% tiene entre 35 y 55 años. La rotación anual es del 106%.

El 61.0% de los policías municipales recibe un ingreso menor al salario mínimo. De ellos, el 40.5% ganan entre mil y mil quinientos pesos mensuales y el 20.5% menos de mil pesos mensuales. Esta situación necesariamente conduce a la corrupción, plantea la Secretaría de Seguridad Pública (SSP). La gran mayoría de los policías para “compensar” su sueldo recurre sistemáticamente a la corrupción que se estima en 1,277 millones de pesos mensuales (120 millones de dólares), según esa dependencia.

El secretario de la SSP, Genaro García Luna, estima que cada uno de esos policías recibe entre cuatro y cinco mil pesos mensuales  “extras” del crimen organizado o de las “mordidas”, y que eso también ocurre en todo el país.

Un policía, según cálculos de la SSP, debería recibir un salario mensual de $10,000.00 pesos, además del pago de los uniformes y los gastos para operar. Ahora, los policías pagan eso de su ya escaso bolsillo.

El 92.7% de los delitos que ocurren en el país son del fuero común y corresponde a los policías locales hacerles frente. Los efectivos municipales suman el 40.0% del total nacional y de acuerdo a García Luna no se dedican, en los hechos, a combatir los delitos y proteger a la ciudadanía.
Sólo ha sido certificado el 9.2% de los policías en los tres niveles de gobierno cuando el compromiso contraído por las autoridades hace cuatro años era que en enero del 2012 estaría certificado el 100% de los mismos.

Para poder combatir los delitos del fuero común, los propios del ámbito local, se requiere otro tipo de policía. Es evidente que los actuales no tienen condiciones y capacidad para cumplir su tarea. Urge acelerar el proceso de construcción de las policías estatales con mando único y plantearse en serio, al mediano plazo, la posibilidad de constituir la Policía Nacional Única.

 



DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook