Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

18Noviembre2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

FECHA por 

Un “raro” despertar cobijado por la Sierra de Arteaga


Lo que parecía una mañana de costumbre, hoy sería la excepción pues al abrir los ojos mire a mí alrededor y todo era diferente, me parecía que estaba en los años 60s, ¿Pero qué estaba pasando? Parecía ser un sueño tan real, que sentía que en verdad lo estaba viviendo.

Salí de mi habitación y observe al horizonte que en verdad se me hacía conocido... Sin duda descubrí que me encontraba en la Sierra de Arteaga, Coahuila de Zaragoza, para ser exactos en el Cañón de la Carbonera; me preguntaba ¿Dónde ha quedado todo? Mi familia, Los avances tecnológicos, La luz entre otras comodidades más... De un día a otro deje de ser un joven para convertirme en un Ejidatario de la hermosa Sierra de Arteaga.

No traía conmigo celular, ni accesorios de moda, ni pensar en el internet y toda la tecnología que hoy en día satura nuestras vidas, ahora eso ya no era parte de mi vida, había cambiado todo por unas botas talladas y marcadas por el paso del tiempo, mi vestuario era de tela maciza, en mi cabeza un sombrero que no usaba por vanidad sino que sería fundamental para las largas horas de trabajo bajo el sol, lo que más me impresiono fue mi rostro marcado de líneas por el paso del tiempo, mis manos se habían convertido en mi herramienta más importante de trabajo.

Estaba ya en las botas de un Ejidatario de Arteaga, de ese bello Municipio donde Venustiano Carranza redacto el primer manifiesto de la Revolución Mexicana, donde desconocía al gobierno de Victoriano Huerta. Volviendo a este “sueño” que ya no parecía tan irreal fui a realizar mis actividades, me dirigí al establo a ordeñar algunas vacas, después a piscar algunas cajas de manzana y al atardecer a cortar maíz para alimentar a los animales.

Ya era de noche y me dispuse a dormir, al pasar las horas escuche un raro sonido para esa época, abrí los ojos y era mi despertador, todo había sido un sueño y pensé que el ejidatario que les describí con anterioridad y por la que me hice pasar por un día, era la vida de mi abuelo Rogelio Cepeda Aguirre.

Les comparto este sueño para reflexionar y recordar nuestros antepasados, a esa gente que hizo crecer México, que eran felices sin necesitar algún accesorio como los que tenemos hoy, que se convierten en lo principal de nuestras vidas; que nos olvidamos de los grandes detalles de esta vida tan corta y pasajera, olvidamos lo cuán grande es la naturaleza y nos encapsulamos en una vida ficticia, en donde a quien más invertimos tiempo es a nuestro trabajo, al internet, celulares, televisión, entre otros y olvidamos lo primordial, que englobado se traduce en la felicidad del ser humano.

Es tiempo de rescatar los valores de las generaciones anteriores, valorar la naturaleza, mirar al cielo y maravillarnos de lo hermoso que es la vida y de lo que podemos aportar a ella, siendo honestos, justos, sinceros, dedicándole tiempo de calidad a nuestras familias, y así lograr una completa felicidad, HOY es momento de rescatar lo que nuestros abuelos nos heredaron e inculcaron a nuestros padres.

¡Es tiempo de retomar el rumbo de nuestro país, Es tiempo de cambiar a México!

Melchor Cepeda Destenave

Dirigente Frente Juvenil Revolucionario Arteaga Coahuila

Presidente Coahuila Joven Arteaga, A.C.

Twitter: @MelchorCepedad                                 Facebook: Melchor Cepeda Destenave

 

 

 

 



Melchor Cepeda

Social Profiles

DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook