Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

21Enero2018

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

SOLILOQUIO

¿Cláusula de gobernabilidad, segunda vuelta electoral o gobierno de coalición?: La primera es la alternativa, ya probada, adjudicada al PRI como propia, que tiene que ver con: De cumplirse ciertos supuestos, el partido que obtenga mayor número de diputaciones, controlará la Asamblea.

 

La segunda vuelta, es la práctica gringa: Que depura en una primera votación a los candidatos y en una segunda elección, solo participan el primero y segundo lugares, de tal suerte que quien gane lo haga con mayoría absoluta (42 a 45%).

 

Finalmente esta la, hasta hace pocos días, novedosa para México, forma de gobierno de coalición. Separar las funciones de Jefe de Estado y las de Jefe de Gobierno (Jefe de Gabinete), es una premisa fundamental de este ejercicio, que debe ser constitucional. En México la Constitución solo prevé la “coalición electoral”, que es otra cosa: Es la simple alianza de partidos, con un mismo modelo.

 

Reunidos en el DF, el lunes 10 de octubre, en un grupo heterogéneo de 46 personajes: plural y hasta disímbolo, se acordó apoyar la idea de un gobierno de coalición. No es extraño que en el “selecto grupo” estuviera Manlio Fabio Beltrones Rivera, el aspirante priista a la Presidencia, que ha traído a cuento nacional, esta opción, tan europea como parlamentarista.

 

Marcelo Ebrard, Cuauhtémoc Cárdenas, Manlio Fabio Beltrones, Santiago Creel, Carlos Fuentes, Denise Dresser, Mauricio Merino, José Woldenberg, son éstos, solo algunos nombres representativos de los firmantes del documento, que se convirtió también en desplegado de prensa y en convocatoria pública, ante un escenario previsto…por ellos.

 

Lo atractivo desde el punto de vista mediático, es que, recién iniciado jurídicamente el proceso electoral federal, tres destacados aspirantes a la Presidencia, de los tres partidos que pueden ganar, se suman, como firmantes. Que los acompañan y hasta validen, a saber por qué motivaciones (hay nacionalistas y bien intencionados): intelectuales, escritores y hasta periodistas.

 

Marcelo Ebrard se adelanto a comentar que hay de dos sopas: “Gobierno de coalición o el PRI autoritario de regreso”. Llama la atención la coincidencia de Ebrard y Beltrones, entonces se justificaría la rumorología o la especulación, tan burda como dirigida, de que los blancos claros son Peña Nieto y López Obrador.

Filtran los malquerientes y se tragan los anzuelos algunos comunicadores, como si fueran nuevos en el oficio, la idea de que estos dos personajes, que a la sazón son punteros en las encuestas, representan la verticalidad política y el autoritarismo. Que a ellos hay que vencerlos, con el gobierno de coalición.

Van más allá; Dicen que Peña Nieto y el Peje rechazan el tema porque no les conviene. Se me antoja barato el argumento: EPN y AMLO son los que pueden ganar la elección sobradamente, si hoy fuera el día de la votación. Pero además Peña Nieto puede, quizá es el único, obtener la, por todos deseada, mayoría absoluta, por si mismo, claro desde la plataforma renovada del PRI.

 

Es preocupante, es poco lógica y hasta disparatada (yo no la comparto) la idea de que Beltrones Rivera esta auspiciando este esquema por su lugar en las encuestas y en particular por la distancia estadística con Peña Nieto. Está claro que Manlio es un gran activo del PRI, que ha construido una plataforma de relaciones pluripartidistas y mediáticas, que lo hacen ser, ampliamente conocido y respetado.

 

Pero es cierto también que aun con ese bagaje de Manlio Fabio, da un repunte en las encuestas, con menor velocidad de la que el tiempo demanda. Los esfuerzos de Beltrones han de ser hacia dentro del partido, sus aportaciones en torno a la plataforma política del tricolor y su posibilidad, negociada en justo tamaño, una vez culminado el proceso interno del PRI.

 

La unidad, tan recordada últimamente, con nostalgia y resentimiento, por Labastida, es el reto mayor del entorno priista. Madrazo Pintado y Labastida Ochoa, como abanderados del PRI, en sus tan distintos momentos, sucumbieron ante su propia gente, ante el fuego amigo. Pero y solo pero, ¿cosecharían lo que sembraron?

 

Francisco Labastida, como buen aliado de Beltrones, debería ser prudente y valiente. Para el que escribe, “la honestidad política es más valiosa que la lealtad a ultranza”, esto solo lo digo yo, no se lo adjudico a nadie más. Apostarle a la unidad, sin menoscabo de los merecimientos y tiempos personales, es un principio ganador… Ya debimos aprender la lección.

 

El despintado (y no me refiero a Madrazo), el del PAN, el delfincillo Cordero se empeña en agradar a su jefazo: Ahora apunta que debe considerarse la segunda vuelta electoral, como vía símil, para garantizar gobernabilidad y acuerdos nacionales, al carecer de mayoría.

 

Que Felipe Calderón sea un Presidente tan débil y que los acuerdos nacionales, sobre todo los que se invocan desde el legislativo, sean tan pobres y desgarradores, no es justificable, solo por qué no hubo segunda vuelta. Calderón jamás hubiera recibido “el voto útil” a que apelaron desde la IP y el PAN, cual limosna electoral. Bueno hasta Chente Fox, el “alternante” panista, insinúa fuerte, que Felipe… no le ganó a AMLO.

 

Hay que agregar que Calderón ha sido un mandatario que parece gobernar con resentimiento. Que ha actuado con tibieza, para unas y rudo para otras. Que sus relaciones con el Congreso se basan en argucias mediáticas, en golpeteos institucionales y en actitudes gananciosas. Su prioridad electoral, tan evidente, a desbordado los de por sí, maloreados ánimos de sus contrincantes del PRI y del PRD.

 

La idea de Calderón de segunda vuelta, es solo propaganda para quedar bien con Obama. “Quieren ayuda en Los Pinos”, pero el vecino del norte tiene bastante con su crisis financiera y política, con sus paupérrimos resultados en imagen y popularidad, en la antesala de su, aspirada reelección, del año próximo. Blindarnos de la resaca por la recesión del gigante de enfrente, es la conseja más útil para el Ejecutivo mexicano.

 

La idea de gobierno de coalición, va más allá de la noble preocupación por una “gobernanza productiva”, aquella que dé frutos por los acuerdos nacionales; que reformen al país y nos metan, como economía mayor de edad, de lleno a la globalización, sin desventajas. Hay claros visos de intereses políticos diversos o de acomodos futuros, construidos desde trincheras de distinto color, desde ahora, con máxima habilidad.

 

La alianzas de coalición, ya presentes en la constitución, son sospechosas de por sí. Promover gobiernos de coalición, con fuerzas antagónicas conjuntas, suena tan paradisíaco como falso. Para lograr este objetivo de cambiar la constitución para, de entrada, dar posibilidad legal al proyecto, está tan enredado como lejano, tanto o más que votar unánimemente las pretendidas Reformas Estructurales.

 

Bien puede Humberto Roque Villanueva hacer su señal de triunfo, aquella que lo ha inmortalizado, a falta de otros meritos, cuando se rechace la intentona, si se llega a presentar formalmente. El PAN la votará en contra para frenar al firmante Creel Miranda, lo hará por que el jefe quiere segunda vuelta y no GC, porque tiene su consentido. El PRD se dividirá tanto que Encinas desviará los votos mayoritarios hacia el rechazo, en lealtad a su patrón, quien será otra vez Candidato.

 

El PRI volteará hacia “su opción ganadora”, y recibirá la señal, tan clara como estridente…No adelantar vísperas antes de haber Candidato, nada antes de los primeros meses del 2012. Para entones se habrá enfriado el ánimo y se habrán de silenciar ruidos distractores. No pasará la iniciativa, o nunca llegará a discutirse siquiera.

 

No está dicho que la idea sea mala, que el proyecto sea nocivo, que lograr mayorías y acuerdos, por cualquier vía, no sea válido. Hacer alianzas de coalición para logar gobierno de coalición es un camino extraño y riesgoso.

 

Gobierno de coalición, ¿acomodos estratégicos o representatividad plena?...

 

 

 

 

 



MAS EN ESTA CATEGORIA How'S Life »

DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook