Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

23Julio2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015


Bolívar decía: “No nos dominará por la fuerza, sino por la ignorancia”.

Sin querer recuerdo una reflexión del atormentado Roger Casement, el protagonista de la última novela de Vargas Llosa, “El sueño del celta”: “No saben lo que hacen, pero nosotros sabemos que es por su bien y eso justifica el engaño”.

La presidencia de Rafael Correa, y el sistema político en el Ecuador con él, es interesante. El es, antes que todo, un académico en el poder. Su doctorado en economía por la Universidad de Illinois (en Estados Unidos) culmina un recorrido intelectual que inició en su natal Guayaquil y que lo llevó a Bélgica, para su maestría en la Universidad Lovaina. Antes que político fue maestro universitario y varias publicaciones de esta faceta pueden aún leerse.

Correa ha buscado, busca, una cara propia para el desarrollo económico de su país alejándose de las imposiciones de Washington… aunque la moneda en curso sigue siendo el dólar. Además de presidente, es el líder de la denominada Revolución Ciudadana, que buscaba (y, de nuevo: busca), la renovación en cómo se vive la política. Ha traído estabilidad a un país donde los presidentes no terminaban sus periodos.

Es, me parece, esa mezcla exótica de académico en la política –algo poco común, algo nada ordinario-, lo que da al actual gobierno esos matices que merecen ser estudiados con lupa y detenimiento. Y es que, buscándolo o no, Correa impregna a cada paso y decisión su ideología, donde cohabitan conocimientos económicos, la doctrina social de la Iglesia y la Teología de la Liberación. Como político, me cuentan, tendrá grandes carencias, pero llegó al poder al ofrecer un proyecto diferente en un momento en que urgía, y lo mantiene gracias a su ideario y carisma.

Que se comulgue o no con su ideología, es otra historia; pero aquí en el Ecuador el líder no ejerce el poder por el poder, acá la cabeza no está hueco: tiene ideas propias. Y esto, a como están las cosas, debe valorarse.

La frase de inicio, la de Bolívar, la tomé del prefacio del libro de Correa “Ecuador: de Banana Republic a la No República” (publicado por Random House Mondadori), que me he leído en dos días. La lectura es fluida y las ideas seductoras. Correa desmenuza lo más complicado de la árida economía y lo presenta en porciones digeribles. Algunos ensayos cortos que dan cuenta de su estilo pueden leerse en el blog que mantiene “Economía en bicicleta”.

En el 2007, en este país, se juntó el hambre con las ganas de comer. Los intelectuales de acá, más o menos coinciden al señalar que el tener una nueva Constitución a los pocos meses de que Correa asumiera por primera vez el poder, más que una casualidad fue una necesidad. Se vivían tiempos difíciles y un nuevo pacto era inminente; pero no solo eso: la visión de Estado de Correa no encontraba acomodo en la Constitución que había y se construyó, a lo largo de un complejo proceso plebiscitario, un instrumento a medida.

A partir de octubre de 2008 rige la nueva Constitución. Desde entonces y hasta el día de hoy, las instituciones viven un proceso de definición y acoplamiento. Algunas oficinas son versiones actualizadas de sus antecesoras; otras muchas son completamente nuevas y han tenido que inventarse desde cero. En la administración pública entonces, coexisten en pugna que busca el equilibrio, el lineamiento ideológico que debe seguirse y las cuotas que debe pagarse a grupos. Como en todos lados, acá habrá disciplina pero el sistema no es monolítico.

Con el apoyo del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social del Ecuador, desarrollo y estudio cómo han venido desarrollando el tema de la transparencia.

La nueva Constitución incluye un modelo único que, día a día, está siendo puesto a prueba. Tan singular es lo que hay acá en el Ecuador que es altamente probable que en su discurso ante las Naciones Unidas el próximo mes, Correa dedique algunos minutos para explicar qué hacen y qué han logrado.

 

@victorspena

www.victorspena.com



Victor S. Peña

Social Profiles

MAS EN ESTA CATEGORIA « Mensajes del futuro

DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook