Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

17Diciembre2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015


Ya pasaron unos días y aún se escuchan los ecos de lo que fueron las campañas para elegir Gobernador en el Estado de Coahuila.

Todos le hacemos al analista político, al experto en tendencias, al vocero oficial y con ello, participamos activamente en las pláticas y discusiones posteriores al día de la jornada electoral histórica para los coahuilenses. Poco a poco van bajando las aguas que trajeron consigo todo tipo de estrategias para ganar más votos y el día a día se apodera nuevamente de nuestro hacer y pensar.

 

Sin duda se extraña la alegría que contagia en los cruceros, la pasión de los debates en redes sociales, la creatividad de la propaganda electoral con y sin propuesta, las innovadoras manifestaciones de apoyo y hasta la campaña “Por Coahuila yo Voto”, lo cual ya es mucho decir. Se extraña pero volverá, en otros escenarios, con otros protagonistas, más temprano que tarde, estará de vuelta el auge electoral.

 

Sin embargo, antes de darle vuelta a la página, es muy importante que analicemos lo que sucedió y aprendamos las lecciones que nos dieron los candidatos y sus equipos. La primera y más grande de ellas, es que quienes votamos privilegiamos la propuesta, el trabajo y la inteligencia, más allá de los chismes, de los golpes bajos y las descalificaciones. Igual demostramos que somos cada vez un electorado más maduro y participativo, votamos casi el 62% de la lista nominal y aunque aún nos falta, vamos por buen camino.

 

Los jóvenes fueron factor fundamental en la configuración de los resultados pero sobre todo, en el desarrollo de las diferentes estrategias para ganar adeptos. Las nuevas tecnologías comienzan a obtener cierto peso específico y a jugar un rol fundamental. Pagar, chantajear, engañar y menospreciar siguen siendo prácticas de algunos Partidos Políticos, mismas que lejos de llevarlos al triunfo, los ahogaron en el fondo de sus macabras prácticas.

 

Ganó Rubén Moreira Valdez porque fue el mejor candidato, porque demostró que en su persona y en su experiencia podemos encontrar a un Gobernador ecuánime, con propuestas serias que benefician a todos los coahuilenses, con el entusiasmo intacto para llevar a cabo políticas públicas que mejoren nuestra calidad de vida, ganó porque lejos de responder a las provocaciones las ignoró y respondió con proyectos e ideas, ganó porque más de 700 mil personas confiamos en él y estamos seguros de lo que está hecho y lo que puede lograr.

 

En el recuento electoral habrá mucho por analizar y aprender, lo que faltó hacer y lo que tal vez nunca debió suceder. Habrá arrepentidos perdedores y jubilosos ganadores pero sobre todo y sobre todos, hubo un gran triunfador, nuestro Estado, Coahuila, en unos años seremos testigos de ello.

 

 

 

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla



MAS EN ESTA CATEGORIA « Desconfío de Facundo Cabral

DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook