Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

22Septiembre2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

FECHA por 

El CONAGO-1 (o inventar el hilo negro)


Desde el primer minuto del pasado 13 de junio, y hasta el último del día 19

(ni un segundo de más ni de menos, como para que se vea que hay voluntad, que ahora las cosas van en serio), se ha venido implementando el Operativo Nacional de Seguridad (CONAGO-1, para los cuates) por el que se articula el esfuerzo de algo así como 310 agentes de policías estatales, de investigación y ministeriales.

Se ha informado (pues, además de policías, el CONAGO-1 coordinó agendas en medios) que con el operativo se persigue (abra bien el ojo, amigo lector): combatir el robo de coches y a transporte público; desalentar la venta de vehículos y autopartes robadas; recuperar los que fueron robados y verificar a los que tengan vidrios polarizados o circulen sin placas.

No queda duda que el CONAGO-1 le instaló –oh, casualidades de la vida- un templete al Jefe de Gobierno del DF (y actual presidente de la CONAGO), Marcelo Ebrard. Pero, más allá, ¿qué justifica que, “a estas alturas del partido”, les entre la urgencia por darle publicidad a lo que debiera ser el trabajo de todos los días. Y no me digan que lo innovador, lo de avanzada del operativo, es la coordinación de todas las entidades: el “trabajo conjunto” que verdaderamente hicieron fue sumar detenciones para hacer tarjetas informativas. Solo eso.

Tras el operativo no hay un replanteamiento de fondo que haga pensar existirá, a partir de este momento, una verdadera coordinación entre las fuerzas existentes. No hay, al interior de las policías, un esfuerzo sustancial de fortalecimiento o depuración. En lugar de resultados, solo hay un eslogan y, quizás, el aprovechamiento en lo político de un problema serio.

Cada Estado tiene esfuerzos diferentes en materia de seguridad. Al meterse todos en una misma bolsa, hasta los peores purifican su imagen. Se regresa al problema: esto no es de apariencia. Que cada entidad sea responsable de lo que ha hecho y dejado de hacer; que exista la información de manera entendible para saber cuál gobierno cojea de cuál pata; que exista una sociedad con el humor y el valor de reclamarle a su gobierno que haga las cosas.

Refrescando la memoria. En agosto de 2008, en Palacio Nacional, se firmaron 74 compromisos en materia de seguridad que repartía tareas. Los Estados, que ahora andan haciendo mega-operativos de una semana bajo un nombre pegajoso, estaban (¿o están?) obligados a depurar y fortalecer a las instituciones de seguridad, mejorar los procesos de selección de elementos y mandos, etiquetar la asignación de recursos a funciones de seguridad pública. Se comprometieron a replicar el sistema de control de confianza, reasignar partidas y recursos para la seguridad pública, además de crear unidades especializadas para desarticular bandas de secuestradores e intercambiar información al respecto. Juraron implementar el Sistema Único de Información sobre Delincuencia Organizada, así como establecer indicadores de medición de desempeño de las dependencias y los funcionarios públicos. ¿Y todo eso?

Y mírese que, por espacio, menciono solo el Pacto de 2008. Si algo ha sobrado en estos últimos años son pactos, acuerdo, decálogos y listas de cosas por hacer. Lo que ha faltado es cumplir con la palabra.

Mañana lunes, seguramente, se darán “buenas” cifras. Las manos de los Gobernadores estarán en lo alto en señal de victoria. Todos los demás casi olvidaremos que se estará celebrando como un esfuerzo extraordinario, el trabajo ordinario. Casi olvidaremos que, desde hace años, hubo compromisos pudieron haber incidido en lo que ahora tenemos, en lo que ya se nos fue de las manos.

Ya fue el CONAGO-1… ¿Hasta qué número llegaremos antes de cambiarle el nombre y presentarlo como una nueva manera de hacer las cosas? Ahora sí va en serio, dirán.

 

 

@victorspena

www.victorspena.com



Victor S. Peña

Social Profiles

DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook