Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

20Noviembre2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

SOLILOQUIO

Adrián Garza Pérez


México muestra ya señales de descomposición social. Las marchas por la paz son una decisión de aventarse a las calles a clamar amor y perdón, paz y tranquilidad, alto al fuego y alto a la corrupción, simulación y complicidad de las autoridades con el crimen, con el organizado y con cualquier otro.

Tomadas las calles por hartazgo de la gente, por que sufren la pérdida de inocentes en la lucha contra el crimen, que luego de cuatro años pareciera que está perdida. Los programas de análisis y los noticiosos están plagados de referencias a la criminalidad en aumento (asesinatos, secuestros, levantados, robos, trata, pornografía, extorciones a empresas, cuotas por seguridad), pero están más al clamor por un “ya basta” que no hace eco, que cae en oídos sordos de las autoridades competentes.

Hay marchas también motivadas por todo tipo de reclamos, mítines y plantones con temas diversos, todos reflejo del clima político enrarecido, del clima social descompuesto. La economía no despega, esta también parece una lucha perdida, que provoca la “broma negra” de políticos insensibles como Ernesto Cordero Arroyo Titular de SHCP que dice a voz fuerte que las familias mexicanas con seis mil pesos mensuales de ingreso, resuelven la vida diaria.

Cuando no es el aumento a los combustibles, de a mes por mes y a veces más (también el señor Cordero dice que nuestra gasolina es de las más baratas del mundo), es entonces el de las tortillas o del precio del maíz y los granos básicos. La canasta básica y las medicinas también básicas están inalcanzables para un buen porcentaje de los mexicanos.

Desde que el Gobierno Federal decidió estar en campaña para la Presidencia de la República, los Secretarios de Estado están en las redes sociales, en giras casuales en entidades con elecciones locales, en medios de comunicación, sobreexpuestos al foco. Han olvidado su compromiso primario de sacar adelante los programas oficiales, los asistenciales y todos aquellos que tiendan a una mejor salud, educación o bienestar social.

El desempleo y la falta de oportunidades tiene rostro de “patética nación”: La juventud deserta de las aulas en mayor medida que antes, hay NINIS que ni estudian ni trabajan, hay viejos medianos y jóvenes que se fueron a buscar el sueño americano y dejaron pobreteando a sus familias, hay muchos que han sucumbido al dinero fácil que ofrece el narco. Hay grupos guerrilleros en las serranías, que ya presumen de atentados en ductos y en ciudades. Los carteles del narco han trascendido de simples traficantes, que los siguen siendo, a: extorsionadores, menuderos y sicarios. El país se descompone socialmente y se despedaza políticamente, porque esta “frito económicamente”.

El ambiente político entre sindicatos y patrones, entre gobierno y sociedad, entre empresas competidoras, entre partidos políticos y militantes, entre los partidos entre sí, es mala, es difícil, en el país no hay acuerdos. No hay solvencia del gobierno para convocar a pactos nacionales ni sectoriales, menos aún hacia acuerdos políticos que reformen al México atrasado que tenemos. Las Reformas estructurales son temas de alta volatilidad, son moneda de cambio para avances electorales.

En cuatro años del Gobierno de Felipe Calderón van cuatro relevos en la Secretaría de Gobernación (encargados de la política interna del país), uno está muerto, otros solo se tuvieron que ir. No hay palabra que se empeñe y valga, el desgaste y descredito del Gobierno es tanto que hay rumores de salida del Presidente antes de su tiempo.

En México vive el hombre más rico del mundo y se lleva mal con el Presidente, por ello no hay convenios de asociación empresa gobierno, acciones de beneficio social asociadas con programas oficiales, como en el mundo civilizado se da. Somos el país más obeso del planeta, bueno peleamos el título con EEUU, un años sí y uno no. Tenemos mala salud, lugar selecto entre los más diabéticos, contagiamos a muchos países con nuestra gripa porcina.

La política internacional que siempre repercute en lo interno, es malita, va de mal en peor. Corrimos al Embajador gringo por que se filtro que mandaba reportes negativos de México, del Presidente y su “supuesta inestabilidad emocional “y de su ejército, a según el embajador, zacatón pal pleito. Mal la relación con los gringos y peor con sus enemigos: Cuba, Venezuela, Bolivia, Argentina, Brasil, Nicaragua, Perú, Ecuador, etc., estos nos desprecian por “lacayos del yanqui opresor”.

Con Europa la diplomacia tampoco va “viento en popa”, con oriente muy “sin embargo”. España recomienda no viajar a México, Francia cancela el año cultural de México en su país. El ejército gringo se pasea como en casa dentro del territorio nacional.

Mala política interna, mala política externa, desacuerdos y disensos, des Reformas y des Estructuras, rencillas sociales, rencillas empresariales, rencillas políticas.

Todos contra todos, hablando mal de México por que este México mal dirigido por el PAN, nos trata mal…Enfermizo clima social, recesivo clima económico y mal clima político…



DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook