Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

26Marzo2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

A contrapelo

Xavier Díez de Urdanivia

Los días 15 y 16 del mes que corre tuvo lugar, en la Facultad de Jurisprudencia de la U. A. de C., el foro “Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes en Situación de Movilidad”, organizado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

En él tuve ocasión de compartir un panel de análisis de los precedentes nacionales no jurisdiccionales acerca del tema, con el Quinto Visitador de esa institución, Edgar Corzo, así como con los señores presidentes de las comisiones estatales de Chihuahua y Sinaloa, José Luis Armendáriz y Juan José Ríos Estavillo, respectivamente.

En la imposibilidad material de reproducir el gran cúmulo de aportaciones vertidas, reflejo en esta columna algunas reflexiones sobre el tema, que durante el foro me permití exponer.

El 19 de agosto de 2014 la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CrIDH) emitió la Opinión Consultiva OC-21/14 sobre los derechos y garantías de niñas y niños en el contexto de la migración y/o en necesidad de protección internacional, que a pesar de haber sido solicitada por sólo algunos estados, la CrIDH la refirió, en general a todos los estados América Latina, quienes habrán de tenerla presente siempre que se trate de niñas, niños o adolescentes en contexto de migración.

A partir de esas circunstancias, y otras que especifica en el cuerpo de cada una, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos ha emitido, en este año, dos recomendaciones sin duda relevantes: la CNDH 22/2015 y la CNDH 27/2015.

En ambas la CNDH reconoce, con razón, que “La problemática de los NNA en migración no acompañados es compleja” y que “No queda resuelta con la posible detención y devolución a su país de origen por parte de las autoridades mexicanas, pues tan solo es una solución temporal a sus circunstancias de vulnerabilidad y situación por las que atraviesan. Para superarla se requiere del concierto de todas las autoridades involucradas, nacionales y extranjeras, analizando las causas de origen y buscando darles puntual respuesta.”

Remiten las dos a la definición que el Comité de los Derechos del Niño (UNICEF) hace de las niñas y niños no acompañados, precisando que son aquellos “que están separados de ambos padres y otros parientes, y no se encuentran al cuidado de un adulto al que, por ley o costumbre, incumbe esa responsabilidad”.

Ambas dicen que: “La omisión del Estado mexicano de garantizar la satisfacción de las necesidades de los niños, niñas y adolescentes (NNA) en movilidad, especialmente los no acompañados, ha resultado evidente y alarmante en las últimas décadas, lo anterior al considerar que México es un país de origen, tránsito, destino y retorno de personas en contexto de migración, así como el crecimiento que esta población ha representado dentro del flujo migratorio”.

En el fondo, ambas recomendaciones se ciñen, sustancialmente, a recomendar, primero, que se tomen las medidas necesarias para reparar el daño. En segundo lugar, que se dicten las medidas pertinentes para garantizar que sea proporcionada la correcta atención médica de las personas que se encuentren alojadas en una estación migratoria, de manera prioritaria a las niñas, niños y adolescentes en contexto de migración no acompañados.

En tercer lugar; que se realicen acuerdos interinstitucionales para evitar la permanencia de las y los menores en tal estado en los recintos migratorios.

En cuarto, que se elabore e implemente un protocolo de atención para ellos, señalando de manera específica las acciones necesarias en los casos de urgencia médica.

También, que se impartan cursos a los oficiales de protección a la infancia y a todo servidor público encargado de resolver la situación jurídica de ellos y ellas, con el objeto de evitar violaciones a sus derechos y preservar su interés superior, y por fin, que se finquen las responsabilidades del caso.

Ni con mucho se pretende agotar con ello el tema y hasta parece que no es sino el primer paso en un largo camino, pero sin duda se trata de un paso sólido y promisorio, que encontrará eco.



Xavier Díez de Urdanivia

Xavier Díez de Urdanivia es abogado (por la Escuela Libre de Derecho) Maestro en Administración Pública (por la Universidad Iberoamericana) y Doctor en Derecho (por la Universidad Complutense, Madrid). Ha ejercido diversas funciones públicas, entre las que destacan la de Magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Coahuila, del que fue Presidente entre 1996 y 1999, y Abogado General de Pemex. Ha publicado varios libros y muy diversos artículos en las materias que constituyen su línea de investigación, e impartido conferencias, seminarios y cursos sobre las mismas. Actualmente es profesor de tiempo completo en la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Autónoma de Coahuila, donde imparte cátedra e investiga en materia de Derecho Constitucional, Teoría y Filosofía del Derecho y Teoría Política. También es colaborador de la página editorial de Zócalo y de Cuatro Columnas (de la Ciudad de Puebla), y lo ha sido del Sol del Norte y El Diario de Coahuila, así como de los noticieros del Canal 7 de televisión de Saltillo, Coah.

DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook