Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

26Marzo2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

Lic. Verónica González Serna

Con toda la emoción de niño con juguete nuevo, vas dando vueltas a tu vida cual ruleta de feria, intentando no quedar varado cuando menos te lo esperes, las primeras vueltas son de chiripa, te la juegas y lo que resulte lo acatas con gusto, pues las determinaciones que vas tomando van de acuerdo a tu edad. Alcanzas cierta madurez con los años, los tropiezos, los regaños, los arranques, los incontables errores que vas cometiendo y el intento por remediar todos y cada uno de ellos, también los aciertos, logros y éxitos, constituyen una parte fundamental de sobrevivencia en el largo y sinuoso camino de tu vida.

Más tarde vas entendiendo qué te conviene y qué no, qué debes hacer y qué no para vivir mejor, confortable, de manera que los obstáculos de tu camino, sean sólo eso, piedras que con el paso vas quitando sin dejar que afecten o lastimen tu trayecto. Mucho tiene que ver en tu formación, que alguien esté a tu lado, que sirva de guía, de ejemplo, quién te muestre, de acuerdo a su propia experiencia, el camino a seguir. Con los años vas tomando en consideración que tienes que endurecer el corazón para que las trivialidades no te afecten, para que lo malo no deje huella, no lastime tu mente y tu alma, ya que de ello depende la calidad de tu futuro y el de tu entorno.

Pero espera, toma un respiro y date cuenta de que todas y todos tenemos fecha de vencimiento, no somos eternos, llega un momento en que nos vamos acercando a nuestra caducidad en todos los sentidos y para ello sería bueno prepararnos, nadie nos enseña cómo enfrentar la vida y tomar las riendas de ella, la vida no te da más que una oportunidad, tú sabrás cómo aprovecharla. Resulta fácil decirlo, lo difícil es vivirlo.

Tan incierta es la ruleta como un juego de azar, al principio la vuelta es rápida, veloz, y va disminuyendo su fuerza, lenta y suavemente se desliza hasta que, finalmente, se detiene sin aviso.

Vive tu vida paso a paso, sin prisa, pero apresuradamente luchando por ser mejor cada vez; no hagas daño, pues todo se revierte, todos los tropiezos y caídas que experimentes tómalos como experiencias, ama, escucha, respeta, sé tú, sé feliz por sobre todas las cosas. Que no se detenga la ruleta sin haber logrado ser feliz, la vida no sirve de nada si vivimos frustrados por no lograr la felicidad personal.



MAS EN ESTA CATEGORIA Verdad y Memoria »

DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook