Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

19Noviembre2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

Quienes somos asiduos a consumir café, es común que nos reunamos con amigos en torno a una mesa para degustar una taza de esa estimulante bebida. Puedo decir que desde pequeño me inicié en el arte de disfrutarla.

Recuerdo que cuando era niño, mi abuela Eloísa, para iniciar el día preparaba un olla de café. En la estufa de leña, en una jarra de peltre, ponía a hervir agua; cuando el agua estaba en ebullición, retiraba la jarra y le agregaba unas cucharadas de café Colón; meneaba la mezcla del café con el agua, lo regresaba a la lumbre y cuidaba que hirviera un poco más. El ambiente se envolvía de un rico aroma de café; procedía de nueva cuenta a retirar la jarra de la estufa con su contenido; en seguida le agregaba un poco de agua a temperatura ambiente, y los granos molidos de café se precipitaban.

Al estar listo, lo tomábamos de inmediato con un poco de leche de cabra, recién ordeñada y hervida. El pueblo minero en que viví de niño está enclavado en una región duranguense semidesértica. Nadie de los pobladores tenía vacas. Todas las mañanas, antes de ir a la escuela primaria ordeñábamos las chivas. De esta manera, contábamos con la leche para degustar nuestra taza de café que mi abuela compraba en Torreón.

Un día, hace tiempo, unos amigos me invitaron a comer. Al final, la señora de la casa se disculpó porque no me podía ofrecer una taza de café. Pues se averió la cafetera eléctrica. De inmediato me vino a la memoria la forma cómo lo preparaba mi abuela. Pedí permiso a la anfitriona para preparar café de esa manera. Así pudimos disfrutar de una taza de café y continuar con la sobremesa.

Después, en el transcurso de la plática, alguien comentó que él no podía tomar café normal, solo descafeinado. Coincidimos en dudar en que el café, que generalmente nos ofrecen como descafeinado, haya tenido un proceso real de eliminación de cafeína, dado que el costo de un kilo de ambos cafés en el súper mercado es el mismo. ¿Será que no cuesta descafeinar el café? La cafeína es un componente que en estado natural se encuentra en diferentes especies botánicas como el café. El café es descafeinado utilizando aditivos químicos o agua. Estos métodos tienen un costo.

Inmediatamente recordé que en una ocasión, al estar reunidos en un restaurante en donde todos los asistentes consumíamos café, llegó la encargada de atendernos y nos ofreció más. Preguntaba a cada uno si “regular o descafeinado”, la mayoría solicitó descafeinado. Empezó a servir y al momento que se le acabó el descafeinado, sin más, aprovechando que estábamos metidos en la plática, se volteó y vació de la jarra del café normal a la del “descafeinado” y continuó sirviendo. Un compañero que la había observado, le llamó la atención y ella solo contestó: “es lo mismo”, y sin más siguió sirviendo ¿Será qué por eso cuesta lo mismo una taza de café normal que una de descafeinado?

A partir de esta experiencia tengo mis dudas sobre el café descafeinado. ¿Cómo saber en un restaurante, cuando lo solicitamos, si verdaderamente fue sometido a un proceso para descafeinarlo? También en algunos supermercados la curiosidad me ha llevado a checar si el precio de un kilo de café descafeinado de una determinada marca cuesta más que el kilo del café normal que por su naturaleza ya contiene cafeína, y ¡oh, sorpresa!: cuestan lo mismo.

Por lo general tomo café regular, pero cuando me llega la curiosidad, pruebo de ambos. Lo que aprecio es que saben diferente. Tengo amigos que sostienen que la diferencia la notan cuando se van a dormir. Dicen que si tomaron café normal no pueden dormir y que con el descafeinado sí concilian el sueño ¿Qué mezcla de café utilizarán en los restaurantes para procesar el café descafeinado? ¿Alguien habrá tenido la curiosidad para analizar el contenido de cafeína del café que usan para elaborar un descafeinado?

Finalmente, les comento que según los expertos, hay diferentes cafés con porcentajes de cafeína distintos. Por ejemplo, en la clasificación de los cafés del Nespresso van desde un 2 a un 11 de cafeína. También nos dicen que para descafeinar el café se requiere un proceso, que tiene un costo ¿Si la taza de café descafeinado que nos venden cuesta igual que la del normal, será que el descafeinado está elaborado con cafés con menos contenido de cafeína?

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla



DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook