Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

25Junio2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

“Puede que la lactancia no sea

la mejor opción para todas las madres,
pero es la mejor opción para todos los bebés”.
Lavinia Belli

En la vida pocas cosas son tan emotivas, únicas y vitales como el periodo de lactancia que una madre ofrece a su hijo. La conjugación de todos estos elementos es la medida de una maternidad sana, de un hijo sano e, incluso, de una sociedad sana. Es por ello, que del 1 al 7 de agosto se celebró en más de 170 países la Semana Mundial de la Lactancia Materna, destinada a fomentar la lactancia materna, o natural, y a mejorar la salud de los bebés de todo el mundo.

La lactancia materna es vital porque ella asegura en gran medida la salud y supervivencia de niños y niñas. Estudios han ilustrado que ciertos factores son especialmente relevantes, tales como amamantar dentro de la primera hora después del nacimiento, evitar el uso de biberones y fórmulas lácteas y alimentación exclusiva con leche materna durante los primeros seis meses de vida.

La leche materna contiene nutrientes que ningún otro sustituto o alimento tiene, de ahí su importancia. Sus propiedades alimenticias propician el sano desarrollo de los órganos de los bebés, incluyendo al cerebro y previene que sufran enfermedades mortales que en ocasiones son producidas por las propias fórmulas lácteas, como la diarrea. La leche materna previene enfermedades tan devastadoras como la neumonía, que es la principal causa infecciosa de muerte infantil en el mundo, responsable del 15 % de todas las defunciones de menores de 5 años.

Por otra parte, la lactancia propicia la formación de uno de los vínculos afectivos más importantes de todo ser humano: el amor de una madre hacia su hijo y viceversa. Es un factor determinante de la estabilidad emocional de los niños y las niñas, además ayuda a las madres a superar problemas emocionales producto del embarazo o el parto.

Más allá de la necesidad de fomentar la lactancia materna como una responsabilidad estrictamente maternal, existe también la responsabilidad de la sociedad y del Estado por asegurar condiciones mínimas para que tanto la madre como su hijo gocen de salud sin que su familia y, sobre todo su trabajo, se vean afectados.

La mayoría de las mujeres trabajadoras prolongan por mucho tiempo la oportunidad de ser madres para evitar perder su empleo y la oportunidad de desarrollarse profesionalmente o simplemente para evitar dejar de tener ingresos. O bien, quienes deciden ser madres, prefieren abandonar su trabajo para poder dedicarles a sus hijos el tiempo que necesitan para ser atendidos.

Todo ello es consecuencia de una regulación que ha sido superada por los intereses y exigencias económicas que se dan tanto en el ámbito local como global. No de los temas a analizar en la siguiente legislatura del Congreso Federal será ampliar ciertos derechos para que tanto madres como hijos tengan asegurado su presente y su futuro. La palabra clave es la “estabilidad” y para ello, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, se requiere, por lo menos, de un mínimo de 4 meses de licencia de maternidad remunerada; sitios dentro del área de trabajo y tiempo protegido para que las madres puedan sacarse la leche en el trabajo y amamantar, y, por último, prevenir la discriminación contra las mujeres y las madres en el lugar de trabajo.

El reconocimiento de los derechos de nosotras las mujeres de ninguna manera debe significar el abandono de exigencias biológicas naturales que, por otra parte, no sólo nos afectan a nosotras sino también a los nuevos seres que son fruto de nuestro propio cuerpo y son nuestra responsabilidad.

El reconocimiento de nuestros derechos sólo puede tener un propósito: la adecuación del entorno para que las mujeres sean mujeres y los hombres, hombres, con las mismas oportunidades, pero con respeto a su ser en sí. Fomentemos la lactancia como una forma de sanar nuestros cuerpos, los de nuestros hijos y a la sociedad.



Carolina Viggiano Austria

"Es abogada por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y tiene especialidades en las materias civil, procesal civil y mercantil en la Ciudad de México, así como diversos diplomados en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y en el Centro de Investigaciones y Docencia Económica (CIDE). Ha sido secretaria general del PRI en Hidalgo y coordinadora estatal de campaña de Miguel Ángel Osorio. Anteriormente ha sido Diputada Local por el Distrito XV y Diputada Federal por el 01. Fue la primera mujer en presidir el Tribunal Superior de Justicia de Hidalgo; fue integrante fundadora del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial. Fue coordinadora estatal de la Comisión Interinstitucional para el Nuevo Sistema de Justicia Penal en Hidalgo; secretaria de Planeación y Desarrollo Regional, secretaria de Desarrollo Social en la misma entidad y Diputada Federal en la pasada Legislatura LXI."

SITIO WEB www.caroviggiano.org

Social Profiles

DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook