Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

25Marzo2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

Marcos Durán Flores

Dogma de Fe

Al principio de un nuevo siglo, de un nuevo milenio, de una nueva era, llegaste a nuestras vidas. Han pasado apenas quince años cuando en contra de todos los pronósticos y de todas las adversidades, naciste a este mundo para conquistarnos de inmediato con tus enormes ojos y pestañas que destellaban una mirada entre triste y melancólica. Esa mirada te ha acompañado desde siempre y es y será tu sello personal.

He dedicado quince años de mi vida a verte crecer, a observarte con detenimiento y no sabes cuantas veces he deseado ser tú.

Tener tu fuerza y tu amor por la familia, por Sandra tu madre, por tus hermanas Sofía y Regina. Admiro tu paciencia hacia ellas y la dedicación y el tiempo que les das. Adoro como consientes y procuras a Carlos, tu sobrino, mi nieto y como te preocupas por tus abuelas.

He visto la lealtad que le otorgas a tus amigos; la alegría que te dan sus alegrías, lo que te pesan sus tristezas y como intentas jamás dejar a nadie atrás.

Hoy vives tu juventud y como todos cometes errores, lo haces con libertad responsable, pero solo como la oportunidad para entender que esta, es tu bien más preciado. Que las mentiras solo complican más la vida y que vivimos en un mundo sórdido y descarnado pero que en medio de eso, también existe la amistad verdadera y la solidaridad.

Hoy en el inicio de tu juventud, me ha quedado claro que eres de esos que sin ninguna dificultad superarán a sus padres, lo cual a decir verdad se antoja muy fácil. Aún así, los retos que has enfrentado a tu corta edad y la forma en que lo has hecho, me han llevado a confirmarlo. Te vi hace meses cuando una enfermedad puso en riesgo tu vida, y tú y solo tú, pasabas las crisis con una entereza indescriptible mientras tu padre se derrumbaba al verte sufrir. Saliste de eso en una sola pieza queriendo vivir la vida y con unos deseos enormes de salir adelante.

Lo estas haciendo cuando las calumnias y las mentiras han tocado a nuestra puerta y tu has estado ahí, haciéndole frente a todo; listo para defender a tu familia y a los tuyos. Lo expresaste muy bien ante quien debías hacerlo: “Lo único que quiero es que se conozca la verdad”. Has estado al lado de tus padres cuando como en cualquier familia, los problemas nos agobiaban y no veíamos una salida. Tú recomendabas dar tiempo al tiempo que todo lo cura y casi siempre todo lo resuelve, y así fue.

De nuevo te digo ,Rodrigo, que eres más inteligente y listo que tus papás y estas preparado para lo que venga; pero que para lograrlo, necesitarás de grandes esfuerzos, preparación y paciencia. Y es que no hay caminos fáciles y atajos para lograr lo que anhelas. Al andar ese camino fracasarás muchas veces, las mismas que te levantarás para seguir adelante. Que la soberbia es nuestro principal enemigo y que es solo con humildad y mucho trabajo como se puede triunfar. Pero los triunfos son efímeros y no se pude vivir eternamente de ellos, solo resta seguir trabajando.

Has sido y siempre eres tu mismo; no has aceptado jamás que nadie te quiera cambiar, has hecho respetar tus ideas, pero sobre todo tus sentimientos aunque muchas veces te ha costado, agradezco que no lo hayas permitido. Hoy a tus escasos quince años, has viajado como pocos, conocido otras razas, idiomas y culturas y entendido que ningún credo o religión se puede imponer sobre otra. Tampoco un punto de vista sobre otro. Has comprendido, que en la diversidad del pensamiento humano, no todos comulgan con los nuestros y que eso no te hace mejor ni peor, te hacen simplemente diferente.

Hay mucha gente que piensa, que la mejor herencia que uno puede dar a sus hijos es una buena educación y desarrollar sus mentes. Para mí, el regalo más valioso que se les puede dar, es desarrollarles la conciencia. Pero contigo todo es distinto, pues hay algo que te diferencia de tantos otros: Tu enorme corazón. Para muchos tu principal obstáculo, para ti, el mejor aliado. Con ese corazón cambiarás tu mundo, has cambiado el nuestro y estoy seguro que contribuirás a cambiar el de los demás.

Hoy Rodrigo, nuestra familia, tu familia, esta celebrando en grande que hace quince años, al principio de un nuevo siglo, de un nuevo milenio tal y como escribiera el gran Silvio Rodríguez, la era estaba pariendo un corazón.

@marcosduran



DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook