Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

16Diciembre2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

El pasado 30 de julio se conmemoró el Día Internacional contra la Trata de Personas, fecha que fuera adoptada por la Asamblea General de la ONU en diciembre del 2013 con el fin de sensibilizar sobre la situación que viven las víctimas del tráfico humano, así como para promocionar y proteger sus derechos.

México, desde el año 2007, contaba con una ley especial a nivel federal que sancionaba la trata de personas, que posteriormente fue sustituida por la actual Ley General para Prevenir, Sancionar y Erradicar los Delitos en materia de Trata de Personas y para la Protección y Asistencia a las Víctimas de estos delitos, de alcance nacional, que como su nombre lo indica, regula mecanismos de atención y asistencia a las víctimas.

La trata de personas, por su propia naturaleza, es un delito del que pocos sabemos, pero que ocurre y representa un riesgo, sobre todo para mujeres en situación de vulnerabilidad y personas menores de edad que son atraídas por tratantes o explotadores a través del engaño o promesas de una vida mejor.

En nuestro país, la trata de personas no es un fenómeno nuevo, existen testimonios de mujeres adultas que de niñas fueron vendidas por sus padres o secuestradas por desconocidos, algunas incluso desconocen su verdadero nombre, su fecha de nacimiento y hasta el país en que nacieron. Algunas de ellas actualmente llevan una vida aparentemente normal, otras se dedican a la prostitución o continúan siendo explotadas de otras maneras por sus tratantes.

Las mujeres no son las únicas víctimas, también existen hombres que son captados por organizaciones criminales y que son obligados a realizar trabajos ilícitos en situaciones inhumanas o que los explotan sexualmente. Muchas personas son captadas con la promesa de un empleo y salario dignos en campos agrícolas o fábricas, sin embargo, al ser contratados son sometidos a horarios muy extensos y sin posibilidad de descanso o de salir de su lugar de trabajo.

Se trata de un grave delito que atenta contra la libertad y la dignidad humana pero que puede ser prevenido. La ley vigente en la materia, si bien es útil y castiga severamente a las personas que cometen el delito, asiste y protege a las víctimas, sus mecanismos de prevención son débiles y es ahí donde México tiene trabajo pendiente.

La prevención no es cosa de una sola ley, toda vez que para prevenir cualquier delito es necesaria la conjugación de muchos factores, como la educación, el empleo, la cultura de la legalidad, el respeto a los derechos de terceros, etcétera. La función de la ley es principalmente para establecer un mínimo de condiciones que aseguren a todas las personas el ejercicio y protección de sus derechos y libertades, sin embargo, muchas de estas leyes contienen facultades
para las autoridades, que no se llevan a cabo por desconocimiento o cualquier otro motivo, y su falta de cumplimiento lleva a generar condiciones para que algunas personas, como los tratantes de personas, encuentren mayores facilidades para cometer sus delitos.

Por ello, considero necesario realizar una revisión minuciosa de las principales leyes que afectan la vida de las personas, como la Ley del Trabajo, las leyes de educación, las de asistencia social, los reglamentos que regulan la operación de negocios, etcétera, para crear obligaciones de prevención para las autoridades, ahí donde antes sólo había una facultad que se podía hacer o no, todo enfocado hacia la erradicación de la trata de personas.

Obligaciones tales como supervisiones periódicas en campos agrícolas, empresas o negocios, sanciones a servidores públicos por no ejercer sus facultades a través de un órgano autónomo; campañas en escuelas, aeropuertos u otros lugares estratégicos, entre otras, son formas que pueden ayudar significativamente a prevenir y erradicar este delito, y que pueden ordenarse desde la ley. Tratemos contra la trata y propiciemos que la ley no sea el símbolo del castigo,
sino de ayuda para todas y todos los mexicanos.



Carolina Viggiano Austria

"Es abogada por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y tiene especialidades en las materias civil, procesal civil y mercantil en la Ciudad de México, así como diversos diplomados en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y en el Centro de Investigaciones y Docencia Económica (CIDE). Ha sido secretaria general del PRI en Hidalgo y coordinadora estatal de campaña de Miguel Ángel Osorio. Anteriormente ha sido Diputada Local por el Distrito XV y Diputada Federal por el 01. Fue la primera mujer en presidir el Tribunal Superior de Justicia de Hidalgo; fue integrante fundadora del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial. Fue coordinadora estatal de la Comisión Interinstitucional para el Nuevo Sistema de Justicia Penal en Hidalgo; secretaria de Planeación y Desarrollo Regional, secretaria de Desarrollo Social en la misma entidad y Diputada Federal en la pasada Legislatura LXI."

SITIO WEB www.caroviggiano.org

Social Profiles

DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook