Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

14Diciembre2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

Salvador Hernández Velez

Fractalidades

El proceso electoral del 7 de junio se desarrolló en escenarios, podríamos decir, inéditos, totalmente diferentes de los de la elección presidencial de 2012: con un conjunto de reformas estructurales a través del Pacto por México, con una Reforma Educativa confrontada por la CNTE y la Reforma Energética emproblemada por el desplome de los precios internacionales del petróleo; a partir del secuestro y asesinato de 43 estudiantes normalistas en Iguala se desató como reguero de pólvora una doble crisis —política y de derechos humanos— que impactó a todas las fuerzas políticas del País, incluso también alcanzó al Ejército, a las iglesias y a las instituciones de educación superior; la manifestación de episodios de violencia ligada al crimen organizado (Michoacán, Jalisco, Tamaulipas, Guerrero) y un saldo rojo en campañas electorales en por lo menos 13 entidades de la República —homicidios, secuestros, atentados, amenazas de muerte, retiro de candidaturas—; los escándalos regionales protagonizados por los “papás incómodos” de los gobernadores de Jalisco y Nuevo León que ejercen un poder real tras bambalinas, con denuncias que operan redes de corrupción y contaminaron la contienda electoral y las tomas de las oficinas distritales del INE en Oaxaca y Guerrero. Las consecuencias de todo esto, de una u otra forma se manifestaron el 7 de junio. Y lo más sorprendente es que las elecciones en todo el País se dieron con tranquilidad, incluso en Oaxaca y Guerrero.

Los resultados del proceso electoral marcan sin duda diferentes tendencias y dejan nuevas tareas a los Diputados. En el caso del resultado general de la elección intermedia con el cierre del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) operado por el Instituto Nacional Electoral (INE) las tendencias de la conformación de la nueva Cámara de Diputados están como sigue: 267 de la Alianza del PRI-PVEM-Panal; 36 de Morena; 26 del Movimiento Ciudadano; 3 del Partido Encuentro Social; 107 del PAN y 55 del PRD en coalición con el PT. Sin duda el partido gobernante por sí solo de nueva cuenta no alcanza la mayoría legislativa, esto es así desde 1997.

Otros resultados importantes y a la vez sorprendentes son: a) El PRD perdió su hegemonía en la Ciudad de México y queda marcada por una pluralidad nunca antes vista, b) Morena se consolida como una nueva opción de la izquierda, al ser el partido que en su primera competencia alcanza un porcentaje de votos que le permite un buen número de Diputados federales, así como la mayoría en la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México y un importante número de delegaciones, c) Jaime “El Bronco” Rodríguez Calderón gana como candidato independiente una gubernatura, la de Nuevo León –la primera ganada por la oposición en el País fue en el norte, en Baja California, por el PAN, y ahora la primer gubernatura ganada por un independiente es también en el norte, en Nuevo León, ambos estados fronterizos–, d) Las candidaturas independientes avanzaron en el País, además de Nuevo León; otro ejemplo importante es la Alcaldía de Guadalajara (ganada por Movimiento Ciudadano), e) El pluralismo político se amplía y las alternancias son cada vez más, f) El voto de castigo fue principalmente para los partidos mayoritarios, g) Los electores también apostaron por candidatos de partidos minoritarios, fortaleciéndolos, como es el caso de Cuauhtémoc Blanco, alcalde electo en Cuernavaca, Morelos.

En los nuevos escenarios uno que no hay que perder de vista es el de Nuevo León, en donde los grupos empresariales y de poder dejaron de jugar con los partidos mayoritarios y apoyaron al Bronco. Los desplantes del Bronco que le sirvieron para ganar la gubernatura, quién sabe si le servirán para gobernar. Por ejemplo, dice que acabó con el bipartidismo, pero ¿acaso la Cámara de Diputados Local estará integrada por Diputados independientes? No. El bipartidismo todavía reinará en el Congreso del Estado. Están por verse las alianzas en la integración del equipo del Ejecutivo estatal que le aseguren la alianza gobernante con el legislativo.

En Coahuila el resultado electoral del PRI lo coloca en el primer lugar al interior del tricolor por haber ganado los siete Distritos y porque ganó la mayoría de las curules con votaciones de dos a uno e incluso de tres a uno. Y de Zermeño ya no van a poder decir “hay viene el cucu”, porque el Cuco lo derrotó.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla



DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook