Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

19Noviembre2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

Salvador Hernández Velez

Fractalidades

En esta semana tuve la oportunidad de presentar el libro Cultura y pasado, consideraciones en torno a la escritura de la historia, del doctor Sergio Corona Páez. La edición estuvo a cargo de la Universidad Autónoma de Coahuila y de la Universidad Iberoamericana de Torreón. En este libro el autor nos regala un manual sobre metodología de la historia. Nos invita a escribir sobre historia observando un proceso apegado al rigor.

Este manual es de gran ayuda para todos los interesados en escribir historia. No solo historia política, sino tambié n ecológica, social, electoral y biológica, entre otras. El libro está escrito de una forma muy amena. En el propio desarrollo del mismo nos presenta los conceptos de: historiar, pasado, documento, realidades, histórico, cronología, etcétera.

Este texto nace de la necesidad de convocar a que escribamos la historia en estricto apego a los cánones metodológicos rigurosos. A que no lo hagamos por el simple espíritu de brillar en sociedad. De salvar del anonimato a tal o cual personaje. Corona Páez nos dice que en la memoria histórica de los pueblos se encuentra no solamente la explicación de hechos pretéritos, sino sobre todo el fundamento del presente que constituye el entorno donde se enmarca la vida individual y colectiva. De ahí la relevancia de la labor que cumple el historiador, o como dice el doctor: de la función de historiar.Historiar

No es solamente ponerse a escribir. Pensar en la escritura de un texto de historia para brillar en sociedad denota muy poco respeto por esta disciplina. En la presente obra, señala la necesidad de aplicar un método riguroso que permita alcanzar efectivamente el objetivo de representar el pasado rescatándolo para la contemporaneidad y muy seguramente también para el futuro con la seriedad, con la sistematización y solidez argumentativa que caracteriza al trabajo académico.

Cultura y pasado, consideraciones en torno a la escritura de la historia es una cátedra completa que brinda luz sobre el proceso que implica más allá de la narración de sucesos, la reconstrucción de los contextos en los cuales acaecieron y que fueron el marco determinante de los propios acontecimientos.

El cronista de Torreón, con un estilo didáctico define con claridad la metodología a seguir cuando se emprende una tarea de la cual él mismo es especialista y que ahora comparte, en primer término con sus alumnos, pero también en general con sus propios lectores.

En el camino que recorre hasta llegar al esquema propuesto para el trabajo del historiador va descartando elementos que finalmente llevan a la conceptualización y descripción de un procedimiento sustentado en el método científico. Así, que no solo para el estudiante sino para todo aquel que busque otorgar ese elemental carácter de veracidad que debe avalar toda narración histórica este se convierte en un texto básico, en un libro de cabecera.

Como reflexión rescato esa posición que fija el autor respecto al objetivo final de construir la historia: la de generar conocimiento, porque en el conocer se encuentra esa radiografía que describe a las sociedades en su estructura y en su misma evolución; y, sin embargo para interpretarla hace falta una formación específica, una habilidad especial y un método, temas que son aquí puntalmente abordados.

Su amplia experiencia en la investigación histórica y en la docencia nos regala un libro tan esclarecedor, como ameno y práctico. En esta obra nos precisa que debemos conocer los hechos del pasado con veracidad. Porque la historia consiste precisamente en dar cuenta del cambio.

Debemos entender que la posición de hablar y de opinar por los demás, debe tomar en cuenta el principio de las múltiples y diversas realidades, el significado o interpretación de determinadas conductas en el contexto en que se desarrollaron, pues hay diferentes “realidades”, y por supuesto entender que nuestra sociedad no es homogénea.

La historia es una disciplina que tiene que ver con lo particular; la historia abstracta, desligada de los sujetos perceptores, no tiene sentido. El pasado no consiste en un conjunto de hechos que sucedieron, sino en hechos que le acontecieron a alguien. A lo largo del libro sostiene que la historia viene a ser la narración y exposición de los acontecimientos pasados y dignos de memoria, sean públicos o privados.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla



DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook