Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

24Marzo2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

Bullying es una palabra que se deriva de un vocablo inglés que designa el acto de causar daño intencionalmente, recurriendo a la violencia verbal, la violencia física u otros medios de coerción más sutiles, como lo es la manipulación. No respeta edades, clases sociales, grado académico, y aunque se relaciona mucho más con el acoso escolar en temprana edad, los adultos estamos propensos a sufrirlo, y la ignorancia nos acerca cada vez más a quienes lo promueven, convirtiéndonos involuntariamente en víctimas de este mal.

No me refiero exclusivamente al acoso escolar, en este caso me refiero al bullying en personas de edad adulta que, por alguna circunstancia, han padecido o padecen algún tipo de acoso o burlas por parte de sus semejantes. Trato de hacer un poco de conciencia entre quienes provocan que terceras personas se vean afectadas voluntaria e involuntariamente y se trate de cerrar ese círculo en que se ven inmersas.

Precisamente de este otro bullying les quiero contar, muy importante es ver no sólo a los niños y jóvenes afectados, sino a la gente adulta que padece algún tipo de abuso en contra de su persona y esto se vea reflejado en su comportamiento ante la vida. Cuántos casos pasan desapercibidos de suicidios o alejamiento de la sociedad de la manera que sea, de personas adultas que no soportaron más el abuso al que fueron sometidos en el trabajo, en el grupo social en que se desenvuelven, inclusive en la propia familia.

Hay personitas que por hacer una broma se burlan de quien es un poco diferente a lo que ellos creen sea alguien normal, y lo platican en forma de broma pesada la mayoría de las veces, y se va creando una determinada influencia psicológica tanto en quien es el blanco de la broma, como entre los sujetos involucrados a la hora que se suscitó. Ahí es donde comienza el problema en la víctima, si su grado de vulnerabilidad es muy sensible, afecta su autoestima, provocando efectos que sólo esta persona sabe a dónde pueden llegar, ha habido casos extremos que han terminado en suicidio, por desgracia, pero en el mejor de los casos, se espera que la víctima se dé cuenta del daño que de alguna manera permitió que se hiciera en contra de su persona, y a pesar de que ha pasado el tiempo y se ha lastimado con ello, puede remediarlo, poniendo fin al abuso que se está llevando a cabo en contra de él o ella, cortar de raíz, terminando con cualquier vínculo que le ate al o los culpables de producir este tipo de bullying en el que se ha visto inmerso.

Todos estamos expuestos, no sólo los niños o jovencitos, sino que, por desgracia, cualquier persona con alguna característica “especial” o “diferente”, está sujeta a burla o acoso por sus semejantes. Yo he sido víctima, como mucha gente que aunque les dé pena confesarlo, seguro de alguna manera a lo largo de su vida ha sido víctima también de algún abuso por parte de otra persona. Al aceptarlo te das cuenta del daño que te han causado, y al poder ser capaz de remediar el daño, vuelves a ser la persona segura, libre y con ganas de afrontar cualquier reto que la vida te presente. No importa cuánto tiempo has estado envuelto en esta desagradable situación, lo que realmente importa es que salgas de ella y puedas vivir libre y tranquilo/a.

Ojalá se cree una forma de concientizar a todos acerca del daño enorme que se causa con el bullying y se pueda exterminar este mal. Los primeros pasos ya se están dando, y de nosotros depende que culturicemos a nuestros hijos y a nuestros semejantes en este tenor. No esperar a que sigan las víctimas apareciendo y cada vez con finales más trágicos, para ahora sí querer tapar el sol con un dedo.

Lic. Verónica González Serna



DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook