Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

26Abril2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

En la presentación de su reciente obra, Memorial del engaño, el escritor mexicano Jorge Volpi criticó la doble moral del sistema capitalista, creado después de la II Guerra Mundial y que colapsó con la crisis financiera en 2008.

En entrevista referida por Notimex, con motivo del lanzamiento de su obra, el autor explicó que este trabajo "es al mismo tiempo una novela de familia y una novela sobre el capitalismo". Detalló que la historia narrada por el inversionista "J. Volpi", en paradero desconocido, muestra cómo este personaje se convierte en uno de los defraudadores del sistema financiero en 2008, a la vez que busca conocer la historia de su padre, "Noah Volpi", quien es testigo del surgimiento del capitalismo.

Aclaró que a diferencia del verdadero origen del apellido Volpi que es italiano, el utilizado en la novela, aunque es el mismo que el suyo, es ficción (procedente de Polonia) "como parte de este juego de engaños" que tiene el libro.

"Es un juego de engaños íntimos y engaños públicos; los de dentro son los de familia y los de afuera del sistema financiero creado desde la II Guerra Mundial hasta nuestros días, enfocado en la crisis de 2008 y centrada la historia en el narrador", precisó.

En la novela, el padre "Noah" vive la creación del sistema económico actual, como asistente de Harry Dexter White, (en la historia creador del Fondo Monetario Internacional y del sistema de Bretton Woods), pero termina por ser acusado de espía soviético.

En tanto, "J. Volpi" se forma y cree en el capitalismo neoliberal que busca la desregulación completa de mercados financieros, "le toca ver el derrumbe de esa utopía y a partir de allí la relación de padre e hijo: ambos engañan en dos épocas diferentes del capitalismo.

"Quería escribir una novela de historias y engaños de familia en el contexto del sistema económico, y me pareció interesante que el narrador fuera un villano y deleznable", comentó el autor.

"El desafío es que con su cinismo entero pueda contar primero la burbuja financiera y luego cómo explota y se convierte en recesión económica", abundó.

Asimismo, Volpi consideró que hay una doble moral en el sistema económico, misma que hace que aún cuando hay defraudadores en prisión, como Bernard Madoff (1938), muchos responsables de la crisis se justifican en que otros defraudaron más que ellos.

"Esta época crea ideológicamente que lo único que se busca es el provecho personal, y se asume que es positivo porque a la larga hacerse rico a cualquier costo le beneficiará a otros, y es lo que propicia la aparición de estos criminales".

Además, aclaró que si bien los engaños no solo se dan en el sistema económico, "algunos que lo propiciaron fueron inteligentes y desprovistos de freno moral y se aprovecharon para especular, pero éstos fueron los chivos expiatorios, no son los principales responsables de las catástrofe".

Volpi refirió que entre los verdaderos responsables "hay políticos, reguladores, banqueros, ejecutivos de grandes empresas y directivos de grandes instituciones financieras internacionales.

"Ninguno de ellos está entre los perseguidos y enjuiciados; no ha habido responsabilidad de quiénes fueron los verdaderos responsables de esta crisis", enfatizó.

El autor apuntó que su novela es también histórica por toda la información que incluye de este sistema económico del siglo XX, por lo que requirió mucha dedicación para estudiar "historia económica, finanzas y prensa especializada, para tratar de entender este mundo y hacer verosímil al narrador".

Sobre la figura de "Noah", subrayó que "J. Volpi" nunca conoció a su padre porque muere dos semanas antes de su nacimiento, por lo que la historia es una constante búsqueda de él, toda vez que no se conforma con la versión que le da su madre.

"Es una historia prototípica, no dejé de pensar en ´Pedro Páramo´ en la búsqueda que hace el narrador, con una historia de una madre que le cuenta a un hijo sobre su padre y el hijo busca al padre; de eso trata esta novela", agregó sobre la publicación de la editorial Alfaguara.

La reseña de Excélsior señala que el protagonista confiesa que lo único que quiso fue "ganar dinero a cualquier costa" frente a otros que engañan de otra manera al decir que quieren "el bienestar de la gente, que la riqueza se multiplique, que la democracia se afiance y, en realidad, quieren lo mismo que él".

Volpi, quien escribió la novela entre 2012 y 2013, siendo testigo directo en España de los estragos de la crisis en el primero de esos años y, al siguiente, viviendo en Princenton, considera que si hay un culpable de la crisis de 2008 es precisamente la ideología neoliberal o ultraconservadora dominante.

Afirma el autor que la misma está basada en al menos dos engaños, el primero de ellos es que Ronald Reagan y Margaret Thatcher derrotaron a los comunistas. Con esa legitimidad emplean toda la fuerza para que su ideología, que es tan poderosa probablemente como la que se acaba de desmantelar (socialismo real), la de los Estados mínimos, los mercados autorregulados, sea impuesta en todas partes".

El otro engaño, afirma Volpi, es el que planteó Francis Fukuyama en "El fin de la historia" (1992), al presentar al capitalismo como si no tuviera ideología cuando tras él hay una "tan poderosa como muchas otras". "Y a esa ideología es a la que le debemos, fundamentalmente, la crisis de 2008".

El diario español El País da cuenta de lo reseñado por Volpi en cuanto a que la génesis de Memorial del engaño es triple, lo que se refleja en otras tantas líneas del relato, construido con estructura de ópera. Por un lado, la crisis de 2008 que se inició con la caída de Lehman Brothers: “No sabía que no iba a golpear a México, pero como he vivido ya tantas crisis, quería entender qué pasaba; luego ya la viví en directo en Madrid entre 2011 y 2012”. El segundo incentivo fue conocer la historia de Harry Dexter White, creador del Fondo Monetario Internacional, pero que fue llevado ante el Comité de Actividades Antinorteamericanas acusado de espiar para la Unión Soviética.

La tercera pata es la más literaria: “Me interesan los engaños familiares y la relación padres-hijos”, dice el Volpi escritor, marcado por “el carácter poderoso pero a la vez frágil” de su progenitor. Por ello hace que su Volpi financiero vague por la obra buscando a su padre, en una estructura que recuerda la del mítico Pedro Páramo de Juan Rulfo: la madre que cuenta al hijo sobre el padre y este sale en su búsqueda. “Mi Volpi engaña toda la vida, pero al final él es el engañado”, resume Volpi.

Una novela muy recomendable, que además de interesante llama a la conciencia, No nos hemos recuperado aún, piensa el Volpi real, ni en lo económico ni, en consecuencia, en lo moral: “Se dijo que se pondría freno a este capitalismo salvaje con medidas encaminadas a un nuevo modelo; si no lo ha habido, tampoco lo puede haber moral... los verdaderos responsables de todo no hacen más que estar ahí; siguen ahí”.


José Vega Bautista
@Pepevegasicilia
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla



MAS EN ESTA CATEGORIA « Municipios

DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook