Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

21Febrero2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

Amanda Castillo

Lucrar con la vulnerabilidad de los seres humanos no es negocio nuevo. Todos, en determinado momento de la vida, nos sentimos susceptibles, vulnerables y muchos seres humanos pueden pasar así sus vidas enteras. ¿Cómo no ser nicho o clientes ancla de un negocio si estamos dispuestos a pagar lo que sea por sentirnos mejor? La Programación Neurolingüística y todos los cursos, talleres, diplomados afines a esta pseudociencia, han hecho millones de pesos diciéndole a la gente, ya sea que se encuentre vulnerable o que solo quiere dejar de fumar, que todo en esta vida es posible si nos programamos para eso. Nuestro cerebro, esa máquina tan compleja, puede hacer lo mismo que el de Einstein si lo instruimos de la manera correcta, es lo que dice la PNL, no importa si tu CI no rebasa los 100 puntos.


La Programación Neurolingüística se basa en que, si alguien más puede hacerlo, tú también; que el ser humano está dotado de todos los recursos que necesita y, entre algunas otras cosas parecidas, que lo que comunicas es lo que recibes de vuelta. Esto, la autoayuda ya lo había dicho y para “demostrarlo” se recurre a videos de gente que, bajo ciertas adversidades ha salido adelante y a generado algo positivo en sus vidas, no digo que eso no ocurra, pero el proceso es mucho más complejo, aunque el video logré llevarte a las lágrimas, y no es la regla, es la excepción.

Además relaciona los movimientos corporales con lo que estamos pensando y diciendo. Si diéramos por hecho que el movimiento ocular de una persona nos puede decir qué es lo que está pensando, poco a poco empezaremos a quedarnos sin amigos. Una investigación realizada por la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos concluyó que la PNL no solo no tiene aceptación científica, tampoco puede comprobarse su eficacia, incluso tiene errores en varios conceptos médicos y psicológicos. Tampoco existe un estudio serio respecto a la PNL en donde muestre resultados creíbles en lugar de meras anécdotas.


La PNL, según sus vendedores, puede ser utilizada para todo en esta vida; te pueden sacar de la depresión más profunda, ayudarte a superar la pérdida más dolorosa, hacerte rico y obviamente una mejor persona. Claro, eso siempre que tengas los cinco mil pesos por curso (y eso si conseguiste una promoción o te harán algún descuento, de no ser así, puedes llegar a desembolsar hasta 30 mil pesos). Incluso, puede ser que hasta te lo de un psicólogo titulado (y es que el mercado laboral para los profesionistas anda algo flojo) o que, cual dealer de metanfetaminas, alguien te regalen la primera sesión.

De ahí viene luego la gran cadena, donde esos que ya pagaron, quieren (o hasta me hace pensar que deben) invitar a más personas a cambiar su vida y a ser mejores al grado de llegar al acoso. Este tipo de grupo además, suele convertirse en una especie de secta secreta, una onda como masónica del new age. Si le preguntas a los asistentes a este tipo de talleres respecto a qué hacen, te dirá “es que tienes que vivirlo”.


Finalmente, todo lo que tiene que ver con la PNL está basado en experiencias, en cuestiones subjetivas, por tanto es imposible medir los resultados. Lo curioso es que empresas serias contraten este tipo de cursos para sus empleados sin tener resultados tangibles, pero es que si algo bueno tienen estos cursos, es que enseñan a sus vendedores a ser bastante persuasivos, no porque sus técnicas sean infalibles, sino porque, como en cualquier otro negocio, a más venta, más comisión.


Qué tan inútil será la PNL que sus creadores sostuvieron una pelea legal que duró varios años, es decir; no pudieron programar sus cerebros para llegar a un acuerdo y tuvieron que recurrir a un tribunal. Al parecer, uno de ellos tampoco pudo programarse para dejar de consumir cocaína ni dejar de maltratar a su esposa.
Cada persona es responsable de su salud mental y la forma de procurársela; en mi caso prefiero las ciencias de verdad y un buen libro (por libro no me refiero a esos panfletos de autoayuda). Habrá quien prefiera la música, la filosofía, el ejercicio o hacerse vegano.

En todo caso, si eres una de las personas que le ha entrado a la PNL y te ha cambiado la vida, muchas felicidades, eres afortunado además, por tener los miles de pesos que eso cuesta. Debes saber también que, a menos que te vayan a dar una jugosa comisión por llevar a alguien, es algo molesto que hostigues a tus amigos para que hagan el dichoso curso. Si estas a punto de entrar a uno de esos talleres, infórmate antes de pagar, si sabiendo que no hay una base real para decir que funciona y entendiendo que las personas que lo imparten no son filántropos, sino seres humanos haciendo negocios, y aún quieres pagarlo, nadie puede decirte cómo gastar tu dinero. Por mi parte, recomiendo los retiros espirituales, me parece que son igual de inútiles, pero un poco más económicos.



Amanda García

Lic. en Derecho

DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook