Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

16Diciembre2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

A contrapelo

Xavier Díez de Urdanivia

Dice Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial -en una entrevista concedida a Richard Quest, de CNN- que la "extrema pobreza" va a menos. Según él, la tasa de pobreza en todo el mundo ha caído a menos del 20%, mientras que en 1990 era del 43%. Ese "optimista" resultado le permite pensar que existe una "oportunidad real" de terminar con la "extrema pobreza en la presente generación".

La nota podría haberse leído en el periódico, ya atrasado, que cubría del frío a un hombre que dormía debajo de un puente en una ciudad cualquiera de Iberoamérica.: Guadalajara, en México; Asunción, en Paraguay; Bogotá, en Colombia; Córdoba, en Argentina; Lima, en Perú; Montevideo, en Uruguay; Quito, en Ecuador; Santa Cruz, en Bolivia; Sao Paulo, en Brasil; Valparaíso, en Chile, o cualquiera otra de las grandes urbes de la región.

En todas ellas se efectuó una encuesta de percepción promovida por “UN Hábitat”, la agencia de la ONU para el desarrollo urbano, cuyos resultados arrojaron que hay una concepción generalizada de desigualdad, y en algunos casos –Sao Paulo y Córdoba, por ejemplo- esa percepción alcanza las tres cuartas partes de la muestra.

Lo más grave es que a esa percepción la acompaña una extendida sensación de pesimismo, que, para peor, se ve arraigada en procesos que datan de mucho tiempo atrás y que se ha incrementado en los últimos cinco años, en tanto que casi la mitad de la gente está segura de que va a empeorar en el próximo lustro.

Mientras tanto, el 17 de octubre se "celebró" el "Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza", cuyo propósito es llamar la atención y convocar la acción de todos para erradicar esta lacra, que es indigna e indignante, pues el hecho de que, en plena era de la alta tecnología, haya más de mil doscientos millones de personas en el mundo con carencias elementales en materia de alimentación, salud, vivienda y seguridad social, y vivan, por tanto, en condiciones de una miseria que, eufemísticamente, ha dado en llamarse “pobreza extrema”.

¿Es de extrañar que, así,, la paz pública se vea permanentemente perturbada en nuestros países? No sólo la “gobernabilidad”, que tanto preocupa a los poseedores de riquezas y cosas, sino la esencia misma de la equidad, ese factor aglutinador social, provisorio de buena parte de los elementos del orden y la convivencia pacífica, se ve amenazada.

Más preocupante aun es constatar, mediante esa encuesta, que 8 de cada 10 participantes coincidieron en que son tres, principalmente, los campos en los que las inequitativas relaciones se dan: por un lado, entre patrones y trabajadores; por otro, entre pobres y ricos y, finalmente –lo que mucho dice acerca del fracaso de nuestros sistemas políticos- los conflictos que se dan entre partidos políticos y ciudadanos.

Hoy que la tasa de pobreza, dice Jim Yong Kim, ha descendido mundialmente a menos del 20%, existe la oportunidad real de terminar con la extrema pobreza en la presente generación, si logramos reducir a la mitad la tasa de pobreza de 2010, para luego bajarla a la mitad otra vez y, así sucesivamente, hasta lograr desaparecerla por completo en una sola generación.

Un lujoso yate boga por las aguas del Mar Caribe, otro más en el de Cortés. A bordo de ellos –o en algún club campestre- la televisión satelital da cuenta precisa de las reuniones conjuntas del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional en que se hacen esas alegres cuentas.

Mientras, en las favelas de Brasil o las chabolas de Colombia y de México, Ecuador o Bolivia y tantos otros países, los menesterosos, en medio de su marginación -¿tal vez alguno de esos “mitos geniales” que se escapó de las gráficas de un Secretario de Hacienda, que demostró con ellas que se trataba de pura imaginación?- podrán enterarse de ello, si acaso saben leer, en el diario viejo que les dio cobijo en una noche de frío.



Xavier Díez de Urdanivia

Xavier Díez de Urdanivia es abogado (por la Escuela Libre de Derecho) Maestro en Administración Pública (por la Universidad Iberoamericana) y Doctor en Derecho (por la Universidad Complutense, Madrid). Ha ejercido diversas funciones públicas, entre las que destacan la de Magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Coahuila, del que fue Presidente entre 1996 y 1999, y Abogado General de Pemex. Ha publicado varios libros y muy diversos artículos en las materias que constituyen su línea de investigación, e impartido conferencias, seminarios y cursos sobre las mismas. Actualmente es profesor de tiempo completo en la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Autónoma de Coahuila, donde imparte cátedra e investiga en materia de Derecho Constitucional, Teoría y Filosofía del Derecho y Teoría Política. También es colaborador de la página editorial de Zócalo y de Cuatro Columnas (de la Ciudad de Puebla), y lo ha sido del Sol del Norte y El Diario de Coahuila, así como de los noticieros del Canal 7 de televisión de Saltillo, Coah.

MAS EN ESTA CATEGORIA A 60 AÑOS »

DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook