Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

19Agosto2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

En esta ocasión te platico cuando el 1 de marzo de 1910 aquí, en esta hermosa ciudad de Saltillo, se encontró una momia, sí, una momia; es decir, un cadáver en perfecto estado de conservación, esto, según los registros de la época. El descubrimiento fue hecho por el administrador del panteón y quien fue el responsable de dar parte a las autoridades, por cierto, lo realizó con un aviso de ocasión.

Lo peculiar del hallazgo no sólo fue la momia, de hecho la impresión por su perfecto estado no fue lo que llamó la atención, sino que a su lado se encontraba el cuerpo de otro hombre, con un hoyo de bala en el lado derecho de su cráneo, al parecer era un barbero, porque en sus ropas se encontraba una navaja de barba, tijeras, peine, una caja de polvo, brocha y hasta un frasco de perfume.

Los dimes y diretes no se hicieron esperar, los vecinos hablaban y las autoridades especulaban; el chisme fue una noticia en las sobremesas de esta ciudad, en cantinas y cafés, después de la misa o en el rosario. Los rumores sobre el misterioso hallazgo fueron muchos, pero el rumor más fuerte fue que la momia se trataba de un noble señor de esta ciudad, y que su criado, siguiendo sus pasos, decidió suicidarse para seguir sirviéndole en la otra vida.

El caso del misterio del cuerpo y la momia nunca fue resuelto, ni las autoridades ni los avecindados de esta ciudad pudieron resolverlo. Ante el hecho de que no se daba punto final al asunto, el administrador del panteón decidió colocar a la momia y la osamenta en el hoyo, pero no se atrevió a separarlos, y así el barbero seguirá sirviéndole para la eternidad, no vaya ser que el noble señor necesitase una manita de gato, un corte de pelo y una arreglada de bigote, no fuera que le dieran ganas algún día de salir a pasear.

Nadie recuerda el lugar donde reposa la momia, si alguien se anima, podríamos ir a buscarla y así conocer al noble señor y su barbero; lo que me llama la atención es que si fue suicido, estaba el cuerpo, estaba la bala, estaban sus utensilios, pero, ¿dónde rayos estaba la pistola?

Así es, estimados saltillenses, en esta hermosa ciudad de Saltillo, en 1910, se encontró una momia, la cual fue una momia muy particular, una momia a la que le gustaba el buen vestir y el verse bien arreglado, es por ello que a su lado nuestra momia saltillense tenía a su fiel barbero para que le sirviese para la eternidad.

 

@franciscotobias



DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook