Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

26Septiembre2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

Hoy, inmersos en los complejos retos que la gran transformación global nos plantea, los mexicanos tenemos una oportunidad extraordinaria y quizás irrepetible para encaminarnos por fin a la senda del crecimiento sostenido e incluyente, que nos lleve ya de modo irreversible a la prosperidad democrática. ¿Cómo puede nuestro país hacer realidad esa aspiración por todos compartida? Robert Solow, premio Nobel de Economía, demostró en su trabajo fundacional de la teoría neoclásica del crecimiento económico que el crecimiento del PIB per cápita se debe a los incrementos en la productividad y éstos a su vez se originan en lo que Solow llama “el progreso técnico”. Así pues, no hay crecimiento sin incrementos en productividad y éstos no ocurren sin innovación. La destrucción creativa es cada vez más rápida, demoledora, global y socialmente incluyente. Nada ni nadie escapa a los efectos directos e indirectos del cambio tecnológico exponencialmente veloz y acumulativo. Y esto reclama nuevas instituciones.

Por fortuna las reformas que, a través del Pacto por México, ha puesto en marcha el presidente Enrique Peña Nietoabren la esperanza de un cambio que haga posible el crecimiento acelerado, sostenido y compartido que transformará a México en una nación prospera y sin pobreza masiva. Para reiniciar el crecimiento en la economía mexicana, cuyo dinamismo ha sido por años insuficiente para ocupar productivamente a su fuerza de trabajo, no bastan las inyecciones de recursos financieros que generen incrementos en la demanda agregada. Es indispensable introducir modos innovadores de producción. La reforma energética propuesta por el presidente Enrique Peña Nietotiene precisamente como uno de sus objetivos fundamentales atraer hacia las industrias mexicanas de la energía, las más grandes de nuestra economía, los grandes flujos adicionales de inversión y las capacidades tecnológicas innovadoras capaces de hacer de ellas poderosas palancas del crecimiento.

Urge incrementar la IED que implique importación de maquinaria y equipo nuevos e innovadores, para llegar a casi seis mil millones de dólares al año. Así se puede elevar la tasa de crecimiento en alrededor de 3% para llegar a tasas de crecimiento del PIB cercanas a 6% anual. La reforma energética es, por tanto, una de las llaves maestras para que México tenga de inmediato la innovación y los incrementos en productividad que necesita para crecer.

Además, la reforma energética del presidente Enrique Peña Nieto ofrece a México una singular oportunidad para iniciar su reposicionamiento estratégico como potencia energética en el contexto global. La estrategia comienza por consolidar las capacidades técnicas y humanas de nuestra industria petrolera y energética, pública y privada. Es fundamental proteger legalmente a escala global los conocimientos generados por instituciones como el Instituto Mexicano del Petróleo y el de Investigaciones Eléctricas, la UNAM, el IPN y otras universidades, los centros Conacyt, los de empresas privadas grandes y pequeñas.

Pero además el cabal desarrollo de la industria petrolera mexicana no podrá ocurrir mientras no se encuentren las fórmulas y se construyan los consensos para liberarla de su principal limitación. Esa limitación formidable consiste en persistir en la decisión de mantener a Pemex como una empresa petrolera totalmente integrada que produce y procesa petróleo en un solo país. Imagínese, por ejemplo, qué sería hoy de British Petroleum si sólo produjera hidrocarburos en el territorio del Reino Unido. Ha llegado la hora de internacionalizar a Pemex, no de privatizarlo o vender sus activos como chatarra. Sino de encontrar las fórmulas que le permitan salir a producir petróleo más allá de nuestras fronteras. México necesita ya una reforma energética comprometida con su crecimiento y su prosperidad democrática presente y futura.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Twitter: @alzati_phd

 



DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook