Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

20Noviembre2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

La gran mayoría de quienes integran la cúpula de la dirección panista nunca ha ganado una elección popular y nada indica que lo puedan hacer en el futuro. Elección tras elección se ponen al principio de las listas plurinominales a diputados locales, federales o senadores, para hacerse de un cargo.

Los gobernadores tienen una legitimidad y autoridad que surge de que se alzaron con el triunfo en una elección popular. Ellos fueron capaces de convocar al panismo de sus estados y pudieron despertar esperanzas en la mayoría de quienes votaron por ellos.

Eso hace la diferencia con las y los integrantes de la dirigencia panista que sin tener el respaldo del voto popular son quienes conducen al partido. Son ellos, por cierto, los que se disputan el control del partido. Si lo obtienen garantizan estar en las listas de plurinominales.

Los gobernadores Marco Covarrubias, de Baja California Sur; Miguel Márquez, de Guanajuato; Rafael Moreno Valle, de Puebla; José Guadalupe Osuna Millán, de Baja California y Guillermo Padrés, de Sonora dieron a conocer el pasado sábado, el día que se celebraba la XVII Asamblea Nacional Extraordinario de su partido, un comunicado donde fijan su postura sobre el momento “crucial” que vive el PAN.

Hasta ahora los gobernadores se habían mantenido al margen de la disputa por el control del partido que ocurre entre los “calderonistas”, como ellos se nombran, y el resto de las fuerzas. El grupo de “Gobernadores por la Unidad” se hace presente, con una posición común, en un momento de definiciones. En la Asamblea reclamaron una mayor participación en la vida del partido.

En el comunicado plantean cinco puntos: 1) Invitan al PAN a mantenerse unido; 2) Interponer los intereses del partido a los particulares; 3) Actuar en el marco de los grandes principios y doctrina del partido; 4) Respetar la decisiones de las mayorías; 5) Debatir hacia adentro, pero mantener una sola posición al exterior.

Los gobernadores pueden ayudar a que su partido tome rumbo. Deben ser conscientes de que si cada uno actúa en forma aislada sus posibilidades se reducen a influir en su Estado, pero si lo hacen en forma coordinada y con posiciones comunes están llamados a ser una fuerza determinante a nivel nacional.

A la Asamblea del pasado sábado asistieron más de 5 mil panistas de todo el país. Con muchas dificultades e intentos de sabotear la reunión, el partido concluyó la reforma de estatutos que le permiten dirimir, de forma más clara y transparente, la elección de sus candidatos a puestos de elección popular y también integrar sus órganos de dirección de manera que las bases tengan una mayor participación.

 

Los integrantes del grupo “Gobernadores por la Unidad” están obligados a resolver los problemas de la gente y dar resultados. Su liderazgo y experiencia puede ser, si se lo proponen, un factor clave para que el PAN deje de poner como centro de atención la disputa por el partido y se enfoque a ofrecer soluciones a los grandes problemas y retos que tiene el país.



DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook