Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

02Septiembre2014

Edición No. 185 Del 1 al 7 de Septiembre de 2014

Por: Lic. Jorge Luis Núñez Aguirre.

Notario Público No.97 y Subdirector de Nuestra Revista.

Una tarde de esta semana revisaba un poco de doctrina jurídica, de manera particular el punto de vista de Manuel Borja Soriano sobre un tema denominado “La condición” y que es conocido, tanto por los profesionales del derecho, como por los estudiantes de Leyes.

Atendiendo a lo anterior, me decidí a compartir en este artículo algunas líneas de esta lectura jurídico-doctrinaria incluyendo algunos ejemplos que el mismo Borja Soriano añade a la lectura y que creo que resultan sumamente explícitos, mismas que comparto a continuación.

En términos generales, la condición es un acontecimiento futuro de realización incierta de la cual depende la existencia o terminación de una obligación. Hasta aquí resulta simple comprender lo que es una condición, sin embargo esta definición tan sencilla trae consigo una serie de matices y tipos de condiciones pudiendo destacar las siguientes:

-Condición suspensiva: La condición suspensiva es aquel acontecimiento futuro de realización incierta de cuya llegada  depende el nacimiento de una obligación; por ejemplo el caso típico de asegurar un mueble o inmueble contra incendios en donde la condición, claro está, es que el objeto asegurado sufra algún incendio, naciendo la obligación del asegurador de cumplir con lo pactado.

-Condición resolutoria: Podemos decir que una condición es resolutoria cuando llegar a esta produce que se dé por terminada la obligación que se pacto, es decir, tiene como finalidad el extinguir la obligación, como por ejemplo, si decidimos donar un automóvil con condición resolutoria, siendo esta la muerte del donatario antes que el donante.

-Condición casual: Cuando su cumplimiento depende por completo de la voluntad de un tercero ajeno a las partes, como ejemplo pondríamos lo siguiente, si tu padre muere antes que tu, yo terminare de pagar tus estudios hasta que concluyas una carrera universitaria.

-Condición potestativa: Cuando la condición depende enteramente de la voluntad de una de las partes; por ejemplo, si llego a vender mi casa te la ofreceré a ti antes que ofrecerla a otras personas.

-Condición mixta: Cuando la condición depende tanto de algún acontecimiento ajeno a la voluntad de las partes, así como a la voluntad de alguna de las partes; por ejemplo, si tú te casas con tal persona yo me comprometo a rentarte la casa que tengo en tal colonia.

-Condición positiva: Cuando el cumplimiento de la obligación depende de que llegue un acontecimiento; por ejemplo, yo me comprometo a cumplir con la obligación si acaso Juan Pérez termina la carrera universitaria.

-Condición negativa: Cuando el cumplimiento de la obligación depende de que no llegue un acontecimiento; por ejemplo, yo me comprometo a darte todos los frutos de mí cosecha, siempre y cuando no caiga una nevada en este año.

Como verá estimado lector, de la simple definición de lo que jurídica y teóricamente resulta ser la condición se desprendieron una serie de matices y eventualidades que dan forma al cumplimiento de una obligación.

 

Espero estimado lector este artículo nos sirva para seguir transitando por el camino de la Ley.



DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook