Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

25Junio2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

El presidente Enrique Peña Nieto sostuvo que de mantener la confianza que México ha generado en el mundo, en 2013, se podrá alcanzar una Inversión Extranjera Directa (IED) de más de 35 mil millones de dólares, la más alta en la historia reciente del país. Peña Nieto dijo que: “México hoy se proyecta al mundo como un país seguro para inversión, un país donde se están generando condiciones favorables para atraer inversiones productivas”. El Presidente consideró que la confianza generada por México en el mundo se debe principalmente a tres razones: la fortaleza macroeconómica, la fortaleza institucional y el consenso político y social para impulsar las grandes transformaciones. El presidente Peña Nieto subrayó que, “sabemos que las oportunidades que queremos tengan todos los mexicanos dependen de que desde ahora estemos impulsando estos cambios transformadores que permitan acelerar el paso y el ritmo para el desarrollo y el crecimiento nacional”.

Estas son muy buenas noticias. Auguran, con muy buenas razones, el milagro que viene. Si estas cifras se concretan y sostienen, a más tardar a finales de 2014, la economía mexicana estará creciendo a tasas de 6% o más, como en las mejores épocas del llamado “milagro mexicano”. Y a partir de ahí no será difícil desatar un círculo virtuoso que en dos décadas nos saque definitivamente del subdesarrollo, con sus manifestaciones de desocupación estructural y pobreza masiva.

El crecimiento económico de México se ha mantenido muy por debajo de su potencial. Esto ha sido factor decisivo en la acumulación de rezagos sociales y subocupación que contribuyen a la inseguridad y la violencia. Para reiniciar el crecimiento en una economía estancada, como la mexicana, cuyo dinamismo ha sido por años insuficiente para ocupar productivamente a su fuerza de trabajo, es indispensable provocar un shock del lado de la oferta al introducir modos innovadores de producción. Ese es el papel clave de la inversión extranjera directa.

Estudios econométricos validados por la Universidad de Harvard y fundados en evidencia de más de 100 años del crecimiento económico de México (a partir de 1895) demuestran que es posible elevar la tasa de crecimiento del PIB mexicano, mediante un incremento sustancial en la IED que incorpore innovación, a través de la importación de maquinaria y equipo para plantas industriales avanzadas que se establezcan en México y se orienten a la exportación de bienes manufacturados y/o servicios de alto valor agregado. Un incremento anual de 30% en la importación de maquinaria y equipo, que equivale a 900 millones de dólares (0.9 mdd) adicionales por año, permitiría incrementar el crecimiento del PIB en 1.14 por ciento. Esto quiere decir que si se consigue incrementar la IED que implique importación de maquinaria y equipo nuevos e innovadores en dos mil 700 millones de dólares (2.7 mmdd) al año, para llegar a casi seis mil millones de dólares (seis mmdd) al año, se puede incrementar el crecimiento en alrededor de 3.3% para llegar a tasas de crecimiento del PIB cercanas a 6% anual.

Conforme a las cifras mencionadas por el Presidente, la IED superará en este año los 30 mil millones de dólares (30 mmdd). Si las importaciones de maquinaria y equipo nuevos son de, al menos, una quinta parte de esa cifra, duplicarán los recientes niveles de  alrededor de tres mil millones de dólares (tres mmdd) anuales. Es decir, se alcanzarán los niveles necesarios para detonar un nuevo milagro mexicano. El efecto de estas inversiones demora alrededor de 18 meses para reflejarse cabalmente en el crecimiento del PIB. Por eso es posible afirmar con certeza que antes de que termine el año próximo, México volverá a crecer a tasas de 6% o más, como en la mejor etapa del llamado “milagro mexicano”. Que la lucha  política no malogre el milagro que viene.

Twitter: @alzati_phd

 



MAS EN ESTA CATEGORIA « El TLC México - Brasil

DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook