Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

22Septiembre2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

FECHA por 

México ante el reto de la economía digital

Los grandes innovadores y creadores de las nuevas fuentes de productividad global han seguido creciendo y acumulando cash, sin necesidad de ayudas o rescates oficiales. Apple dispone hoy de más cash que el gobierno federal de Estados Unidos. Yahoo! ha lanzado ya su propio dinero digital, el “bitcoin”. Google adquiere Motorola y se dispone a hacer de Android, el Windows de la era de los smartphones, que desplazan cada vez más velozmente a las PC y laptops. Por su parte, Facebook, Twitter y las cientos de empresas que gravitan en torno a estos gigantes, integran verdaderos emporios mundiales y prosperan sin límites a pesar de la “crisis”. Éstos son los campeones de la economía digital globalizada y cada vez más interconectada. Pero las millones de pequeñas y medianas empresas que son el verdadero músculo de la economía global, sobre todo en las economías “emergentes”, como México, no han conseguido aún engancharse a la locomotora de la economía digital. Ese es el problema de fondo y por ahí deberá de buscarse la solución al reto del crecimiento económico y el empleo en México.

No habrá recuperación, ni nuevos empleos ni nueva prosperidad sin reajustes de fondo. Vivimos el principio del fin del predominio del modo de producción industrial “Fordista”. Asistimos a la cada vez más rápida desaparición del trabajo asalariado y su reemplazo por nuevas modalidades de colaboración descentralizada y no subordinada. Nuevas modalidades de libre ocupación que, en el curso de las próximas décadas, se irán generalizando hasta volverse predominantes.

Éstos son los síntomas más visibles del avance de la creciente y cada vez más dominante economía digital. Y son para México un reto formidable, a la vez que una oportunidad irrepetible. Un reto que definirá nuestro porvenir como nación exitosa, próspera y democrática o nuestro cada vez más acelerado descenso en la espiral de la violencia y la desintegración nacional. Pero confrontar con éxito este reto y sacar provecho de las oportunidades que ofrece, exige el despliegue de nuevas infraestructuras y nuevas arquitecturas institucionales de las que, hoy, México no dispone con suficiencia e idoneidad. Urge revertir esta situación. Hay poco tiempo y los errores pueden resultar fatales.

Bajo esta óptica conviene analizar la reforma constitucional de telecomunicaciones que este lunes 10 de junio promulgó el presidente Enrique Peña Nieto en el Museo Tecnológico de la CFE. El objetivo que debe cumplir la reforma en telecomunicaciones, incluyendo la legislación secundaria que deberá ser aprobada por el Poder Legislativo en no más de 180 días naturales, es el de crear condiciones prácticas para que todos los mexicanos, sin excepción, puedan tener acceso al potencial informativo, educativo y de entretenimiento de la televisión digital. Pero, sobre todo, al formidable instrumento de productividad, enriquecimiento y educación que es la red digital global.

El acceso a internet se ha generalizado y el costo real de dicho acceso baja cada día. Esto, sin embargo, no ocurre en México con la rapidez que se observa en otros países miembros de la OCDE. Lo que se debe principalmente a la prevalencia en nuestro país de nocivas estructuras y prácticas monopólicas en el sector de las telecomunicaciones y en el insuficiente despliegue de la infraestructura digital, tanto alámbrica como, sobre todo, inalámbrica. Y a la falta de fortaleza de los organismos reguladores relevantes. Corregir con eficacia y celeridad estas deficiencias y hacerlo con visión de futuro, es el propósito primordial de la reforma constitucional y legal en materia de telecomunicaciones. Adicionalmente urge cerrar la “brecha digital” para eliminar definitivamente la marginación, que es el verdadero origen de la inseguridad y la violencia.

Twitter: @alzati_phd



DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook