Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

26Julio2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

El programa de reformas del presidente Enrique Peña Nieto es una respuesta integral a los retos y oportunidades que la irreversible transformación global plantea a la nación mexicana. Para facilitar el surgimiento de los ganadores del nuevo juego global, ahora se requieren economías dinámicas y evolutivas; redes de conocimiento e innovación; habilidades de negocios interactuando con poblaciones crecientemente educadas y cultas, plurales, abiertas y bilingües.

Para volver a una senda de crecimiento económico y bienestar social generalizado, México necesita empresas saludables, en industrias con futuro, capaces de adoptar las nuevas fuentes de productividad. Ante un reto tan formidable y ante oportunidades inmensas y quizá irrepetibles, se hace indispensable facilitar el acceso a la educación pública, laica y gratuita, de calidad y valor económico tangible y, por ende, a la riqueza y al bienestar social, a los millones de mexicanos que aún no tienen participación en ella.

Frente a este desafío histórico, el secretario de Educación Pública,Emilio Chuayffet, sabe que el porvenir de México no es negociable. Es hora de que lo entiendan ya y de una vez por todas quienes persisten en obstaculizar la reforma educativa. Resucitar apolillados discursos populistas y lanzar a la protesta aventurera e incendiaria a masas enardecidas y manipuladas políticamente, no dará ya resultados duraderos y puede generar violencia social que aislará, a las  regiones que la sufran, de los flujos de inversión y comercio, de innovación y productividad crecientes, es decir, del progreso. Es hora de que lo entiendan los políticos y supuestos líderes sociales que en Guerrero, Oaxaca y otras latitudes insisten en gastadas tácticas de chantaje para tratar de frenar cambios irreversibles, en vez de sumarse creativamente a ellos en beneficio de la sociedad y de los grupos a los que dicen representar.

Se equivocan  quienes, eternos enemigos de la educación pública, quieren atribuir las fallas de la educación mexicana a los maestros, cuando  han sido y están llamados a seguir siendo el mejor aliado con que cuenta la autoridad educativa. Los maestros, los que enseñan y se preparan, los que educan y se educan. No quienes cobran como maestros y pasan más tiempo en las calles que en las aulas. Al servicio de políticos inescrupulosos y trasnochados, y no de las nuevas generaciones de mexicanos.

El cambio ya llegó y pronto todos respiraremos un aire renovado. Es la hora de los consensos para recuperar el porvenir. El Presidente de la República ha dado ya, con firmeza, los primeros pasos para restablecer la paz social duradera y el prestigio internacional de México, indispensables ambos para atraer las inversiones que permitan recobrar la vía del crecimiento económico y el bienestar social. A este esfuerzo se suman un conjunto de políticas encaminadas a expandir aceleradamente la oferta de servicios educativos, elevando su calidad y su relevancia productiva, así como su contribución a la expansión del acervo nacional de habilidades y conocimientos. En este sentido, será indispensable echar mano de las cada vez más numerosas opciones de tecnología educativa y de interacción a distancia, a  fin de multiplicar el impacto y hacer un aprovechamiento óptimo del recurso más escaso y valioso en esta esfera: los docentes bien calificados y con dotes pedagógicas superiores.

De todas las reformas emprendidas y por emprender, la educativa del presidente Enrique Peña Nieto es de la mayor trascendencia. Por su experiencia, talento y solidez política, Emilio Chuayffet es el hombre idóneo para conducirla al éxito. La  reforma educativa es un paso decisivo para el porvenir de la nación. Obstaculizarla o retrasarla en defensa de intereses mezquinos es atentar contra México. Los electores lo ven y lo saben. A su tiempo pasarán su veredicto en las urnas.

                Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

                Twitter: @alzati_phd

 



DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook