Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

26Julio2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

Los sistemas de convivencia humana nos han llevado a sistemas políticos basados en el desarrollo económico de la población. Sin embargo los sistemas que se han seguido en la mayoría de los países latinoamericanos han fracasado enormemente. El indicador que nos muestra que estos sistemas le han fallado a la comunidad es sin duda la pobreza. Millones de pobres en los países latinoamericanos son testigos de cómo los modelos económicos, que con entusiasmo les prometen sus gobernantes como la receta mágica para salir de la pobreza, han fracasado. Todo queda en palabras y al final los pobres siguen en condiciones de desesperanza.

Los años pasan y continúa la injusticia social, donde los pobres sobreviven en condiciones de extrema insatisfacción. Viviendo sin oportunidades de desarrollo, con educación mediocre, con vicios culturales, con explotación, con violencia y sobre todo con la carga de ver todos los días que existe un mundo mejor al cual no pueden acceder; de ver, dan ganas. Algunas ideologías políticas pregonan que el que es pobre, es porque quiere, que para salir de la pobreza hay que trabajar incansablemente. Lamentablemente las condiciones generales de la injusta sociedad no permiten a una persona pobre tener las oportunidades de crecer, sin importar cuantas ganas pongan en el objetivo de mejorar su condición social.

La distribución del dinero en los países latinoamericanos tiene una brecha enorme entre los ricos y los pobres. No ha sido posible hacer una justa distribución del ingreso para tratar de igualar las condiciones de los ricos y los pobres, a pesar de los programas sociales que existen y promueven todos los gobiernos. El ejemplo más extremo de esto es en México, donde tenemos a la persona que hoy es catalogada como la más rica del mundo, y por otra parte tenemos a 50 millones de personas que pueden catalogarse como pobres.

Las condiciones macroeconómicas son un indicador importante para ver el estado de desarrollo económico de las sociedades en los diferentes países. Sin embargo, estos indicadores no generan una medida real a las condiciones de disminución de la pobreza. Por ejemplo, si existe una fábrica de automóviles en un país, las condiciones macroeconómicas permiten que contrate personal generando un ingreso para las personas pobres, sin embargo es un ingreso muy modesto. Cuando las condiciones macroeconómicas mejoran sustancialmente, la fábrica empezará a generar una cantidad muy elevada de ingresos adicionales o utilidad, lo que hará más ricos a los accionistas. Sin embargo para el empleado que recibe 150 pesos diarios por su trabajo, un incremento sustancial en las condiciones macroeconómicas no significaría un incremento importante en su sueldo, tal vez 10 o 20 pesos adicionales, los cuales no son una cantidad que hace diferencia a la hora de evaluar su nivel económico.

La verdadera justicia para aquellos que han sido olvidados por la historia, para aquellos que luchan todos los días por salir del circulo vicioso de la pobreza, que viven entre tragedias y problemas con la ilusión de algún día cambiar su forma de vida, debe salir de las políticas públicas generadas por el Estado, donde se le reconozca al ciudadano, sin importar su nivel social, que tiene derechos y garantías que le pondrán a su alcance las posibilidades de crecer hasta donde él lo desee, algo así como el sueño americano. Justicia para el pueblo trabajador, que con su sudor y esperanza mueven las grandes economías mundiales y han transformado el mundo. Tal vez es momento de reconocer ese esfuerzo, es el momento de voltear a ver a la gente más desfavorecida y ponernos en sus zapatos para con verdadera empatía definir las verdaderas políticas públicas que permitan mejorar los indices de pobreza. Cuando toda la gente tenga lo mínimo indispensable para vivir dignamente, en ese momento se habrá dado el primer paso hacia un mundo más justo, donde todos seamos hermanos, humanos. Justicia social.  

Twitter: @escamilla2000

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla



DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook