Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

12Diciembre2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

FECHA por 

Hacia la construcción de un modelo de gobernanza local

En un mundo cada vez más globalizado, los gobiernos locales deben asumir nuevos desafíos que superan casi siempre sus capacidades técnicas, humanas y económicas. La importancia de lo local, radica en la privilegiada posición que tienen con respecto a la ciudadanía, pueden identificar más fácilmente sus necesidades y preferencias vinculándolos con la definición de las soluciones a los temas que les aquejan y con la eficacia y eficiencia en la ejecución de las políticas. (Ramírez, 2009)

En América Latina desde mediados de 1990, se han emprendido reformas que promueven la descentralización en materia de bienes y servicios sociales y aún de participación política, que sin embargo, ha creado presiones sobre el equilibrio fiscal de las localidades y no ha contribuido a reducir la concentración económica.

Los principales obstáculos que ha encontrado este proceso de devolución del poder, es de dos tipos: política y técnica. En el primer caso se trata del predominante centralismo que caracteriza a los gobiernos nacionales, acompañado de la oposición político-burócrata a ceder poder. El segundo caso, se refiere a la creencia de que la descentralización sucede por decreto sin la previa construcción de las instituciones y capacidades de ejecución, en las instancias municipales para su adecuado funcionamiento (Wiesner, 1997)

A continuación se delinearán algunas a las características que deben adquirir los arreglos institucionales y sus organizaciones para un eficiente proceso de descentralización; así como a  los alcances y límites del mismo.

Las instituciones sí importan.

La capacidad de los factores institucionales para potenciar la efectividad de las políticas públicas es destacada tanto por Wiesner (1997) así como por Waissbluth y Arredondo (2011). Estos autores coinciden en que hay una serie de elementos que deben estar presentes en cualquier estrategia de descentralización para que sea exitosa.

Algunos de los elementos a destacar son:

1) Una estructura de incentivos que propicie la competencia inter-jurisdiccional por mayores recursos o transferencias; en función de mejores resultados.

2) Mecanismos que induzcan al uso eficiente de los recursos, premiando la competencia y castigando las conductas trasgresoras. Estos controles a la conducta del agente son de naturaleza ex -post tanto administrativa como de impacto.

3) Modificar el origen del financiamiento del gasto público, para que sea el habitante local quien lo haga a través desus propios recursos.Esto tiene como efectos secundarios: la mejoría en el acceso a la información, la transparencia de los procesos políticos y la capacidad de hacer evaluaciones reales a la gestión pública. Además, la gestión de recursos propios contribuye a preservar los equilibrios fiscales.

4) Fortalecimiento del capital humano, cultural y social; así como de liderazgos locales, quienes se constituirán en los pilares para la edificación de la política de descentralización.

5) Consideración de la gradualidad y articulación de las medidas a implementar.

En resumen, el desafío es construir y mantener las condiciones institucionales propicias al cambio, a la competencia y a la evaluación de sus resultados a través del mercado y del proceso político.

Alcances y límites de la descentralización como elemento favorecedor del desarrollo local

Entre los efectos negativos que han resultado de los inadecuados e inacabados procesos de descentralización en Latinoamérica se enumeran: la generación o reforzamiento de cacicazgos, clientelismos políticos y la atomización de los presupuestos de inversión social y productiva que dificulta el emprendimiento de proyectos clave.

Sin embargo en aquellos contextos con la provisión de las estructuras institucionales, de capital humano y financieros adecuados; la descentralización fortalece la capacidad decisional en los gobiernos; además debido a su proximidad con la ciudadanía es más factible una mayor participación en las actividades prestacionales, en la planeación de la infraestructura y en la mejora a los mecanismos de transparencia y rendición de cuentas. (Mariñez, 2007). La participación social mejora el aprovechamiento de los limitados recursos, que administran los gobiernos municipales.

En el contexto actual de nuevas expectativas y de la profundización democrática, entre los actores no públicos, el reto del diseño de una estrategia de descentralización se torna mayor; ya no basta con crear las condiciones para la efectiva inclusión de los gobiernos locales, ahora se debe pensar en la provisión de las condiciones y los espacios, para que los diferentes actores logren construirse en redes de gobernanza con una auténtica capacidad para afrontar nuevas temáticas y satisfacerlas; creando así una verdadera posibilidad de desarrollo con características endógenas.

Bibliografía

Mariñez Navarro, Freddy, 2007, “El reto del bienestar: ¿estado o gobernanza?”, Revista Venezolana de Gerencia, 12(38):167-182.

Mario Waissbluth, Cesia Arredondo, 2011, “Descentralización En Chile: Una Trayectoria Posible”, Nota tecnica #4, Documento de trabajo.

Weisner Eduardo, 1999, “La Economía Neoinstitucional, la Descentralización y la Gobernabilidad Local”, en Estado y economía en América Latina. Por un gobierno efectivo en la época actual, RolfLüders y Luis Rubio (Ed.), CINDE-CIDAC, 48p.

Ramirez Marc, (2009) “Algunas Reflexiones Sobre Las Políticas Públicas Locales De Cohesión Social Y Cooperación Descentralizada”  en Pascual Esteve  y Pascual Guiteras (coord.), 2009, “Cohesión Social y Gobernanza Democrática: Para unas Regiones y Ciudades más Inclusivaspp. 196- 207



DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook