Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

28Abril2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

Carranza da para mucho, dijo el Profesor Berrueto, y es una gran verdad que se manifiesta también si vemos que la raíz de la expropiación petrolera en México está en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos de 1917, promulgada por Venustiano Carranza. El proyecto de nación establece en el artículo 27 que “corresponde a la nación el dominio directo de […] los yacimientos minerales u orgánicos de materias susceptibles de ser utilizadas como fertilizantes; los combustibles minerales sólidos; el petróleo y todos los carburos de hidrógeno, sólidos, líquidos o gaseosos”.

En respuesta directa a esta modificación los dueños de las compañías petroleras aumentaron al máximo la producción de petróleo para obtener el provecho máximo antes de la aplicación de esta ley, incluso mediante la explotación de los obreros mexicanos.

Afortunadamente, Carranza y los constituyentes de 1917, además, habían sentado solidas bases al establecer en el Artículo 123 otorgando derechos a los trabajadores, entre ellos les garantiza una jornada de trabajo de ocho horas, un día de descanso obligatorio, participación en las ganancias de la empresa y derecho a huelga.

Al llegar a la presidencia de México en 1934 Lázaro Cárdenas promovió la creación de sindicatos que protegieran a los trabajadores. Y es de la lucha del sindicato de los petroleros que se llega a la decisión de nacionalizar el petróleo.

En 1938 se inició una huelga de la industria energética a la que se une toda la industria nacional. Los trabajadores de las petroleras no tenían ninguna prestación; exigían un aumento de sueldo del 90%, además de derecho a la salud y a la incapacidad pagada. Las empresas petroleras se negaron.

Lázaro Cárdenas intervino y nombró a una comisión investigadora que dictaminó que, entre 1934 y 1938, las petroleras habían incurrido en innumerables fraudes fiscales y que habían obtenido ganancias que alcanzaron los 150 millones de pesos por lo que se propuso un aumento de 26 millones de pesos en salarios, a lo cual las petroleras se negaron rotundamente.

Al negar el amparo, la Suprema Corte de Justicia ratifica el laudo emitido por la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje a favor de los trabajadores. Tras la negativa de aquéllas para cumplir el mandato judicial, la tarde del 18 de marzo, el Presidente Lázaro Cárdenas del Río decreta la expropiación de los bienes muebles e inmuebles de 17 compañías petroleras a favor de la Nación.

El 18 de marzo de 1938 a las 10 de la noche por radio nacional, General Cárdenas leyó el decreto de expropiación con el cual se hacía válido el artículo 27 constitucional.

El 7 de junio de ese año se crea Petróleos Mexicanos, la empresa ha brindado muchos servicios y ha sido apoyo en el desarrollo del país desde su fundación. Hoy tiene que entrar en un proceso de adecuación a los nuevos tiempos y necesidades, por eso es importante la postura que ante ello ha adoptado el Presidente del la República, Enrique Peña Nieto que, tras considerar “necesaria e inaplazable” la modernización de Petróleos Mexicanos, en el marco de la conmemoración de la expropiación petrolera, apuntó las 6 líneas de acción:

1- Establecer una nueva estructura organizacional: Pemex debe administrarse con la mayor transparencia y rendición de cuentas, dijo el Presidente.

2- Alentar la ética corporativa y responsabilidad social: sus operaciones e instalaciones deben procurar el desarrollo integral de las comunidades.

3- Promover el crecimiento verde: que desarrolle energías renovables y promueva el ahorro de energía.

4- Potenciar a la industria nacional: incentivar el desarrollo de cadenas de proveedores nacionales.

5- Orientar las inversiones hacia las actividades de mayor valor agregado y rentabilidad para el país.

6- Fortalecer su capacidad de inversión y desarrollo tecnológico: realizar cambios necesarios para transformar a Pemex, que se conserve como propiedad del Estado pero que tenga la capacidad de competir a nivel mundial.

El Presidente indicó, además, que se ampliará la capacidad de ejecución de la industria de producción y exploración de hidrocarburos. Y sostuvo que de seguir esos ejes, “Pemex será sinónimo de modernidad, eficiencia” y ejemplo de innovación.

La voluntad de transformación y crecimiento que tiene el Presidente con respecto a PEMEX implicará acciones importantes de exploración en todo el territorio nacional, lo cual augura nuevos tiempos para estados como Coahuila que seguramente cuenta en su subsuelo con sorpresas que van más allá del carbón. Carranza da para mucho.

José Vega Bautista

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

@Pepevegasicilia



DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook