Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

26Abril2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

En Coahuila cuando se te acabe el amor podrás recurrir al divorcio “exprés”. Actualmente, el Congreso del Estado vive un ejercicio de discusión de una iniciativa enviada por el Ejecutivo estatal, Rubén Moreira Valdez, con el propósito de reformar el código civil y el procesal civil para el estado en materia de divorcio.

La iniciativa de reforma  tiene por objeto regular la figura jurídica del Divorcio a fin de garantizar el derecho fundamental de la libertad, en la más amplia acepción como condición indispensable del ejercicio de los derechos humanos.

La lógica de la iniciativa parte de la premisa de que la libertad debe expresarse sin mayor restricción que el ejercicio de la libertad del otro; frente al superior objetivo de preservar el matrimonio y la familia existe insoslayable la libertad de decidir con quién hacer vida en común; si para contraer el matrimonio las personas debe manifestar su voluntad, igual y lógicamente debe existir tal ejercicio de voluntad para disolver el vinculo matrimonial.

La propuesta es establecer procedimiento que en otros Estados de la Republica es conocido como “divorcio exprés o divorcio incausado” se pretende agilizar la disolución del vinculo matrimonial y evitar con esto un mayor desgaste para aquellos matrimonios que deciden separarse legalmente. Especialmente porque generalmente quienes tienen el carácter de dependientes económicos en una familia, carecen de recursos, y se encuentran en franca desventaja para enfrentar un juicio largo y costoso frente a aquellos que si cuentan con recursos económicos para solventarlo. De ahí su gran sentido democrático.

Otro aspecto que refleja el sentido de equidad y justicia de la iniciativa es que cuando la esposa o el esposo en un matrimonio celebrado bajo el régimen de separación de bienes se hubiere dedicado preponderantemente al cuidado de los hijos y al desempeño del trabajo del hogar, podrá reclamar una compensación pecuniaria que no podrá exceder del cincuenta por ciento del valor de los bienes que se hubieren adquirido durante el matrimonio; así mismo quien estime haber sufrido daño moral o afectación en los derechos de la personalidad con motivo y por el tiempo que estuvo unido en matrimonio, podrá ejercer la acción de reparación de daño moral y, por tanto, habrá lugar a la indemnización.

En términos muy concretos, para nuestra cultura, la mujer que se haya dedicado en el matrimonio, de tiempo completo,  a las actividades propias del hogar tendrá derechos sobre los productos materiales obtenidos por la pareja durante el tiempo de la relación matrimonial; no podrá ser echada a la calle  con las manos vacías, sin nada de lo que directa o indirectamente contribuyó a construir.

Para hacer del divorcio un procedimiento ágil, la reforma deroga el capitulo del divorcio necesario y sus causales, eliminando los procedimientos complejos y requisitos innecesarios, dando celeridad a las demandas y que no sean una carga excesiva para los ciudadanos y evitara el procedimiento de divorcio necesario que bien sabido es el desgaste, afectación emocional y económica, que un divorcio implica para los miembros de la familia; de igual manera se deroga el capitulo del divorcio por mutuo consentimiento.

Se pretende eliminar, más allá de las causales de divorcio por sí mismas, el enorme costo humano y económico derivado de ese permanente conflicto en el que se coloca al matrimonio, cuando no puede disolverse un vínculo jurídico que ya no  se desea.

Además, de aprobarse la iniciativa, se implementará el procedimiento de divorcio  en el que el esposo, la esposa o ambos, podrán solicitar el divorcio ante la autoridad judicial y manifestar su voluntad de no querer continuar con el matrimonio, sin que sea necesario señalar la causa por la cual se solicita. Manifestada la voluntad de divorciarse y satisfechos los requisitos que establezca el Código Procesal Civil, la autoridad judicial decretara la disolución del vínculo matrimonial. No habrá mas torturas y explicaciones, simplemente ya no existe el deseo de mantener el contrato matrimonial.

Por supuesto que todo con responsabilidad, por ello se contempla que el cónyuge que desee promover el juicio de divorcio deberá acompañar a su solicitud la propuesta de convenio para regular las consecuencias inherentes a la disolución del vínculo matrimonial. Dicho convenio establecerá primordialmente el modo de subvenir las necesidades de los hijos y, en su caso, de la esposa o esposo a quien deba darse alimentos, tanto durante el procedimiento como después de decretarse el divorcio, lo concerniente a la guardia y custodia de los hijos y la forma del ejercicio de convivencia.

Siempre contando con la protección del Estado, en caso de no haber acuerdo, luego de decretar el divorcio el juez, de oficio, se continuará en el mismo juicio en la vía ordinaria a la resolución de las acciones y pretensiones derivadas del matrimonio relativas a la situación de hijos menores o incapaces, al derecho de alimentos o al régimen patrimonial adoptado en el matrimonio, que sean consecuencia de la disolución del vínculo.

Que sea solo el amor el que te mantenga con tu pareja.

 

José Vega Bautista

@Pepevegasicilia

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla



DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook