Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

25Abril2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

Don Jesús Reyes Heroles, alguna vez comparó al fanatismo ideológico con una droga que corrompe a los pueblos y destruye la democracia. Nada más lejos de Enrique Peña Nieto que el fanatismo intolerante y el autoritarismo que es siempre su nefasta consecuencia. Aprendió a hacer política democrática y a “convencer para vencer”. Su ideal es la democracia y con ella está renovando a México. El cambio ya llegó y pronto todos respiraremos un aire renovado. Es la hora de los consensos para recuperar el porvenir. El Presidente de la República ha dado ya con firmeza los primeros pasos para restablecer la paz social duradera y el prestigio internacional de México, indispensables ambos para atraer las inversiones que permitan recobrar la vía del crecimiento económico y el bienestar social.

Ese reto, en apariencia formidable, tiene tres llaves maestras: la primera es la construcción de los acuerdos políticos para restaurar la paz, lograr la gobernabilidad y destrabar la agenda legislativa. La segunda es el diseño y aplicación de una política macroeconómica capaz de lograr el crecimiento en medio de la ominosa crisis global que amenaza con persistir durante los próximos años. La tercera es poner en marcha desde ahora el gran diseño de política industrial que nos permita atraer grandes inversiones de contenido innovador y conectarnos sin demora con los sectores y las regiones que emergerán como líderes de la siguiente etapa de crecimiento global.

Para alcanzar estos objetivos será necesario rediseñar los sistemas públicos y privados de pensiones seguridad social, prevención y atención sanitaria, para que integren un sistema nacional de atención universal integral. Pero esto habrá de hacerse sin elevar la carga tributaria sobre las actividades de alta productividad y su contribución al crecimiento. A este esfuerzo deberá sumarse un conjunto de políticas encaminadas a expandir aceleradamente la oferta de servicios educativos, tanto pública como privada y social, elevando su calidad y su relevancia productiva, así como su contribución a la expansión del acervo nacional de habilidades y conocimientos.

Será indispensable echar mano de los recursos y modelos organizacionales que se van generando mediante las cada vez más numerosas opciones de tecnología educativa y de interacción a distancia, a fin de multiplicar el impacto y hacer un aprovechamiento óptimo del recurso más escaso y valioso en esta esfera: los docentes bien calificados y con dotes pedagógicas superiores.

México está listo para recobrar el sendero de la esperanza. Una estrategia eficaz para recuperar el crecimiento sostenido sólo será viable a partir de un proceso político de construcción de amplios consensos nacionales. Sólo la restauración de la concordia nacional permitirá a México volver al crecimiento y a la esperanza. Es cierto que no hay soluciones mágicas a los problemas de México, salvo una que casi lo sería: un alto crecimiento económico que en pocas décadas elimine la subocupación.

Precisamente porque la coyuntura nacional es compleja y presenta riesgos severos, el ánimo de todos los actores del proceso político, sean estos políticos o no, debe ser por necesidad sereno y ecuánime. La alternancia nos ha permitido ya crear las condiciones para consolidar la normalidad democrática. No demos marcha atrás. La continuada viabilidad de México como nación soberana y democrática, la reconstrucción de su prestigio internacional, la recuperación del crecimiento y la apertura de nuevas oportunidades de prosperidad y justicia social son tareas urgentes en las que todas las fuerzas políticas deben colaborar. En este contexto, el Pacto por México debe ser preservado e impulsado muy por encima de los intereses facciosos y personales de los políticos extremistas y de algunos líderes sociales que suelen hacerles eco. El porvenir de México está en juego. Nada más. Pero nada menos.



DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook