Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

24Junio2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

Por: Lic. Jorge Luis Núñez Aguirre.

Notario Público No.97 y Subdirector de Nuestra Revista.

Atendiendo a lo comentado en el artículo anterior en el presente vamos analizar el significado de Fe desde distintos aspectos para concluir el presente artículo con la importante Fe notarial.

Para todos es conocido que al hablar de Fe estamos hablando de algo que es cierto o que otorga seguridad  en cualquiera de los actos que realizamos en nuestra vida; incluso desde el punto de vista de la religión se tiene Fe o se cree en alguien o en algo, sin embargo esta creencia es enteramente voluntaria, es decir tenemos la libertad de creer o de no creer desde el punto estrictamente religioso.

Desde el punto de vista jurídico la Fe es obligatoria, ya que los instrumentos públicos son expedidos por fedatarios o por autoridades, por tanto, son ciertos y obligatorios de cumplir, puesto que así los considera el Estado y a Ley.

Atendiendo a lo anterior debemos precisar que la Fe pública es seguramente uno de los elementos más importantes que existen para que una colectividad pueda vivir armónicamente y conforme a la Ley, cumpliendo de forma obligatoria con todo aquel documento expedido por fedatario público a fin de obtener la tan anhelada seguridad jurídica.

La Fe pública de la que nos encontramos investidos los Notarios Públicos otorga total certidumbre a los actos que realizan los ciudadanos con el objetivo de que los derechos de las personas puedan estar siempre garantizados.

Importante resulta pues tener presente que la Fe pública estatal es completamente obligatoria, ya que no depende de la voluntad del individuo, la sociedad tiene el deber de creer siempre en ella y de saber que es mediante esta la Fe pública como el Estado otorga seguridad jurídica a la ciudadanía.

Con el ánimo de que podamos tener cada vez más claro la importancia de que nuestros actos tengan seguridad jurídica podemos decir que la Fe pública es una obligación impuesta por el Estado, la relación entre un hecho y lo transcrito en un instrumento, la seguridad que otorga el Estado para afirmar que los hechos o actos contenidos en un instrumento público son verdaderos.

Para concluir el presente artículo y atendiendo a lo anteriormente escrito debemos decir que es forzoso tener por cierto lo contenido en un instrumento público emanado del Estado a través de un Notario Público, instrumentos que los Notarios Públicos realizamos atendiendo a los acuerdos de voluntades, o a la certificación de hechos  y que por tanto son oponibles frente a cualquier persona.

Importante es estimado lector que la ciudadanía tenga siempre presente que los Notarios Púbicos somos las personas investidas de Fe pública, autorizados para autentificar los actos y los hechos, a los que los interesados deban o deseen dar forma conforme a las leyes.

Como siempre espero que estas líneas sean de utilidad para seguir transitando por el camino de la Ley. 



DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook