Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

29Abril2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

¿Quién iba a pensar que ese lindo domingo familiar se convertiría en el peor día de la vida de cada uno de los integrantes de aquella pequeña familia?

Aquella familia que empezaba a construirse a base de amor, en un entorno de  valores, respeto y los sueños de un futuro prometedor para esta pareja de profesionistas jóvenes, quienes a sus escasos veintiocho años ella y treinta y dos él, emprendían el despegue al éxito laboral, familiar y personal de la mejor manera que les fue posible hacerlo.

Padres de un pequeño niño de cinco años de edad, cursaba el segundo de kínder y quien por su puesto, era toda su adoración. 

En ese fatal día, se encontraban en un gran centro comercial a donde acostumbraban ir de compras, al cine, a comer, y donde llevaban a su hijo a un lugar, donde los pequeños disfrutaban de juegos de acuerdo a la edad de cada uno, desde los primeros años en juegos mecánicos y máquinas de entretenimiento, hasta la adolescencia, con las novedades tecnológicas-mecánicas  que existen en el mercado.

Después de comer, se dirigieron al centro de entretenimiento anteriormente descrito, donde quedaron de verse con otros amigos con sus respectivos hijos para pasar una tarde amena y con demás amistades.  En dicho centro, hay un espacio para adultos en un lado del área de niños pequeños y era ahí donde Paula y Javier tenían una mesa junto a los demás amigos  que, igual que ellos hicieron con sus hijos,  dejaron a Memo, quién  gozaba de ir ahí a  jugar con sus amiguitos.

Los padres de Memo, gente responsable y preocupada por ver que el  estuviera bien, incluso en sus tiempos de esparcimiento, daban vueltas al área de juegos a pesar de ser un lugar que muchos considerarían como seguro. Al verlo feliz con los demás, regresaron a sus lugares a convivir con los demás adultos y sin percatarse que detrás de ellos caminaba en sentido contrario una mujer con uniforme falso del lugar que llevaba a Memo y a otro niño de la mano, con rumbo  al baño.

 Fue lo último que se supo de Memo, pues a pesar de la tecnología y cámaras de seguridad, no fue posible encontrar pruebas tangibles o imágenes que dieran una pista clara luego de lo que se encontró, además  del testimonio de personas que estaban cerca y fungieron como testigos, solo encontraron restos de cabello de los niños en el bote de basura y la ropa que ellos usaban ese fatal domingo; y es que entre tanto alboroto y gente en ese lugar, el descuido de los padres en solo unos cuantos  minutos llevó a la destrucción de una familia completa cuyo futuro prometedor se quedó en sueños, pues debido a este triste acontecimiento, la vida de Paula y Javier y sobre todo la de Memo dista mucho de ser la que se apreciaba en aquel ejemplar y envidiable cuadro familiar.

Lo relatado no es un thriller, ni ciencia ficción, tampoco es un intento de cuento basado en la fantasía, por desgracia es la realidad que a muchos de nosotros nos es difícil de creer que pueda ser posible en nuestro entorno y en nuestros tiempos, pero la verdad me quedé corta con lo que les cuento. Existen muchos casos en nuestro país de trata de personas  en sus diferentes modalidades.

 México está catalogado como fuente, tránsito y destino para la trata de personas en sus diferentes propósitos, ya sea cualquier tipo de explotación, incluyendo, por supuesto,  la sexual,  trabajos forzados, prácticas de esclavitud, servidumbre, extracción de órganos, por decir algunas.

La trata de personas actualmente se conoce también como la esclavitud del siglo XXI y es una de las violaciones más grandes a nuestros derechos humanos solo superada por el narcotráfico y el tráfico de armas en nuestro país y, por desgracia uno  de los crímenes de mayor crecimiento.

Se considera trata de personas a la captación, transporte, traslado, acogida o recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, fraude o engaño, abuso de poder o de situación de vulnerabilidad o a la concesión de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra con fines de explotación.*

Se distinguen tres componentes básicos en la trata de personas:

 *La actividad (enganche) Se busca la víctima, vulnerable de preferencia, se prevé la mejor manera de lograr engancharla. 

 *Los medios (forma en que se engancha) Se cuenta con los medios necesarios para el enganche ya sea por convencimiento a base de engaños, por la fuerza, rapto, secuestro, etc.

 *Propósito (fin)  Con los fines de explotación en sus diferentes modalidades, tráfico de órganos, servidumbre, entre otros. **

Los grupos más vulnerables en nuestro país son las mujeres, las niñas y niños, las y los indígenas y los migrantes indocumentados. *

 

  • Datos extraídos de:

   *http://tratadepersonas.com/la-trata-en-mexico/

   ** Teoría, INMUJERES (2006) y explicación por la autora.

  

Lic. Verónica González Serna

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

@veroglzserna



DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook