Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

20Octubre2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

El reloj no se detiene, se acerca el día marcado para la “profecía maya”, esa que los agoreros de la destrucción eligieron para el “fin del mundo”. Este presagio, marcado para el solsticio de invierno, el próximo viernes 21 de diciembre, coincide con el fin del 13ª B’aktun, período de 144,000 días del calendario maya que inició en el 3114 antes de Cristo y que duró 5,125 años. Después de esto, los mayas no marcaron mas B’aktunes hecho que sumado a un texto tallado en piedra hace 1300 años que habla de una deidad que descenderá ese día, fue interpretado por algunos como el final de los tiempos.

Los Mayas, fueron una civilización extendida por el sureste de México, Guatemala, Belice y Honduras, que alcanzó notables conocimientos en arte, arquitectura, matemáticas y un sistema astronómico del cual surge su calendario, que al igual que los conocidos hasta entonces, se basaba en la observación lunar y sus fases hasta que el Vaticano impuso el gregoriano, basado en el ciclo que tarda la tierra en dar una vuelta alrededor del Sol. Respecto al fin del calendario maya, la ciencia ha concluido que se trata solo del fin de la cuenta larga, los días transcurridos a partir de determinada fecha que como una rueda al llegar al final, regresa al principio de nuevo, tal y como sucede con nuestro calendario que inicia cada año el 1 de enero.

Pero con una parte de nosotros ansiosos del “Fin de los Tiempos”, falsos profetas, predicadores, psíquicos, escritores, pseudo investigadores y toda clase de charlatanes vieron la oportunidad de publicar blogs, libros de ciencia ficción, películas y reportajes con exageradas declaraciones, miedos premeditados y rumores absurdos que sin base científica alarman al mundo.

La primera de las teorías dice habrá una alineación entre la Tierra, el Sol y el centro geométrico de la galaxia debido al movimiento de precesión y que ocasionará que algo extraordinario ocurra. La otra asegura seremos tragados por el agujero negro Sagitario A debido a su efecto gravitacional. Otra plantea un "cambio polar”, al invertirse los polos magnéticos norte y sur; otra mas inverosimil habla que el nunca encontrado planeta “X o Nibiru” colosionará con la Tierra y la última que habrá un apagón total. La respuesta de la ciencia llegó por medio de la NASA desestimando las “teorías” y calificándolas de absurdas: El alineamiento planetario es algo que se da cada cierto número de años y no tendrá consecuencias; afirma que no seremos tragados por un agujero negro ni se dará un cambio polar porque aún y que los continentes se mueven; tampoco habrá una inversión magnética en los próximos milenios y de hacerlo no causará ningún daño a la vida en la Tierra; no nos chocará un gran planeta y ni hablar del apagón total. El desmentido de la NASA se podría resumir en forma muy sencilla: el 21 de diciembre será un día normal.

Pero la evidencia científica no ha bastado para aquellos que encuentran en las teorías apocalípticas una especie de fascinación. La empresa de sondeos Ipsos realizó una encuesta con datos increíbles: 12 % de los estadounidenses da como cierta la predicción de los mayas, al igual un 20 % de los chinos, 13 % de los mexicanos, 12% de los argentinos y 10% de los españoles.

Nuestro planeta ha “sobrevivido” por más de 4,500 millones de años y seguirá así por mucho tiempo; por lo que creo que es más prudente que antes de preocuparnos por el “fin del mundo” lo hicieramos por atender los problemas que lo están causando: el calentamiento global a causa del bióxido de carbono y otros contaminantes acumulados en la atmósfera provocan tsunamis, erupciones volcánicas, inundaciones, sequías, heladas, deforestación, escasez de agua y hambre. A esta catástrofe agregue la extinción de miles de especies, la sobrepoblación, las guerras, la violencia, la desigualdad social, los conflictos étnicos, religiosos y económicos y todo lo que le hacemos a este planeta y lo que nos hacemos entre humanos. Al hacerlo, es posible que lleguemos a la misma conclusion del gran escritor mexicano Juan Villoro cuando dijo: “Estuve en la selva maya y me enteré de que el apocalipsis ya pasó: somos lo que queda del fin del mundo”.



DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook