Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

19Noviembre2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

Toda convivencia social es convivencia ordenada.

Tanto las regularidades que lo son meramente de hecho como aquellas otras que aparecen como exigidas, son expresión de ordenaciones sociales gracias a las cuales la convivencia humana adquiere carácter de permanencia y la posibilidad de una convivencia colectiva unitaria. Sin embargo, desde la ordenación a la organización, desde la simple unanimidad de la conducta social hasta la unidad relativamente permanente de la acción, queda aún un largo camino por recorrer. (H. Heller, Teoría del Estado 1934).

Las democracias deben de retribuir a la sociedad, en bienes concretos, algo de lo que el pueblo cede en busca de una esperanza. La coyuntura que presenta el cambio de Gobierno Federal en México, debe servir para hacer una revisión de las fuertes demandas que exige una nueva organización social. Los problemas que se presentan ante este país renovado son compromiso de la política a resolver, por que ya vimos que la fantasía que nos prometía que el mercado por si solo resolvería los problemas de la sociedad, ha fracasado. Todas las funciones de la vida de un hombre son funciones sociales, o sea que solo las tiene el hombre en cuanto vive en sociedad con otros hombres.

El Estado no es posible sin la actividad, conscientemente dirigida a un fin, de ciertos hombres dentro de él. Hoy México requiere que todos trabajemos en conjunto para lograr una sociedad cohesionada, construida con un modelo social moderno, que brinde un equilibrio interno a través de una política interna de compensaciones a los desfavorecidos de manera que permita un desarrollo humano que nos haga un país más competitivo.

En términos concretos, hoy debemos ser más socialmente eficientes en las políticas encaminadas a luchar contra la pobreza y la exclusión social. Una sociedad con tanta desigualdad, nunca llegará a cohesionarse, se mantendrá insatisfecha con su modelo social, sin equilibrio interno y por lo tanto inestable y sin los niveles de competitividad que hoy requiere la vida globalizada.

Hoy debemos ser socialmente eficientes, además, al invertir en infraestructura educativa, en la formación profesional de nuestros jóvenes. Se trata de dar más fuerza al conocimiento, llevarlo a cada rincón de nuestra comunidad para poder aprovecharlo en condiciones de igualdad. Solo así llegaremos a ser la sociedad moderna, dinámica y avanzada que nos hemos propuesto.

Hoy debemos ser más eficientes en la prestación de los servicios públicos. El sector público debe transformarse en un agente de cambio, en un ente más productivo, que ofrezca más y mejores servicios públicos eficientemente, es decir, con los mismos recursos que hoy emplea. El sector público debe modernizarse y convertirse en un dinamizador de la actividad productiva a través de un gasto público más eficiente y orientado hacia el logro del equilibrio social, pero también hacia la inversión productiva en capital humano, físico y tecnológico.

José Vega Bautista

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

@Pepevegasicilia



DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook