Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

19Noviembre2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

Transformar el país para convertirlo en una nación moderna, competitiva y prospera, sin las enormes desigualdades sociales que hoy prevalecen, es el gran reto que tenemos los mexicanos de hoy y, particularmente, quienes pronto habrán de asumir la conducción del próximo gobierno. 

 

En este gran desafío, lo más importante y lo más complejo será construir las instituciones, en su sentido más amplio, que nos permitan dar el salto hacia una democracia consolidada y acceder a mejores condiciones de crecimiento y bienestar. 

Contar con las instituciones adecuadas es el gran factor que hace la diferencia en la manera y la velocidad con las cuales un país puede lograr un mejor desarrollo en todos sus aspectos.

Sin entrar a las discusiones académicas para dirimir si  es la cultura, la religión o las condiciones materiales en que se  desenvuelve una sociedad lo que determina su nivel de  desarrollo, lo cierto es que poco puede avanzar un país sin un régimen de leyes e instituciones que garanticen el cumplimiento y la continuidad de las funciones del Estado, y una sociedad civil crítica y participativa.

No obstante el esfuerzo de institucionalización de las causas y los principios de las luchas revolucionarias del siglo veinte, en México ha sido extraordinariamente difícil  erradicar la cultura autoritaria de su sistema político y abrir cauces a la libre participación de la ciudadanía en los asuntos públicos. Siguen vigentes las prácticas caudillistas y patrimonialistas que demeritan los derechos políticos  de la colectividad  y  hacen uso privado de los recursos públicos.

En una versión, el populismo exacerbado distorsiona el gobierno, las finanzas del estado y deteriora el sentido de la responsabilidad ciudadana. Nos  lleva a la ruina.

En otra modalidad, las decisiones discrecionales de la autoridad en turno pueden desquiciar un país y llevarlo a la guerra más absurda y mortífera que se haya conocido en el territorio, en perjuicio directo de la seguridad de su población, como ha sido el caso de la fallida guerra al crimen organizado emprendida por el gobierno federal que está por terminar.

Con instituciones consolidadas, México no habría sufrido el retroceso democrático que significó el feudalismo que encabezaron los gobernadores en los estados -sin distinción de partidos- durante los últimos más de diez años, ni se habrían deteriorado tanto el estado de derecho e incrementado como nunca la violación de las garantías individuales.

Habrá que añadir por supuesto el hastío y la desesperación de los ciudadanos que no ven una  salida al final del túnel que representa esta crisis y que  desconfían abiertamente de las instituciones, de los gobernantes y de los partidos políticos.

Las instituciones son las estructuras y normas que le dan organización y orden a una sociedad. Y sin ellas,  todo esfuerzo por crecer y generar riqueza y bienestar,  es endeble y vulnerable, efímero.

Hoy tenemos que reconocer que las instituciones desempeñan también el papel de fuerzas productivas que alientan y hacen posible las reformas económicas, las  inversiones, el desarrollo científico y tecnológico, la adopción de nuevos valores y la transformación de los modos de vida. La modernización, pues.

Por esto, el reto mas complejo para el gobierno que viene será construir y consolidar las instituciones que necesitamos para ser un país con una mejor democracia, moderno y próspero. Será necesario deja  atrás la chabacanería y las decisiones viscerales, y asumir el gobierno como un asunto de estado, no de personas, grupos o partidos. México lo merece.

                                Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

                                @oscarpime

                                 http://oscarpimentel.wordpress.com/



DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook