Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

30Marzo2017

Edición No. 233 Del 19 al 25 de Octubre de 2015

Dogma de Fe


Francisco de Goya, el gran pintor español y Ludwig van Beethoven, el compositor universal de origen alemán, tenían algo en común: eran sordos y ambos fueron grandes creadores que a pesar de su discapacidad auditiva dejaron un gran legado para el mundo. Imagino a un Goya sensible pintando para la eternidad a Saturno devorando a su hijo o a la Maja Desnuda. Lo mismo al gran Beethoven componiendo sinfonías, conciertos y sonatas que jamás pudo escuchar, pero si millones de seres humanos que hemos disfrutado de su obra. Ambos tuvieron coeficientes intelectuales muy superiores a los demás. La sordera no los limitaba.

 

Los sordos de los cuales se cree que existen más de cinco millones en el mundo y cerca de 300 mil en México han sido relegados por una discriminación derivada de nuestra propia sordera. Ellos sufren la falta de reconocimiento social pues nada en este país está preparado para facilitar su vida. La mayoría de ellos se reúnen en grupos de iguales ante la dificultad de comunicarse con nosotros y ante el rechazo que sienten de los demás y el sufrimiento moral y físico que les hemos impuesto. Con bajísimas posibilidades de aprender tampoco tienen posibilidad de encontrar empleo y conseguir el sustento para vivir con dignidad.

 

Pero existe la esperanza de que gracias al desarrollo científico y tecnológico se de por fin el gran salto en el lenguaje de señas. Inventado en el siglo dieciséis en Italia por el médico Gerónimo Cardano, fue hasta 1620 cuando fue publicado el primer libro registrado en la historia del lenguaje de señas que contenía un alfabeto para sordos Posteriormente en 1775 en Francia, se fundó la primera escuela para gente sorda. Se enseñaba ahí un sistema de comunicación a través de señas y gestos. Pero a pesar de que existe este lenguaje muchos de ellos han necesitado crear la capacidad de leer los labios, por que practicamente todo el mundo no sabe nada sobre el lenguaje de señas.

 

Pero todo eso muy pronto puede quedar atrás y dar por fin el gran salto que se necesita. Y es que el reto que tiene la tecnología es encontrar soluciones para que las personas sordas e incluso aquellas que no tienen movilidad y tampoco pueden expresarse a través del lenguaje de señas puedan escribir y comunicarse. Un grupo de científicos de la Universidad Pierre y Marie Curie de París han diseñado un dispositivo que permite escribir a través del movimiento controlado de los ojos. 
El invento, ha consistido en una serie de discos distribuidos en la pantalla que reflejan el movimiento del ojo de modo que se puede seguir tanto el desplazamiento como la velocidad y convertir la información en letras y números `dibujados´. 

Este avance puede mejorar la calidad de vida de muchas personas privadas de movilidad, como aquellas que padecen esclerosis algo que Stephen Hawking, la mente más brillante en la actualidad agradecería.

 

En México los avances son notables. Un grupo de investigadores del Centro de Investigación y Tecnología Aplicada del Tecnológico de Monterrey están trabajando en el proyecto “Intérprete de Lenguaje de Señas” que tiene como objetivo promover la integración social de las personas con discapacidad auditiva y mejorar su calidad de vida mediante el uso de tecnología. El proyecto tiene como base principal el procesamiento de imágenes para el reconocimiento de patrones. Esto es, que cuando una persona se encuentra frente al intérprete de lenguaje de señas y realiza algún movimiento con su cuerpo, el sistema los reconoce y procesa para posteriormente y a través de un sistema de audio, escuchar la traducción de los signos.

 

En Coahuila, un entusiasta emprendedor ha diseñado junto a un grupo de expertos en donde participa gente con sordera una aplicación para Ipad y Iphone que permite a los sordos traducir el lenguaje de señas en un mensaje de texto tradicional.

 

Gracias a la tecnología y a los avances científicos, las voces del silencio no lo serán mas pues escucharemos como decía Freud, a “La voces del intelecto apagadas, que no han descansado hasta haber logrado hacerse oír, pues lo han conseguido después de ser rechazadas infinitas veces”.

 

 

 

 

 



MAS EN ESTA CATEGORIA « Jugada Inesperada

DEJA TU COMENTARIO

Ingresa datos requeridos(*) Código Básico HTML Habilitado

¡Síguenos también en las Redes Sociales!

TwitterFacefooter

twitter Facebook